Domingo 26 de junio, 2022

SALUD | 02-01-2022 00:10

En estudio una vacuna contra un cáncer de mama muy difícil de tratar

La Clínica Cleveland de los Estados Unidos inició un ensayo clínico para probar la eficacia y seguridad de una sustancia para prevenir y tratar el tumor de mama triple negativo.

Las vacunas son uno de los desarrollos más necesarios y revolucionarios de la humanidad. Una de ellos permitió erradicar la viruela, otras han reducido las muertes por fiebre amarilla, sarampión y meningitis, y ahora son ellas las que permiten a casi todo el mundo volver a una vida relativamente “normal” después del período más complicado de la pandemia causada por el coronavirus SARS-CoV-2. El principio de funcionamiento básico de las vacunas, cualquiera sea ella, es tremendamente simple: animar al cuerpo a identificar y combatir un agente extraño al organismo.

A partir de este concepto, los investigadores en el campo del cáncer se preguntan desde hace décadas cuál sería el efecto de tener una sustancia inmunizadora contra la enfermedad, teniendo en cuenta que los tumores son conglomerados anormales de células que crecen entre los tejidos, configurándose así como algo ajeno a la naturaleza del órganos. No ha sido fácil encontrar la respuesta, pero el mes pasado la Clínica Cleveland, en los Estados Unidos, demuestra que los investigadores científicos están yendo por un camino correcto y prometedor. 

Considerado uno de los mejores del mundo, el American Center for Treatment and Health Research anunció que ha iniciado un ensayo clínico para probar la eficacia y seguridad de una vacuna para prevenir y tratar el tipo más agresivo de cáncer de mama. Si funciona, será el primer agente inmunizante capaz de evitar directamente la aparición de un tumor. Actualmente, existen opciones de protección indirecta, como las vacunas contra el VPH (Virus del Papiloma Humano) y la hepatitis B

La primera actúa sobre algunos tipos de virus responsables de tumores, como el que causa el cáncer de cuello uterino. El segundo protege contra las infecciones por el virus de la hepatitis B, una enfermedad que promueve la inflamación crónica del hígado, haciendo que las células del hígado sean vulnerables a la proliferación incontrolada característica del cáncer.

El estudio

Desarrollado en conjunto con la empresa Anixa Biosciences, el agente inmunizante se probará contra el tumor de mama triple negativo. Aunque afecta como máximo al 15 por ciento de las mujeres con la enfermedad, la triple negativa es la forma de cáncer mamario más difícil de tratar. Las células enfermas no tienen receptores para las hormonas estrógeno y progesterona y no producen la proteína HER2 (de ahí el nombre triple negativo). El HER2 es un gen que produce una proteína que se encuentra en la superficie de todas las células de las mamas.

Debido a esta cualidad negativa triple, este tipo de cáncer no responde a la terapia hormonal y el medicamento diseñado para actuar sobre HER2 no resuta útil. Si la enfermedad tiene un diagnóstico tardío, el pronóstico es malo. 

"Pero tenemos la esperanza de que nuestro trabajo sea el comienzo de una investigación más avanzada que demuestre la eficacia de la vacuna para detener el tumor de mama para el que tenemos menos tratamientos disponibles", dice el hematólogo Thomas Budd, del Taussig Cancer Institute, división de la clínica donde se realizará el estudio.

En esta primera fase del ensayo clínico, de 18 a 24 pacientes que fueron diagnosticados con cáncer en una etapa temprana en los últimos tres años participarán del estudio, aunque no tienen el tumor sí poseen un alto riesgo de recurrencia. Hasta septiembre de 2022, cuando terminará esta rama de investigación, cada una de las voluntarias recibirá tres dosis de la vacuna, aplicadas con dos semanas de diferencia. 

En esta etapa, el objetivo es examinar la respuesta inmune desencadenada por la vacuna y efectos colaterales. Es decir, evaluar el desempeño del agente inmunizante desde un punto de vista terapéutico. El análisis de su poder preventivo se realizará en un paso posterior, con el reclutamiento de mujeres sin cáncer, pero con alto riesgo de desarrollarlo y que se sometieron a la extirpación voluntaria de ambas mamas como forma de disminuir la probabilidad de aparición de tumor. 

Los antecedentes

La base para realizar las pruebas en seres humanos viene de resultados positivos obtenidos previamente a lo largo de más de una década de investigación en células de laboratorio primero y en cobayas después. El estudio principal se publicó en 2010 en la revista científica Nature. En el artículo, los científicos demostraron que la vacuna previno la aparición o detuvo el crecimiento del tumor en animales.

Las vacunas, tal como las conocemos, están diseñadas para provocar una reacción de defensa constante en el cuerpo contra un agente infeccioso. De manera convencional, esto se hace presentando al cuerpo el virus o la bacteria que se pretende combatir en formas inactivas o debilitadas, pero suficientes para alertar al sistema inmunológico sobre la invasión y alentarlo a contener al enemigo. 

Hace aproximadamente un año, el mundo descubrió otra tecnología, la del ARN mensajero (ARNm), utilizada en la producción de vacunas contra la Covid-19 por las empresas Pfizer-BioNTech y Moderna. En este caso el material genético creado en el laboratorio se utiliza para enseñar a las células humanas a fabricar una proteína originalmente desarrollada por el virus o la bacteria en cuestión. Así, el cuerpo también aprende a reconocer la molécula y el virus como amenazas, en consecuencia. Si está infectado por el microorganismo, lo combatirá.

Cuando se trata de vacunas contra el cáncer, el tema es más complejo. Aunque el fundamento es el mismo, los objetivos que se activarán para alertar al ejército de defensa no son fácilmente identificables. Dado que el cáncer surge de las propias células de la persona que está enferma, es difícil para el sistema inmunológico ver las proteínas producidas. Por eso es muy complejo encontrar la sustancia específica, producida por cada tumor, capaz de despertar el sistema inmunológico. La vacuna desarrollada en Cleveland Clinic superó el obstáculo al apuntar a una molécula presente en el 70 por ciento de las células tumorales en mujeres con cáncer de mama triple negativo.

Además, la instalación y el crecimiento del tumor indica que el sistema inmunológico no es tan fuerte y que la dosis para fortalecerlo puede ser tan intensa como inviable. Estos obstáculos explican la pequeña cantidad de vacunas disponibles. Las pocas opciones se limitan a tumores graves, como Provenge, para pacientes con cáncer de próstata que no han respondido a tratamientos anteriores, y T-VEC, aprobada para tratar el melanoma, el tipo más agresivo de cáncer de piel avanzado.

Sin embargo, el mayor conocimiento de las características de los tumores que hay en la actualidad impulsó la investigación. En el registro de estudios clínicos en curso en los Estados Unidos, existen decenas de vacunas que involucran a tumores de pulmón, hígado e intestino, entre otros. 

Uno de los más interesantes se lleva a cabo en el Memorial Sloan Kettering, en Nueva York, donde la efectividad de un agente inmunizante elaborado con tecnología de ARNm contra el tumor de páncreas. Los médicos encontraron el objetivo correcto al investigar por qué algunos pacientes sobrevivieron más tiempo que el promedio. En ellos había una molécula tan diferente a las demás que servía como señuelo para el sistema de defensa.

El objetivo de la vacuna es enseñar a las células tumorales de otros pacientes a producir moléculas como esta. En Texas, el Centro de Nanomedicina desarrolla nanovacunas que sirven como base para la inmunización contra la leucemia y el linfoma. El nuevo camino finalmente está abierto.

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Coordinadora carrera de Comunicación Digital, UNaB.

Comentarios