Editorial / 13 de noviembre de 2012

Parecidos y diferentes

Reelectos. Cristina mostró siempre su preferencia por la continuidad de Obama en el poder.

Viven en realidades muy diferentes, cada uno parado en polos opuestos del planeta. Pero sus vidas políticas muestran puntos de contacto que ayudan a reflexionar sobre la naturaleza del poder en el siglo XXI. Barack Obama llegó a la presidencia de los Estados Unidos en uno de los peores momentos de su historia política y económica. Cristina Fernández llegó a la Casa Rosada como Primera Dama en medio de una catástrofe social sin precedentes en la Argentina, aunque cuando asumió como Presidenta, el país ya estaba flotando de nuevo. Tanto Barack como Cristina representaron, con su acceso al máximo lugar de sus respectivas repúblicas, el triunfo de la ambición, el talento y la perseverancia de grupos mayoritarios aunque relegados en el juego del poder (afroamericanos y mujeres). Ambos consiguieron la reelección, con la similitud de haber enfrentado oposiciones en crisis.

Pero hay diferencias, claro. En el caso de Estados Unidos, el bipartidismo sigue vivo, al punto de que Obama transpiró hasta último momento para sacar una diferencia clara en las urnas. En la Argentina, en cambio, la Presidenta logró su segundo mandato con una diferencia muy cómoda, lejos, muy lejos del segundo aspirante electoral. Otra diferencia es el contexto económico en el que tuvieron que gobernar hasta ahora: Cristina se sentó en el sillón de Rivadavia con el viento de cola soplando fuerte; Obama llegó al Salón Oval con un crack financiero acechando su gobernabilidad. Hoy, los dos enfrentan la crisis mundial sin el permiso constitucional para postularse a un tercer turno de gobierno.

Ningún demócrata habló hasta ahora de reformar la carta magna norteamericana para darle esa chance a Obama. Cristina dejó pasar la oportunidad de la conferencia en Harvard -donde se lo preguntaron explícitamente- para aclarar que ella no buscaría una reforma constitucional para seguir en el poder. Esta semana, NOTICIAS convocó a las mejores plumas para entender las circunstancias de ambos líderes, cada uno en su encrucijada.

 

 

Comentarios de “Parecidos y diferentes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *