Viernes 17 de septiembre, 2021

PERSONAJES | 03-06-2019 13:19

Guadalupe García Mosqueda: "Odio la publicidad. Las marcas hablan de cosas que no hacen y engañan a la gente"

Directora creativa de proyectos gastronómicos, tiene una visión crítica del marketing. “La única en el rubro”, asegura.

Rebelde, nerd y creativa. Así se autodefine la protagonista de esta historia: “Cuestiono las cosas que se dan por sentadas. Mi rebeldía está vinculada a lo creativo y la creatividad es darle una vuelta de tuerca a lo que parece obvio. Lo hago con la gastronomía como antes lo hice con el cine y el diseño gráfico. Cuando tengo que crear marcas, trato de hacer algo innovador. Y siempre fui nerd y estudiosa con lo que me interesaba”.

Guadalupe García Mosqueda es directora creativa de proyectos gastronómicos. “La única en el rubro”, asegura. En sociedad con su padre –el empresario Juan Carlos García– es dueña de Mezcla Casa Gastronómica, que incluye Casa Cavia, La Panadería de Pablo, Piso Tres y El Abierto. Además, los García son socios de Mauro Colagreco en Carne, la hamburguesería top con locales en Olivos y San Telmo. Y en abril “Lupe” estrenará proyecto propio con Orno, una pizzería que promete revalorizar “la vera pizza napoletana”.

Noticias: ¿Cuándo descubrió su creatividad?

Guadalupe García Mosqueda: De chica, no podía integrarme a las reglas del colegio. Primero fui al Chester, uno bilingüe en Belgrano. Después vivimos en un country y mis viejos me mandaron a uno súper facho, el Santa Hilda, en Hurlingham. Me volví loca. Colegio religioso protestante, tradición inglesa, discriminación a lo distinto. Era morocha, me gustaba Marilyn Manson, el glam rock, era fanática de los rock star y para ellos era el odio a lo diferente. Volví al Chester, pero tampoco me cerraba y terminé en Proyecto Trece, con especialidad en comunicación, radio, música, análisis del discurso, mucho más progre. Era mi camino. También estudié Teatro con Hugo Midón.

(Te puede interesar: Gastronomía: por qué comer en la barra de un bar)

Noticias: Después llegó el cine.

García Mosqueda: Sí, había estudiado fotografía creativa con Andy Goldstein y el cine tenía todo en uno: puesta en escena, dirección de arte, producción, sonido, maquillaje. Estudié dirección en la Universidad del Cine y trabajé en todos los rubros. Después estudié documental en la escuela de cine de San Antonio de los Baños y viví en Cuba, fue maravilloso. Del colegio progre necesitaba ver cómo era el comunismo. Descubrí que con poco se puede hacer todo. Ellos con alambre hacían una historia. Y también la solidaridad, los pocos recursos, fue una marca que me quedó para siempre.

Noticias: ¿Qué hizo después?

García Mosqueda: Volví y me puse una productora, hice videoclips. Trabajé con Ratones Paranoicos. Era lo único que me gustaba, odiaba la publicidad. En paralelo, mi viejo empezó un proyecto con Pablo Massey en  San Telmo. Yo tenía 23 años y ganas de independizarme y me sumé a ellos como productora. Armamos La panadería de Pablo (ahora en Olivos) y el proyecto La Defensa, de retail. Me di cuenta de que amaba la gastronomía y que me encantaba hacer identidad de restaurantes. Fui a trabajar al estudio de diseño gráfico de Paco Savio, un tipo ultragenial, donde aprendí dirección creativa, cómo armar una marca. Después estuve en Los Ángeles y en Londres estudiando digital marketing y web design.

Noticias: ¿Por qué odia la publicidad?

García Mosqueda: No me gusta que las marcas hablen de cosas que no hacen. Venden un sueño, un estatus y, en realidad, no tiene nada que ver con lo que debería ser una marca en pos de una empresa para mejorar el mundo. Es engañar a la gente y no me parece atractivo. Odio la gente de marketing y de publicidad.

Noticias: ¿Qué implica ser directora creativa de proyectos gastronómicos?

García Mosqueda: Es raro, soy la única en el rubro. Busco soluciones creativas a los problemas y cómo hacer contenido interesante. En Mezcla tratamos de no usar promos, sino de llamar la atención por la calidad de los proyectos.

(Te puede interesar: Nutricionistas: por qué hoy son estrellas)

Noticias: ¿Cuál fue su idea para Casa Cavia?

García Mosqueda: La casa fue construida por el arquitecto Alejandro Christophersen en 1927. Mi padre la compró para que mi madre, Ana Mosqueda, profesora de literatura, pusiera una editorial de libros. Finalmente quedó la editorial Ampersand, un restaurante, un café, una librería y ahora la florería Blumm Flower Co. La idea fue transportar la esencia de los cafés de Buenos Aires de 1927 con un diseño contemporáneo. Un lugar que o revalorice los oficios, el trabajo artesanal, el cuidado del detalle, como la vajilla hecha a mano. Y la cocina de Julieta Caruso, que con su experiencia internacional hace un remix de diferentes cocinas. La remodelación la hizo el estudio Kallos Turín, con sede en Londres y San Francisco. Me gusta el diseño internacional. Ahora, para Orno, contraté un estudio de Berlín. Busco gente talentosa en el mundo.

Noticias: En Cavia estuvieron desde Michelle Obama a Mick Jagger.

García Mosqueda: A Michelle la llevó Juliana Awada, que venía siempre. Tuvimos que probar las cosas antes. Era un desayuno, pero sólo tomaron pomelada. Mick Jagger fue a cenar, comió spaghetti y tomó agua. Nos felicitó por el lugar, dijo que era increíble.

Noticias: La otra marca importante de su empresa es Carne.

García Mosqueda: En Carne el enfoque está en la materia prima. Mauro (Colagreco) dice que la cocina empieza en el campo, en el producto y que lo más importante es la relación con los productores. Hay que hacer las compras personalmente. Estuve en Mirazur (el restaurante tres estrellas Michelin de Colagreco en Francia) y es una locura. Durante el día, Mauro hace un recorrido por sus productores y elige de su propia huerta lo que va a cocinar esa noche. Es un genio y un tipo accesible, con una familia espectacular. Fui afortunada de hacer este proyecto de cero con él.

(Te puede interesar: Gastronomía: los imperdibles en un viaje gourmet a Lima)

Noticias: ¿Cómo es trabajar con su papá?

García Mosqueda: Funcionamos muy bien, ninguno se mete en lo que hace el otro. Él hace administración e inversión y yo me ocupo de la creatividad y comunicación; la operación está a cargo de un gerente general. Nos costó mucho profesionalizar la empresa porque acá, en gastronomía, se trabaja tipo almacén. Es muy informal a nivel administración y finanzas.

Noticias: ¿Y en cuanto al nivel gastronómico argentino?

García Mosqueda: Me encanta la solidaridad, el apoyo, las ferias. Es un ambiente espectacular. En cuanto al nivel, que haya diez restaurantes con una propuesta internacional y que lo hagan a pesar del mercado, es valioso. Hay gente a la que no le cierran los números y sigue invirtiendo.

Noticias: ¿Es viable económicamente una empresa gastronómica en la Argentina de hoy?

García Mosqueda: Sí, pero hay que ser ordenado con los costos. La carne aumentó un 25% y no podemos no trasladarlo. Tenés que ser preciso y estar atento. El país no ayuda, “chapeau” a los emprendedores. Los productores se sienten solos. Invierten en los cultivos y no saben cuánto va a estar el dólar en un año.

Noticias: Falta apoyo del Estado.

García Mosqueda: El Estado nunca ayuda. Aparecen en los eventos, pero no hay una presencia real de los gobiernos. Están todos enfocados en hacer política.

Noticias: Mientras, sigue con sus proyectos. Ahora llega Orno.

García Mosqueda: Es pizza napolitana original con ingredientes argentinos. Viajé a Nápoles a hacer el curso de “la vera pizza” y aprendí esa tradición. Además, recurrí a un especialista en pan, peruano, Renato Peralta, que hizo la masa. Inauguramos el 18 de abril.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios