Jueves 18 de agosto, 2022

MUNDO | 06-08-2022 12:41

Colombia bajo fuego: una ola de asesinatos antes de la llegada de Petro

A días de la asunción del ex guerrillero como presidente, el país se sacude con la matanza de decenas de líderes sociales.

El próximo 7 de agosto, Gustavo Petro, exguerrillero del grupo M-19, y Francia Márquez, lideresa social, asumirán como presidente y vicepresidenta de Colombia.

Grandes expectativas pacificadoras están puestas en estas dos figuras, en un contexto en el que la violencia social en el país va in crescendo, a pesar de que el acuerdo entre gobierno y grupos guerrilleros ya tiene un lustro de firmado. La evidencia más reciente es el asesinato de un grupo de líderes populares, ampliando un recuento que acumula más de 100 muertes en el último año según el Observatorio de Derechos Humanos y Conflictividades de la ONG Indepaz.

Arnobis Zapata Martínez, dirigente social del sur de Córdoba, pide tiempo para contestar las preguntas de NOTICIAS. Las comunicaciones en las zonas por las que transita en Colombia son complicadas, no solamente por la poca señal, sino también porque muchos de los teléfonos de líderes sociales como él fueron interceptados. El miedo a ser asesinado, los desplazamientos internos y las amenazas, son moneda corriente entre los defensores de los derechos humanos en el país.

Colombia

“Los paramilitares asesinaron a dos de mis hermanos, fuimos desplazados a Montelíbano y ahí sufrí un atentado, donde dispararon contra la casa estando mis hijos y mi esposa. He recibido múltiples amenazas”, asegura Zapata cuando finalmente puede hablar. Las amenazas provienen de diferentes sectores. 
Adela Luna Lobato es periodista y trabaja en temas relacionados con el conflicto armado, algo que define como transversal a toda su actividad profesional. “

Los asesinatos se producen según la dinámica propia de cada región, y los ejecutan los grupos armados ilegales que ejercen violencia sobre esos territorios. Los motivos van desde disputas por áreas de narcocultivos, de producción o corredores de tránsito de drogas, hasta minería ilegal o disputa por tierras. Pero no hay solo un actor violento involucrado o un solo tipo de líderes sociales víctimas”, asegura. 

 María Fernanda Padilla Quevedo también es periodista. Trabaja con diferentes líderes sociales en la formación de medios de comunicación propios que permitan contar la realidad, o las múltiples realidades, que los defensores de derechos humanos enfrentan. “Si vas a un territorio como el Cauca hay riesgos latentes respecto a la presencia de grupos armados, narcotraficantes, guerrillas y grupos disidentes residuales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Allí son más propensos a ese tipo de contacto con grupos armados”, cuenta Quevedo a NOTICIAS.

Colombia

La violencia proviene de “grupos paramilitares financiados en muchos casos por el Estado, en su momento para luchar contra la guerrilla, o directamente de los propietarios de tierra que usan a las mafias y a los paramilitares para perseguir a los dirigentes sociales”, explica el sociólogo y analista internacional Pedro Brieger.

Con el desmantelamiento de las FARC después de los acuerdos de paz de 2016, quedaron grupos residuales, y surgieron otras organizaciones que pelean por el control de las zonas que antes estaban dominadas por la guerrilla. Allí se enfrentan empresarios, guerrilleros y gobiernos, con los líderes sociales. Estas conflictividades son propias del choque de intereses. “Lo que no es normal es que en Colombia tengan un trámite violento”, asegura Leonardo González, coordinador de Indepaz.

Colombia

Esos intereses derivaron en un gran peligro para quienes ejercen la defensa de sus comunidades y reclaman la restitución de tierras, antes controladas por las FARC, a los campesinos. “Sé que soy un objetivo militar del nuevo frente 18 de las FARC, y de un grupo que se llama Los Caparros”, marca Zapata.

 “Los líderes sociales pueden ser ambientales, comunales, campesinos, afrodescendientes, indígenas, o de la comunidad LGTBIQ+”, enumera González. En la página web de Indepaz se encuentra el detalle completo de los líderes asesinados, sus nombres y la categoría en la que encajan esos liderazgos. 
“Los líderes sociales campesinos en Colombia sueñan con que la tierra sea para quien la trabaja”, afirma Zapata. “En Colombia se destacan un primer grupo de líderes sociales con sentido de pertenencia por lo que hacen, y un segundo grupo de líderes llenos de ambición que pelean por sus propios intereses”, agrega Lobato.

Colombia

“Hay líderes indígenas que viven con todos los lujos mientras sus comunidades están en la absoluta miseria. Hablan de ancestralidad pero los ves con cadenas de oro y el último Iphone”, apunta Germán Senna, guerrillero de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que estuvo 11 años preso después de desmovilizarse. Sostiene que los narcotraficantes, con los cuales sigue teniendo contacto, pactan con algunos líderes indígenas para ser sometidos a la justicia comunal en caso de ser juzgados, con lo que ganan impunidad frente a delitos como la trata, el secuestro y los asesinatos. 

 Y más allá de las amenazas, asesinatos y desplazamientos, hay según Quevedo una gran la estigmatización, que afecta especialmente a las mujeres. “Es muy difícil que en Colombia las organizaciones sociales tengan lideresas por el mismo machismo que se presenta en toda la sociedad”, suma González. “Entonces, el asesinato de una lideresa es un golpe mucho más fuerte”, agrega.  

Por tal motivo la llegada a la vicepresidencia de una lideresa social como Francia Márquez abre una luz de esperanza para otros liderazgos femeninos. “Hay mucha expectativa por el rol que ocupa Márquez, por su historia personal. Hay que ver cómo actúa una vez siendo gobierno, porque no es lo mismo ser dirigente social que estar en el gobierno. Pero se puede suponer que va a haber un acercamiento a los movimientos sociales”, afirma Brieger.

“Algunos grupos armados cumplimos, pero hay otros que no. Espero que el próximo gobierno siga combatiendo el narcotráfico con vehemencia, porque ha habido masacres enormes ”, sentencia Senna, con la mirada puesta por su parte en el peso de Petro para desactivar la grieta colombiana.
 

por Agustina Bordigoni

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios