Personajes / 1 de febrero de 2013

Laurencio Adot (45)

“Somos tribus que siguen a las marcas”

Celebra 25 años como diseñador lanzando su propio perfume y anteojos. Por qué lo excluyeron del BAF Week. El juicio por mano de obra esclava.

Por momentos -por muchos momentos-, Laurencio Adot se siente parado a mitad de camino entre dos mundos. Es un diseñador top, su nombre es marca, y tiene fama de mediático. Pero reconoce a su familia como una de las principales influencias en su vida, en su carrera y en su forma de pensar; y no olvida su origen. Mucho antes de dedicarse a vestir a famosas -y anónimas, quizás sus favoritas- se crió en el ambiente de la industria, en la planta textil de su padre. “Por eso hablo los dos idiomas, el de la industria y el de la moda”, admite este hombre sonriente, que está festejando sus 25 años de profesión  y busca ir siempre un poco más allá.

Pero la dictomía entre la fábrica y el mundo fashion no es la única en la que está atrapado. Se toma muy en serio su intención de ser apolítico y, sin  declararse kirchnerista, apuesta fuerte a la marca-Argentina, trabaja duro en la exportación de talento vernáculo y se enorgullece de haber sido “el único diseñador invitado a la cena del bicentenario”. Sin tomar partido.

Noticias: ¿Cómo fue su carrera en estos 25 años?

Laurencio Adot: Empecé con la democracia, tenía 20 años y para mi era todo un juego. No había universidades donde estudiar carreras vinculadas al diseño de moda. Me formé en la calle, almorzando con los obreros de la fábrica de mi papá. Eso me enseñó a entender lo que necesita el otro y hasta a darle una visión nacional. Pero como tuve la suerte de crecer en una familia acomodada, con el tiempo entendí qué necesita el que lo tiene todo.

Noticias: ¿Cómo se profesionalizó ese “juego” iniciático?

Adot: El juego se convirtió en una boutique y esa boutique, en una empresa. Hoy, el mayor cambio es que me convertí en un empresario todo terreno, representando con mi nombre a marcas como Pantene, Hewlett Packard y Cadbury, asociando mi imagen a bienes de lujo para el segmento ABC1. He sido embajador de Cartier, de Möet Chandon y otras marcas internacionales. De chico quería ser arquitecto y terminé siendo diseñador de modas, ahora me piden decorar casas y hacer cross-branding con productos, me vienen a buscar de las empresas más dispares, con proyectos super-interesantes. En marzo, para el aniversario de la marca, voy a sacar mi primer perfume y, en septiembre, una línea de anteojos.

Noticias: ¿Por qué lo eligen tantas marcas para trabajar en conjunto?

Adot: Vivo en un mundo asociado a la frivolidad, pero vengo de la industria, entonces manejo todos los códigos. Perdí todo y convertí poco en mucho. A raíz de eso, tengo una imagen confiable que hace que las empresas confíen en mí. Soy un hombre de trabajo y mi trabajo se puede palpar. Si no creés en mí, andá a mirar la ropa: la calidad lo dice todo y la respaldo con mi nombre y apellido, no tengo una marca de fantasía.

Noticias: ¿Cómo lo trata la situación económica del país?

Adot: Hace más de tres años que recorro el país, hago más de diecisiete desfiles al año en el interior. Parte de lo recaudado lo destino a la acción solidaria, donándolo a hospitales y clínicas de rehabilitación. Además, doy charlas sobre estilo para mujeres en todo el país. He trabajado con muchos gobiernos provinciales, tanto “k” como “anti-k”, y eso jamás me obligó a tomar una bandera partidaria. Soy progre de verdad.

Noticias: En un país con tanto progre trucho…

Adot: No lo sé, no me interesa la política. Yo sé lo que yo hago y me guío por el cariño de la gente, que es la mejor devolución.

Noticias: Se conoce poco de esta faceta suya, siempre se lo asocia más a la frivolidad y a las mujeres famosas.

Adot: Está bueno todo lo de las revistas y el glamour, pero eso ha cambiado mucho, la gente no es tonta y se da cuenta qué es de verdad y qué es de mentira, y confía en mi trabajo.

Más información en la edición impresa de la revista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *