Viernes 15 de enero, 2021

MUNDO | 06-01-2021 13:12

The Washington Post señala a Guaidó y su equipo por pedidos de coimas

Funcionarios de la oposición venezolana habrían pedido millonarias "comisiones" para avalar los acuerdos para recuperar los fondos del estado caribeño en el exterior.

Respaldado por buena parte de los gobiernos de occidente, el líder opositor venezolano Juan Guaidó pierde poder y suma escándalos: una investigación del diario estadounidense The Washington Post lo señala como mentor de un presunto caso de corrupción para hacerse con el control de los millones que el gobierno venezolano tiene en el exterior.

“El llamado gobierno interino de Guaidó necesitaba efectivo para proyectarse en el exterior y socavar al presidente Nicolás Maduro, todavía ocupando el palacio presidencial y al mando de las fuerzas de seguridad de Venezuela”, marca The Washington Post.

Dos empresarios de Miami, Jorge Reyes y Pedro Antar, le habrían ofrecido a Guaidó un plan para conseguir hasta 40 mil millones de dólares en activos del gobierno venezolano en todo el Caribe. La millonaria suma correspondía a participaciones accionarias en distintas empresas, mansiones y automóviles de lujo, deudas no cobradas, y otros activos de la compañía petrolera estatal de Venezuela.

Reyes le dijo a The Washington Post que Guaidó los llamó a él mismo en abril de 2019 para expresar su interés. Y eso llevó a más de una docena de reuniones con altos miembros de la oposición respaldados por Guaidó y agentes estadounidenses.

Durante una reunión en diciembre de 2019, en el suburbio de Doral en Miami, Reyes y Antar recibieron una carta escrita a mano supuestamente por Guaidó, con una lista de demandas que Reyes calificó en diálogo con The Washington Post como "impactantes".

Esas demandas incluyeron un pago por adelantado de us$ 750.000 a una empresa en Florida que, según los registros estatales, es copropiedad de Magin Blasi, hermano de un alto funcionario de la embajada venezolana controlada por Guaidó en Washington.

Esa empresa también se convertiría en socia de la operación, estipulaba la carta, compartiendo la comisión del 18 por ciento que Reyes y Antar habían negociado con los funcionarios de Guaidó. “Estaba asombrado”, dijo Reyes. “Me pregunté: '¿El presidente Guaidó sabe sobre esto?' Quiero decir, estos tipos claramente estaban tratando de hacer algo ilegal. Fue una extorsión. O pagábamos o no teníamos el contrato ", contó el empresario.

Los dos funcionarios del gobierno de Guaidó con quienes Reyes y Antar discutieron el acuerdo en Miami, son Javier Troconis y Fernando Blasi, quienes niegan haber actuado mal. Dicen que el descubrimiento tardío de un caso de fraude anterior que involucró a Reyes los llevó a rechazar el trato.

El gobierno interino de Guaidó, que conocía las acusaciones hace meses, emitió una declaración en septiembre desestimándolas por infundadas. Pero en las últimas semanas, los funcionarios estadounidenses presionaron para que se realizara una investigación interna, que llevó a cabo un comité de legisladores de la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

El comité aseguró no haber encontrado evidencia de corrupción, según una persona familiarizada con la investigación”, dice The Washington Post. Pero se recomendó una investigación adicional a cargo de la oficina del gobierno interino, deslindando la responsabilidad de las "irregularidades administrativas en los tratos de Troconis con Reyes y Antar”, en el entorno de Guaidó.

Carlos Vecchio, embajador de Guaidó en Estados Unidos, se mostró preocupado: "No pongo mis manos en el fuego por nadie. Creo que si hay pruebas, tenemos que investigar", repuso Vecchio al diario de la capital estadounidense.

La investigación del Post, que incluyó más de 20 entrevistas y una revisión de documentos, incluidos los posibles contratos, descubrió múltiples acuerdos propuestos que involucraban a Troconis que habrían requerido lo que algunos miembros de la oposición han caracterizado como pagos grandes e inusuales.

Incluyen un contrato prospectivo con el gobierno de Paraguay con una comisión de us$ 26 millones a pagar a terceros que generó alarmas dentro del propio equipo legal de Guaidó. Otro acuerdo propuesto, para recuperar activos en un banco británico, habría involucrado un contrato que los funcionarios de la oposición dicen que Troconis no estaba autorizado a firmar.

Troconis, un ex ejecutivo petrolero respaldado por poderosas figuras de la oposición, todavía se desempeña como comisionado especial de Guaidó para la recuperación de activos, trabajando desde el exilio principalmente en Miami; Bogota Colombia; y Washington.

Él mismo negó haber actuado mal y culpó a los enemigos de Guaidó por las acusaciones. “Este es un ataque contra todos nosotros”, dijo. E insistió en que todas las pruebas presentadas por Reyes y Antar eran "falsas". “Soy el más interesado en que salga la verdad”, agregó. Pero el círculo rojo de Guaidó está decidido a correrlo: “Moralmente, no tiene sentido que siga ocupando su cargo”, dijo Elimar Díaz, miembro del comité de la Asamblea Nacional que investiga a Troconis.

José Ignacio Hernández, exfiscal general de Guaidó, dijo que advirtió a altos funcionarios del gobierno de Guaidó "repetidamente" que Troconis estaba actuando más allá de su autoridad cuando intentó negociar el trato con Paraguay en 2019. El acuerdo habría perdonado la mitad de la deuda de us$ 269 millones que Paraguay acuerda que le debe a Venezuela, pero a cambio de millonarias comisiones: incluido allí un abogado argentino llamado Sebastián Vidal, beneficiario del 20% del acuerdo.

Vidal le dijo a The Post que había sido contratado por Troconis sin recibir ningún anticipo con la esperanza de cerrar un trato. Dijo que la comisión propuesta era "más baja" de lo que normalmente cobra, y dijo que Troconis nunca le pidió una parte de ella. Pero los funcionarios paraguayos disputan esas afirmaciones. Juan Ernesto Villamayor, jefe de gabinete del presidente paraguayo Mario Abdo Benítez, dijo que Vidal se presentó como "un representante de PDVSA", la compañía petrolera estatal de Venezuela, en la que Guaidó nombró un nuevo directorio. En octubre, dijo Villamayor, Vidal solicitó una reunión entre funcionarios paraguayos y Troconis. Al mes siguiente, dijo, Vidal y Troconis presentaron el acuerdo propuesto.

Troconis dijo a The Post que miembros de la oposición venezolana lo habían puesto en contacto con Vidal. Y que Vidal lo llamó para sugerirle que se convirtiera en mediador, y estuvo de acuerdo. Pero en enero Troconis envió una carta a Vidal poniendo fin a las negociaciones porque había concluido que “no era un buen negocio”. Acusaciones cruzadas que dejan a la luz una trama turbia.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios