Jueves 2 de diciembre, 2021

LIBROS | 12-07-2021 15:00

El otro yo del Dr. Aira

**** “La ola que lee. Artículos y reseñas de César Aira”, Random House, 333. Págs. $ 1.549.

Incluso quienes no han leído a Aira, a esta altura saben que tiene más de 100 libros publicados, del mismo modo que saben que Superman vuela. En los últimos años avanzó la zona de ensayos, sueltos, o formando parte de dichas novelas. Un solo libro de cuentos, “El cerebro musical”, incluyó tres o cuatro relatos que pueden formar parte de cualquier buena antología de mejores cuentos argentinos.

El “gong” definitivo sonó dos veces: Aira ya figuró para el premio Nobel y ya obtuvo el premio Formentor. Por lo tanto es explicable que ahora, en la búsqueda de cualquier cosa que diga César Aira en la tapa (incluso algún libro escrito –y firmado- por otro) haya una compilación de lo que publicó en algún diario, y revistas diversas. La encargada de la tarea fue María Belén Riveiro, que la dividió en tres zonas cronológicas: 1981-1990, 1991-
2000 y 2001-2010.

El conjunto es muy variado. Hay críticas literarias muy directas, que tienden a despejar “el territorio” (en el mismo sentido en que se usa en política), incluyendo a Ricardo Piglia (cuya “Respiración artificial” es “una de las peores novelas de su generación”) en “Novela argentina: nada más que una idea”. O a los integrantes del boom  latinoamericano en “Los simulacros literarios del ‘boom’”. O incluso a Juan José Saer, a quien respeta  a regañadientes, pero en quien le fastidia su prolijidad de buen alumno, y su excesiva seriedad.

Esa zona ocupa la primera década sobre todo. Allí figuran en la otra vereda tres poetas maestros (Carrera,
Perlongher y Lamborghini
), Jorge Di Paola, Nicolás Peyceré, o el indiscutible Manuel Puig (en una larga nota, con un tono de admiración constante). También hay rescate de ninguneados, empezando por la literatura brasileña en general, y terminando por el discutible (aunque auténtico) Emeterio Cerro.

Para el grupo siempre creciente de adictos, el libro parecerá un tanto desparejo. Uno de esos lectores tuvo una
breve rencilla al respecto con el especialista Ricardo Straface en Facebook: prefería sus ensayos más recientes.
En el libro hay notas más generales y antiguas, que a pesar de la justeza de datos y argumentación, se vuelven un poco machacantes por su tono de profesor entusiasta de literatura con ideas propias.

La última década incluye algunos de los mejores textos: “Pasión y duelo a bordo del Titanic II”, “La hora azul”, “El método de la lapicera”, “La muñeca viajera” y “3 ensayos de oposición”, en particular contra “el Entrometido, (…) el avatar actual del espía.” Por su parte, él preferiría formar parte del contraespionaje.

Galería de imágenes

En esta Nota

Elvio E. Gandolfo

Elvio E. Gandolfo

Crítico de Libros.

Comentarios