Viernes 27 de mayo, 2022

MUNDO | 23-01-2022 00:04

Escándalo por abusos: la corona inglesa aparta al príncipe Andrés

Desde Buckingham están considerando cómo eliminar el rol de “Consejero de Estado” del Duque de York.

La monarquía inglesa es llevada nuevamente al banquillo, y la reina Isabel II obligada a soltarle la mano a su hijo favorito, el príncipe Andrés, al que se despojó de su rango para ser puesto a disposición de los tribunales. El duque de York, de 61 años, enfrenta una demanda civil presentada por Virginia Giuffre, quien afirma que el pedófilo Jeffrey Epstein, amigo del príncipe, la presionó para relaciones sexuales tres veces, acusaciones que Andrés niega "absoluta y categóricamente", aunque sus abogados buscan un acuerdo económico que termine con la causa. "Virginia Giuffre es una gran preocupación para la Reina y el resto de la familia real. Ciertamente, los miembros de la realeza han estado absolutamente perdidos con esta situación", explica el experto real, Russell Myers, al pediódico The Mirror.

Giuffre hizo su acusaciones contra Andrés en 2015, pero entonces la causa no avanzó, supeditada a las acusaciones contra el difunto Epstein: se suicidó en prisión en 2019, pero la justicia ahora va por su socia, Ghislaine Maxwell, quien espera la sentencia en una prisión de Nueva York (ver recuadro). Myers cree que André y su equipo legal esperaron demasiado para "hacer frente" a las acusaciones, lo que resultó ser un movimiento desastroso. “Su arrogancia es lo que lo ha destruido", opinaron los abogados de Giuffre, que encabeza David Boies.

"Ahora es una cuestión de cuánto dinero ofrece en un acuerdo", agregaron. La respuesta del equipo legal del príncipe, que comanda Andrew Brettler, ha sido penosa. Alegan que Giuffre “puede sufrir de recuerdos falsos, como lo demuestran sus afirmaciones sobre su relación con Epstein, y las circunstancias en las que (el príncipe Andrés) supuestamente la agredió, que han cambiado con los años". Y agregaron ante el juez Lewis Kaplan que un arreglo previo entre Giuffre y Epstein, quien en 2009 le habría pagado medio millón de dólares, previene a la mujer de iniciar demandas también contra Andrés.

Relaciones

La extensa red de amigos ricos, poderosos y famosos de Maxwell y Epstein sigue estando bajo la lupa, pero es este caso silenciado por más de un lustro el que puede hacer peligrar la golpeada legitimidad de la corona británica. El ex oficial de protección real, Paul Page, asegura que Maxwell tenía acceso frecuente al Palacio de Buckingham.

Page, que trabajó en el Comando de Protección de la Realeza entre 1998 y 2004, y tenía acceso a las habitaciones privadas del príncipe, contó en la televisión inglesa que el duque de York tenía una cama llena de animales de peluche y juguetes en su apartamento. Y la escritora real Elizabeth Day, refrendó lo expuesto: "Parecía bastante extraño que un hombre adulto se divirtiera tanto con un figuras de peluche, parecía la habitación de un pedófilo”. Page también afirmó que sospechaba que Andrés y Maxwell eran amantes por la forma en que ella "entraba y salía" del Palacio de Buckingham.

Y para Day “no quedan dudas” que fue Maxwell quien le acercó a Giuffre al príncipe. Suficiente escándalo para que la reina haya decidido apartar al príncipe, como se ha procedido también con el caído en desgracia Harry (tras las denuncias de él y su esposa Megan Markle contra la corona), del Consejo de su majestad.

En Buckingham están considerando cómo eliminar el rol de “Consejero de Estado” del Duque de York, una posición significativa que el príncipe aún poseen: ocupa el noveno lugar en la línea de sucesión, pero ya ha sido despojado de sus patrocinios reales y títulos militares por orden de la Reina. Fuentes palaciegas confirmaron a The Guardian sin embargo que Andrés siguen siendo uno de los cuatro Consejeros de Estado (Carlos, heredero al trono, y su hijo William, además de Harry, tienen todavía ese privilegio), aquellos que está llamados a ocupar el lugar de la Reina en caso de que esta no pudiera desempeñar sus funciones por enfermedad o ausencia: están autorizados a llevar a cabo la mayoría de los deberes oficiales del monarca, incluida la firma de documentos.

“Es un problema genuino que el Palacio busca abordar para no poner en peligro la monarquía”, explican. El cargo de Consejero de Estado se estableció en 1937 en virtud de la Ley de Regencia que podría ser modificada antes de que termine el 2022.

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios