Jueves 17 de junio, 2021

MUNDO | 26-05-2021 15:42

Qué se puede esperar del presidente ecuatoriano Guillermo Lasso

Vacunación, negociación con el FMI y generación de empleo, además de hacer frente al correísmo en la oposición, serán los desafíos del mandatario que asesora Durán Barba.

Vacunación, negociación con el FMI y generación de empleo serán tres de los principales desafíos del gobierno de Guillermo Lasso en Ecuador. La gobernabilidad, con un poder legislativo sin mayoría y el correísmo en la oposición, también formarán parte de los retos que tendrá el mandatario electo que asumió el lunes.

Promesas

Lasso ganó la segunda vuelta del pasado 11 de abril frente al candidato correísta, Andrés Aráuz, y era la tercera vez que se postulaba para ser presidente. Había perdido en el 2013 con Rafael Correa, y en el 2017 con Lenín Moreno, actual mandatario y con quien generó un buen vínculo después de que el líder del Ejecutivo rompiera con su mentor.

El mandatario del movimiento de derecha Creo, es un ex banquero que supo estar al frente del Banco de Guayaquil y que intentó desligarse en campaña del mote de hombre de la banca. Muchos atribuyen su victoria al asesoramiento de Durán Barba en la segunda vuelta. Las promesas de Lasso que estuvieron enfocadas en la pandemia y en la economía, serán ahora sus principales desafíos como gobernante.

La misma noche en la que ganó, Lasso anunció que ya estaba en conversaciones para cumplir la meta de vacunar a 9 millones de ecuatorianos en los primeros 100 días de gobierno. El futuro gobernante explicó que ya se había apuntado con los laboratorios en el exterior, y que planeaba realizar una próxima visita a sus instalaciones.

La promesa de inmunización se da en el marco de las fuertes críticas que recibió el gobierno de Lenín con respecto al manejo de la pandemia y la vacunación. Poco más de un millón de ecuatorianos fueron vacunados, y más del 80% recibió una sola dosis según el Ministerio de Salud ecuatoriano.

La crisis sanitaria, donde se llegó a ver imágenes de ataúdes en las calles que no eran recolectados durante días, golpeó con fuerza a la economía ecuatoriana. Según el Ministerio de Trabajo, se perdieron más de 500 mil empleos en pandemia y es por eso que el trabajo será un desafío para el nuevo mandatario. Lasso prometió la creación de 2 millones de puestos en 4 años.

Economía

El gobierno de Moreno recibió un préstamo del Fondo Monetario Internacional por 6.500 millones de dólares, que generó un fuerte rechazo social. El malestar se vio reflejado en las protestas de noviembre de 2019, que comenzaron la suba del combustible y que rechazaban lo que denominaron “el paquetazo del FMI”.

La llegada de Lasso al Palacio Carondelet fue bien recibida por el organismo internacional, desde donde aseguraron que hay un “entendimiento importante” con el futuro gobernante. De hecho, quien asumirá como ministro de Economía, Simón Cueva, es un ex funcionario del FMI. Sin embargo, la suba de impuestos puede convertirse en un desafío para la negociación con el Fondo.

“Lo sucedido en Colombia es un llamado de atención de lo que puede pasar en los países latinoamericanos por la implementación de reformas tributarias que impliquen subir impuestos y sacarle dinero del bolsillo a la gente. Creo que frente a eso Lasso ha hecho un llamado para que Ecuador no vuelva a tener el estallido que ya vivió en el 2019”, explica en diálogo con NOTICIAS la consultora política ecuatoriana, Grace Jiménez.

En lo que respecta a la política exterior y económica de Lasso, Giménez destaca la visita del mandatario electo a Colombia para reunirse con Iván Duque y el pronunciamiento acerca de la intención de Ecuador de ser parte del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, como dos signos que marcan el rumbo de lo que será el gobierno en esos aspectos.

Correismo

La fragmentación legislativa genera dudas sobre la posibilidad que tendrá Lasso para aprobar sus proyectos. Cómo jugarán los partidos que quedaron en tercero y cuarto lugar, como Pachakutik de Yaku Pérez, el candidato que denunció fraude en la primera vuelta, y la Izquierda Democrática de Xavier Hervas, son un interrogante.

“La Asamblea estará fragmentada en cuatro fuerzas políticas y ninguna ha logrado tener una mayoría, lo cual impide ampliamente la gobernabilidad. El Ejecutivo no tiene que cruzar esa línea roja que existe entre el respeto a las instituciones del Estado y sobre la independencia de poderes y también del judicial, eso va a ser importante”, explica Jiménez sobre las maniobras que tendrá que hacer el nuevo mandatario para gobernar.

Al hablar del poder judicial, surge la incertidumbre de cómo será la relación con el correísmo. El ex mandatario que vive actualmente en Bélgica denuncia que es un perseguido político. Si bien Lasso se mostró sorprendido por el reconocimiento de su victoria por parte de Correa y dijo que él no tiene una lista para perseguir a nadie, qué pasará con el ex presidente es una incógnita.

“Como presidente del Ecuador deberé reconocer que hay 17 millones de ecuatorianos con diversas maneras de pensar, respetaré esas forma de pensar”, decía Lasso en campaña con respecto al aborto, pese a reconocer que él no está a favor. Mostrándose así más flexible. Inmigración y seguridad también forman parte del listado de temas planteados por parte de la sociedad, de los que el mandatario asegura haber tomado nota.

El haber perdido con anterioridad contra candidatos de izquierda, quizás lo volcó a una estrategia electoral que lo posicione más en el centro que en la derecha dura. Resta ver si efectivamente Lasso será más moderado, como lo fue Mauricio Macri asesorado por Jaime Duran Barba -quien se atribuyó la estrategia detrás de la victoria del ecuatoriano- durante los primeros años de su mandato.

También te puede interesar

por Leticia Martínez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios