MUNDO | 22-06-2020 11:27

Trump versus las redes sociales

​El presidente de Estados Unidos tuvo disputas con diferentes compañías. Impulsa una reforma en la regulación de Internet. 

La última gran pelea entre Donald Trump y una red social sucedió el sábado 20, en el primer acto de campaña después del parate por la pandemia. El mandatario realizó un mitin en Tulsa, en el que se esperaba una multitud de personas, pero las expectativas no se cumplieron. Usuarios TikTok y fanáticos del k-pop aseguraron que habían registrado a miles de asistentes vía web para que se agotaran las entradas, pero sin intención de participar para que se vieran localidades vacías.

Su plan funcionó y se sumó a otras batallas que viene teniendo el presidente de EEUU con gigantes de Internet. Días atrás Facebook eliminó anuncios de campaña de Trump porque tenían un símbolo vinculado al nazismo. Desde la empresa argumentaron que esas publicaciones iban en contra de sus políticas en contra de los mensajes de odio.

En mayo la disputa había sido con Twitter. La compañía ocultó, calificando como “información engañosa”, twitts del primer mandatario en el que criticaba por fraude el voto por correo. Además de la advertencia que aparecía tapando esos twitts, incluyeron un enlace para tener más información sobre el voto por correo. Al abrirlo, aseguraban que “las afirmaciones de Trump sobre las boletas por correo se describen como ‘sin fundamento´”.

Los cruces siguieron y, con el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minnesota, hubo otra represalia por parte de la red social. Trump llamó “delincuentes” a los manifestantes y amenazó: “Cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”. Desde Twitter volvieron a ocultar su contenido, advirtiendo que glorificaba la violencia. 

La escalada de tensión entre esa plataforma y el mandatario tuvo otro episodio hace unos días, cuando Twitter puso una etiqueta a un twitt de Donald Trump afirmando que había manipulado un video. 

La carta de Trump. Como respuesta a estas disputas, Trump firmó una orden ejecutiva para modificar la regulación de las redes sociales. El objetivo es anular la “inmunidad” de las plataformas digitales, obtenida en la Sección 230 del Ley de Decencia de Comunicaciones de 1996. Lógicamente, aunque sus mayores enfrentamientos hayan sido con Twitter, alcanza a todas las demás plataformas. 

En concreto, el decreto del presidente de EEUU busca revisar las reglas que, hoy en día, le dan una protección legal a las distintas páginas web. Hasta ahora, según la ley, las redes sociales no se hacen responsables del contenido publicado por sus usuarios (convirtiendo a Facebook, por ejemplo, en un espacio propicio para la divulgación de fake news: un estudio de la revista científica Nature aseguró que los antivacunas convencen más que las autoridades en esa red social). Pero sí pueden borrar o revisar contenido que infrinja políticas de las redes, como contenido violento u obsceno. 

La orden ejecutiva establece que no se aplicará esa inmunidad legal si una red social edita contenido publicado por su usuarios y solicita que se revisan las condiciones de jerarquización, visibilización o remoción de contenidos que tendrán las distintas plataformas.

Con la medida, Trump espera "defender la libertad de expresión de uno de los peligros más graves que ha enfrentado en la historia de Estados Unidos", según declaró antes de firmar el decreto.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Delfina Tremouilleres

Delfina Tremouilleres

Periodista de Información General.

Comentarios