Personajes / 13 de julio de 2012

Adelanto entrevista

Silvina Garré: “El psicoanálisis me apasiona”

Su CD homenajea a la Trova rosarina, que fundó con Baglietto hace 30 años. El costado académico.

Trabajé con músicos brillantes, de los que aprendí mucho. Tomé mis propias decisiones y el gran placer ha sido y es aplicar la función del arte, que es crear belleza.

Intenta prender el aire acondicionado con el control remoto del televisor, y asume divertida el despiste. No le gusta el invierno. Sobre un gran sommier, busca el sol tibio que le abrillanta aún más los ojos celestes y el pelo rubio. Y repasa su vida: 30 años de historia, con trazo grueso pero firme. Silvina Garré nació en Rosario, donde su padre ejerció como cirujano plástico de excelencia y ella hizo sus primeros acordes, con 20 años y muchos sueños. Se divorció “hace muchísimo”, no tiene hijos y vive en Palermo. Con Juan Carlos Baglietto fundó la Trova rosarina, y a su amor por el canto y la composición –editó más de una docena de discos– le sumó los estudios de psicología, y la autoría del libro “Pena privada”. En septiembre presentará su último CD-homenaje, “Trovas rosarinas”.

Silvina Garré: Empecé con Baglietto en el `81. Lo vi en un recital en Rosario, solo con su guitarra. Me impresionó su carisma y su estilo de juglar. Al tiempo nos conocimos en un bar, charlamos, me escuchó cantar y empezamos a hacerlo juntos. Después se sumaron Fito Páez, Rubén Goldín, el Sapo Aguilera…

Noticias: ¿Fito era un chico?

Garré: El más chico de todos. Tenía 18 años. Nos escuchó Julio Avegliano, organizador de un festival en Obras Sanitarias auspiciado por la revista “Humor”. Estaba viendo grupos en provincias para llevarlos y le ofreció a Juan que representara a Rosario. Él tuvo la generosidad de convocarnos a todos.

NOTICIAS: ¿Qué marca dejó la Trova en la historia del rock nacional?

Garré: La Trova no fue un golpe de suerte; había buenas letras y melodías. Cantábamos temas de Jorge Fandermole –que no integraba la Trova–, de Adrián Abonicio, de Fito Páez y de Rubén Goldín. Yo tenía mis propias canciones, pero todavía no las mostraba. Éramos un grupito de chicos y para mí cantar era natural. Después dimensioné las cosas, comprendí el gran aporte que hicimos a la música argentina en cuanto a originalidad y composición: había pop, rock, folclore, música más ciudadana. Y me puse a recopilar y reversionar temas a los que llamo “lado B”, porque no fueron tan reconocidos.

La primera aparición discográfica de Garré fue en 1982 (la Trova surgió en plena Guerra de las Malvinas), en el disco de Baglietto “Tiempos difíciles”, que hizo famosa su versión de “Era en abril”. Recién en 1983 se animó con un disco solista, donde grabó “Se fuerza la máquina”, la canción que quedó asociada a su identidad.

Estudió música (“Toco un poquito, pero no soy buena instrumentista. Es un medio para componer; cuando se me ocurre una canción la muestro con acordes en piano o guitarra al director o al arreglador de mi banda”), pero nunca estudió canto. Hasta que en los `80 empezó a trabajar con la fonoaudióloga Ana Inchausti, creadora de un sistema para sacar el mayor provecho de la voz. “La admiro, trabajó con grandes como Mercedes Sosa. Ahora tengo un instrumento mejor, más extenso en su registro, más rico tímbricamente…tenía una voz muy aniñada y con Ana logré más graves”.

Lea la entrevista completa en la edición impresa de la revista.

 

0 comentarios de “Silvina Garré: “El psicoanálisis me apasiona””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *