Lunes 27 de septiembre, 2021

POLíTICA | 29-06-2021 15:00

Los negocios de Fabio Calcaterra, el otro primo de Mauricio Macri

Es el hermano de Ángelo y, mientras a todo el clan le va mal, él hace buenos negocios y acaba de invertir 20 millones de dólares en Mendoza. Banco, papas fritas y polémicas.

Si hubiese que enumerar al clan Macri se podría arrancar por los hermanos Mauricio, Gianfranco, Mariano y Florencia, después se seguiría por el primo Jorge –intendente de Vicente López– y luego el árbol se abriría hacia Ángelo Calcaterra, el primo ex constructor. Pero existe otro familiar más que pasó casi toda su vida por debajo del radar de los medios y el ojo público. Es un integrante clave dentro del clan, no solo por los negocios que maneja sino también por su rol en la vida familiar. Se trata de Fabio Calcaterra, el hermano de Ángelo, que la semana pasada se animó a dejar por un momento el bajo perfil para promocionar una inversión de 20 millones de dólares en la fábrica de papas fritas que tiene en Mendoza.

De la vida de Fabio Calcaterra hay mucho más para contar que solo papas fritas. En el pasado estuvo involucrado en algunas polémicas, intermedió en el reciente conflicto entre su primo ex presidente y su hermano menor Mariano y desde el 2015 es dueño de un banco especializado en finanzas.

Fabio es el hermano menor de Ángelo y juntos han montado diferentes sociedades, como San Fili, dedicada a los negocios agropecuarios. Con el correr de los años y con Ángelo cada vez más atado a los negocios con el Estado, por su rol de contratista de obra pública con su entonces constructora Iecsa, Fabio decidió enfocarse más en su expertise financiero y la producción de papas fritas, dos negocios en los que Ángelo lo acompañaría.

El banco Interfinanzas, hoy llamado comercialmente BiBank, fue comprado en el 2015 por los Calcaterra. Allí Ángelo había acompañado a su hermano en la inversión y era propietario del 25 por ciento, del cual se desprendió en julio del 2018. Para ese entonces, Ángelo ya había vendido la constructora Iecsa al empresario Marcelo Mindlin, con quien había entrado en un cortocircuito por inconvenientes en los pagos. Al parecer, ese problema ya estaría resuelto. Los pagos se hicieron a la cuenta de Ángelo en el banco de su hermano. Dejó de ser dueño y pasó a ser cliente. Eso sí, el ABL sigue llegando su nombre.

El otro negocio

En el mundo de las papas fritas, Fabio Calcaterra está hace más de 25 años. Primero fue gerente de la empresa holandesa Farm Frites, con la que finalizó la relación en malos términos, con juicios cruzados y escándalo de por medio. Luego se lanzó por su cuenta dentro del mismo negocio, acompañado por su hermano Ángelo. Así creó: Alimentos Modernos SA, Campos Los Ranchos, Cool Mind y San Tonino, todas empresas vinculadas al negocio del cultivo de papa. Con el correr de los años, Fabio terminaría asociado a la norteamericana Simplot y dejaría en manos de su hermano la inversión personal que hicieron. Hoy Ángelo es el CEO de San Tonino y se dedica también al negocio de la papa. Cerca de ellos juran que no hacen negocios juntos. Creer o reventar.

Intermediario

Uno de los roles que le tocó asumir a Fabio en el clan familiar fue mediar entre Mauricio y Mariano Macri. En su libro “Hermano”, el periodista Santiago O’Donnell cuenta que Fabio tuvo un papel relevante. “Finalmente, a dos días de la cuarentena, después de prácticamente seis años, las circunstancias de la vida me llevaron a tener una reunión de una hora y pico con mi hermano Mauricio”, afirmó Mariano en el libro y agregó: “Fabio venía respaldándome fuertemente, así que Mauricio se acercó a él y lo tomaron como interlocutor y referente, por lo menos en esta etapa de las conversaciones. Fue a verlo a la casa que Mauricio estaba alquilando en Martínez, la misma a la que yo iba a ir después. Una casa con barranca al río y muy linda vista. Me contó que con él Mauricio hizo mucha catarsis”.

Tal vez el punto en el que Mariano deja peor parado a Fabio frente a sus primos es en el diagnóstico que le da sobre la situación de la empresa familiar. “Me gustaría verte salir indemne de una negociación inteligente –le dijo Fabio a Mariano, según el relato del segundo–, aunque eso signifique resignar algo. Y antes de que se hunda este barco. En todo el mercado se escucha que van a terminar muy mal (el Grupo Socma). Qué bueno sería que vos pudieras liberarte de esta situación y capitalizar lo que te corresponde, lo que heredaste de tu padre, que es tu derecho, y verlos, habano en la mano, cómo se les hunde el barco por haber hecho las cosas como las hicieron”.

De los Macri, Fabio tiene mayor afinidad con Mariano. Esto se debe a que trabaron una buena relación desde la infancia, por tener edades similares. Con Mauricio el vínculo es bueno y con Gianfranco, quien se fue del país, casi no hay relación. Con su primo Jorge la relación es buena, al punto que Fabio tiene empleado a uno de los hijos del intendente de Vicente López en la sociedad de bolsa que funciona en el piso de arriba del banco.

Por la pelea con su hermano, Mariano decidió vender un terreno que tenía frente a la quinta Los Abrojos, el lugar de descanso de Mauricio Macri. El comprador fue Fabio, quien habría desembolsado poco más de un millón de dólares. Por estar frente a la casa de su primo, en ese terreno no podrá hacer una torre o explotarlo de otra manera. Eso lo convierte, tal vez, en el peor negocio que hizo en los últimos años.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios