Personajes / 8 de marzo de 2013

Miriam Lanzoni (30)

“Hago sólo lo que me dé placer”

Actúa en teatro y será la malvada en la novela de Andrea del Boca. Bulimia, matrimonio con Fantino y adopción.

Hace tres meses se tatuó en inglés “No hay nada que yo no pueda hacer”. Miriam Lanzoni asegura que es una frase que la define y la rige, y se la grabó estratégicamente en el empeine izquierdo, para que la fuerza de la consigna suba hacia el resto de su cuerpo. Para demostrar cuánto puede, valen algunos ejemplos: a los 17 años apostó por su sueño de estudiar teatro y vino fue sola y sin un peso desde Pampa del Infierno -a 250 km. de Resistencia, Chaco-, a Buenos Aires. Vivió en pensiones y se ganó la vida trabajando como “empanada viviente” en los semáforos, camarera, recepcionista, promotora y actriz under. Ahora se prepara para encarnar a “la mala” en la próxima novela de Andrea del Boca que irá por la TV Pública en horario central. También espera los estrenos de los films “Cuatro de copas” y “Cuando te vuelva a ver”, en las que participó, y de la coproducción española mexicana “Espejos en el agua”, que confía la proyecte al mercado latino.

En su haber de remadora, queda la anécdota de cuando fue a hacer temporada en Pinamar hace años y el productor abandonó imprevistamente el barco.  Decidió que la produciría ella: de día volanteaba y vendía entradas por la playa; de noche, subía al escenario. Hoy tiene el folleto de aquella obra como trofeo en su camarín del teatro donde actúa en “Algunas mujeres a las que les cagué la vida”. Otro de sus logros fue convertir a Alejandro Fantino en su marido, tras una larga relación muy “free”.
Noticias: Siendo tan emprendedora, ¿le pesa que la conozcan como “la mujer de”?
Miriam Lanzoni: Yo estoy feliz de tener mi marido, y como nunca lo utilicé… la gente del medio es la que más lo sabe,  fui a millones de castings y luego me dicen “cómo no me dijiste que eras la mujer de Alejandro”. No, no tengo porqué decirlo. Incluso, me han llamado por ser la mujer de Alejandro y dije que no: soy muy respetuosa de mi trabajo y sé lo que tengo para dar.

Noticias: Hace poco declaró que él era un maestro del sexo oral y dio detalles de su desempeño en la intimidad. ¿Se arrepiente?

Lanzoni: (ríe) No me arrepiento de nada, ni me voy a desdecir, somos una pareja joven. No sé porqué la gente tiene tanto quilombo con eso. A mí no me interesa qué hace el vecino.

Noticias: A juzgar por la repercusión que tuvo el video de Florencia Peña, la suya no parece la actitud de la mayoría, ¿no?

Lanzoni: Yo preferí no mirar el video y no leer al respecto porque es su privacidad.  Lo prohibido no es que te filmes con quien se te de la gana, sino que otro muestre ese video íntimo.
Lanzoni reconoce que durante 15 años vivió una doble vida: atrapada por la bulimia, hacía una puesta en escena con la que convencía a todos (incluso a su marido) de estar feliz y saludable. Interiormente, la dominaba la enfermedad y pasaba del atracón al vómito, del exceso al intento de control. En el 2.010 sintió que no podía seguir viviendo desdoblada, llegó a pensar en suicidarse y comenzó un tratamiento.

Más información en la edición impresa de la revista.

 

Comentarios de ““Hago sólo lo que me dé placer””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *