Ciencia / 16 de Agosto de 2012

Política científica

Hacer buena ciencia

Cómo piensa el presidente de uno de los centros de investigación más importantes del mundo. Libertad y extraterrestres.

Por

“Es importante la libertad: los grandes avances de la ciencia fueron de personas que no estaban tratando de resolver un problema específico”.

El físico Daniel Zajfman, de 53 años, es desde el año 2006 el presidente del respetado Instituto Weizman de Ciencia, centro de estudios e investigaciones en Israel que reúne a mil científicos y un número igual de alumnos dedicados al desarrollo de nuevas fuentes de energía renovables, astrofísica, la cura del cáncer y la nanotecnología. En el 2009, una de las directoras de la institución, Ada Yomath, fue galardonada con el Premio Nobel de Química. ¿Cómo viabilizar económicamente las formas de energía alternativa? ¿Es factible que en breve hallemos vida extraterrestre? Zajfman responde.

Periodista: ¿Qué es lo que funciona mejor a la hora de dirigir un equipo tan grande de científicos como el que tiene usted en el Instituto, libertad de acción o disciplina férrea?

Daniel Zajfman: Ofrecemos a los científicos toda la libertad para sus investigaciones. Algunas instituciones dan demasiadas directrices a esos profesionales, limitando su campo de investigación. Los grandes avances de la ciencia fueron conquistados por personas que no estaban tratando de resolver un problema específico. Tome por ejemplo la creación de los aparatos de rayos X. Cuando las propiedades de los rayos X fueron descubiertas, ¿qué problema práctico se estaba estudiando? Ninguno. Y lo mismo se podría decir de internet. Ella no es la solución para ningún dilema preexistente de la humanidad. No estoy diciendo con eso que focalizar las investigaciones en la solución de problemas no sea bueno. Solo que defiendo algo diferente, o sea, la necesidad de entender cómo funciona la naturaleza. La historia muestra que, toda vez que comprendemos algo sobre el cuerpo humano, sobre los alimentos, sobre los astros, en fin, sobre la naturaleza, los científicos crean un nuevo conocimiento, cuya utilidad nadie sabe cuál podrá ser. Solo necesitamos crear un sistema, como la mejor infraestructura disponible, para hacer que ese conocimiento fluya en la dirección correcta. Esto es lo que nos distingue como institución.

Periodista: ¿Cuáles son las cualidades básicas que se le exigen a un científico para trabajar en el Instituto Weizmann?

Zajfman: Tiene que ser muy bueno en lo que hace, tener curiosidad y pasión por la ciencia. Los descubrimientos son resultado de un intenso trabajo cerebral de los científicos. El mero conocimiento no es suficiente. El conocimiento está disponible con facilidad en internet y en los libros. No porque alguien sepa mucho será más capaz de hacer mucho. Si así fuese, cualquiera podría convertirse en científico. Nuestra selección está basada en el mérito. No nos interesa ni el país del que proviene la persona ni el color de su piel. No hay límites de ese tipo aquí.

Periodista: ¿Cómo transformar los descubrimientos en productos?

Zajfman: En 1959 fundamos Yeda, una de las primeras empresas de transferencia tecnológica del mundo, con el objetivo de vender nuestros descubrimientos. Entendemos la diferencia entre hallazgos hechos en laboratorio y la introducción de esos inventos en el mercado. No siempre las investigaciones exitosas tienen aceptación en el mercado. Por eso, con el paso de los años aprendimos a no involucrar a los científicos en la comercialización del resultado de las investigaciones. Además de eso, tienen prohibido crear empresas propias.

Periodista: ¿Cómo hizo Israel para construir las bases de su desarrollo tecnológico?

Zajfman: Dando prioridad a las inversiones para el área de investigaciones y desarrollo. La razón es que no teníamos otra opción. No hay nada en esta tierra. No hay agua, tan solo mucho sol. No podemos exportar nada, a no ser que se trate de nuestras propias ideas. El pueblo de Israel tiene una característica muy peculiar, que de cierta forma ayuda al desarrollo científico. Y me refiero al hábito de los judíos de discutir todo, todo el tiempo. La sociedad judaica adora argumentar y es muy proactiva en eso. Sin discusión, no hay avances. Eso es lo que llamamos de chutzpah, la manera audaz, casi insolente, de cuestionar todo en nuestra sociedad. Los estudiantes israelíes aprenden desde cero a argumentar con sus profesores, y a cuestionarlos. Estamos todo el tiempo tratando de encontrar soluciones y explicaciones mejores para las grandes cuestiones del mundo y de la vida.

Periodista: El Instituto Weizmann tiene más de 25 años de experiencia en estudios con fuentes alternativas de energía, como la solar. ¿Es factible vislumbrar un futuro sin petróleo?

Zajfman: Dentro de algunas décadas, veremos una mayor diversificación en el mercado de la energía, hoy casi totalmente basado en un único producto, el petróleo. Eso será muy bueno, porque no existirá solamente una solución ganadora, sino varias. El mayor problema actual es cómo almacenar la energía. Consideremos el caso de los automóviles eléctricos: nadie quiere tener un vehículo que precisa ser abastecido cada 100 kilómetros. El gran desafío es desarrollar una tecnología capaz de aumentar la autonomía de este tipo de autos.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Comentarios de “Hacer buena ciencia”

  1. Muy interesante conocer el pensamiento de este importante cientifico, traducir su pensamiento en erramientas que sirvan a nuestro pais a repensar y construir soluciones a largo plazo en energias alternativas, centros de investigaciones de enfermedades cronicas, vias alternativas de transito por todo el pais, un sistema de salud que abarque a toda su poblacion PERO DE PRIMER NIVEL no de cuarta como la que tenemos y con ministros de salud que se involucren , no que hagan turismo como el que tenemos y VALOREN AL RECURSO HUMANO QUE MANTIENE A PULMON SERVICIOS HOSPITALARIOS CARENTES DE ELEMENTOS. en mi provincia para ingresar a nivel hospitalario x 5 años pagan $1.800 al mes a los profesionales (Locacion de Servicios le llaman)Gracias a la mediocridad de nuestros gobernantes. Esta es la nueva esclavitud del siglo XXl
    n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *