Domingo 26 de septiembre, 2021

POLíTICA | 02-07-2021 16:42

Alberto Fernández, seductor: rumores de campaña y preocupación en el Frente

Las reuniones del Presidente con mujeres artistas crispan al Gobierno y a la oposición. Miedo por las elecciones. ¿Estrategia o irresponsabilidad?

Interés invocado: colectivo. Motivo: social. Así define el registro de audiencias de la Casa Rosada a las dos visitas que tuvo Alberto Fernández el viernes 11, desde las 13.30 hasta las 17.30 de aquel día. Esas reuniones -la primera con una artista y la otra con una cineasta- terminaron tomando la escena pública, provocando un cimbronazo a duras penas callado dentro del Gobierno: es el repetido debate, puertas para adentro, de en qué, cómo y de qué manera invierte su tiempo el Presidente. Esa pulseada por domar el espíritu impulsivo del mandatario, siempre con el celular a mano hasta de madrugada, tomó esta vez un matiz más personal, alimentado por los rumores que partieron de la seductora protagonista de uno de esos encuentros, de varios miembros del círculo rojo e incluso desde el propio Gobierno. “Pito duro, así le dice CFK a un importantísimo político de su Gobierno, le molesta su devoción por las mujeres”, tuiteó Jorge Rial, y terminó de darle forma a un escándalo que va creciendo y que una parte del oficialismo teme que se convierta en una bomba de tiempo de cara a la campaña. Tik tok.

Desde el fondo de la historia, la vida privada de los presidentes estuvo separada de la pública por un delgadísimo hilo. A veces la barrera se cruza de manera intencionada (“soy fana del ‘Bicho’ y me gusta pasear a Dylan, soy un tipo común”, fue el primer spot de la campaña de Fernández) y otras por lo contrario. Sobre lo que está pasando entre el Presidente y las mujeres no hay quórum en el oficialismo: algunos rescatan que esa pose seductora (“me dijo que soy un hallazgo en su vida”, contó luego la artista Florencia Aise) no sólo lo puede favorecer políticamente, como era el caso de Carlos Menem, sino que le hace bien para “descomprimir”, mientras que otros, y en este sentido dicen que opina la vicepresidenta, se rasgan las vestiduras sin comprender cómo puede ocupar tiempo en nimiedades.

Operación Alberto Seductor

Píntame. Esta vez, al menos, parecería que la moneda cayó del último lado. Los detalles de la recepción entre Fernández y Aise tampoco ayudaron. A principios de año el Presidente la contactó un sábado de trasnoche por Instagram, le pasó su teléfono, hablaron durante meses y luego la invitó a la Rosada. Ahí mantuvieron un almuerzo de dos horas, en el que Alberto le ofreció vino y la llevó de recorrido, con varias fotos en el medio. Aquel viernes 11 Argentina sumaba 27 mil casos y 700 muertos.

Luego la artista mantuvo un raid mediático donde jugó con la idea de la seducción en todo momento. “¿No pensaste que tenía otra intención?”, le preguntó la periodista Guadalupe Vázquez en Radio Rivadavia. “Somos mujeres y sabemos que los hombres siempre quieren eso”, fue la lapidaria respuesta.

De ahí que en la Rosada muchos hierven de bronca contra Aise. “La invitó de buena leche, porque le gustaron sus cuadros, y ella salió a ridiculizarlo y a hacer prensa”, dicen. Más allá de las versiones, lo cierto es que no es el primer rumor de este estilo que involucra a Fernández y que cotiza alto dentro del círculo rojo. Y, aunque quizás la primera dama no comparta la misma perspectiva, su veracidad o no está lejos de ser lo más importante. Lo más relevante es que una parte del Frente de Todos sigue el tema con creciente preocupación.

Operación Alberto Seductor

Encerrona. Jorge Lanata, Jonathan Viale, Eduardo Feinmann, Waldo Wolff, Alfredo Leuco, Beto Casella, Miguel Wiñazki y Rial son algunos de los que salieron a criticar el tiempo que le dedicó Alberto a la mendocina o a reírse del tema. Luego se sumó un tuit de Vázquez que también dio que hablar.

Operación Alberto Seductor

 

Pero la historia no queda ahí: en off, son cada vez más los funcionarios que señalan la imprudencia del accionar presidencial. “No podemos estar contando 90 mil muertos mientras que Alberto pelotudea con las minas”, dicen en voz baja.

Las preocupaciones se podrían resumir en tres.

-         La más importante es la tesis de que CFK, como aseguró Rial en el tuit que después borró, reprueba estas actitudes. “De todo lo que no le gusta de Alberto, esto es lejos lo que más la jode”, dice una mujer, con cargo, de su confianza. La relación con la vice es compleja de por sí, y, según esta versión, estas actitudes no ayudan.

-         La falta de autocontrol presidencial, que podría impactar en su imagen. “Es como cuando tuitea barbaridades y después se arrepiente. Parece que no se da cuenta de que es Presidente, sigue pensando como operador”, es otra frase que se escucha en el oficialismo.

-         La que podría ser más grave en un futuro: “Si a la mendocina la contactó por Instagram un sábado a la madrugada, ¿a cuantas más habrá tiroteado? Después aparece algún chat polémico en la campaña y cagamos”, cuenta un operador K bonaerense.

Por ahora son todas preguntas sin respuestas. Pero el miedo ya está instalado dentro del Gobierno.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios