Sociedad / 16 de Marzo de 2013

Amado & el caso ciccone

Mano a mano de los expertos en Boudou

Los periodistas Federico Mayol y Hugo Alconada Mon discuten sus experiencias en investigar al vice.

La charla se desarrolló después del mediodía del miércoles 13 en uno de los coquetos bares del hotel Hilton, en el barrio porteño de Puerto Madero. Justo enfrente de Madero Center, el complejo donde alquila su departamento el vicepresidente, Amado Boudou, implicado en el caso de la ex Ciccone. Durante casi una hora, Hugo Alconada Mon, abogado y prosecretario de Redacción del diario La Nación, y Federico Mayol, periodista de la sección Política de NOTICIAS, cruzaron opiniones sobre el escándalo de la imprenta y el rol del vice, su futuro político y los pormenores en torno a la investigación del caso. Un verdadero duelo de expertos. El primero es autor del flamante libro “Boudou, Ciccone y la máquina de hacer billetes” –que revela detalles inéditos del caso–, y el segundo de “Amado, la verdadera historia de Boudou” –que hace hincapié en la biografía del vicepresidente–, ambos de Editorial Planeta.

Federico Mayol: Estamos de acuerdo en cómo empezó la trama de Ciccone. En un principio fue un plan pergeñado por el ex presidente Néstor Kirchner del que después se apropió el vicepresidente y terminó en lo que es público. Pero, ¿cuál era el verdadero negocio detrás de la apropiación de Ciccone? Ese es el interrogante que se plantea. ¿Lo sabemos?

Hugo Alconada Mon: No. Kirchner veía a Boldt como una empresa rival, una empresa a la que el propio Gobierno le estaba dando contratos…

Mayol: Una empresa vinculada al duhaldismo, según el propio
Gobierno.

Alconada Mon: Por eso. Le daban contratos del Gobierno nacional y después, con los dividendos que eso generaba, se financiaban las campañas de Eduardo Duhalde y de Daniel Scioli, por lo que Kirchner sentía que le estaba dando de comer a Lucifer y a Satanás. La idea del kirchnerismo era: “Resucitemos a una empresa que puede rivalizar con Boldt, con gente amiga, le sacamos los contratos a Boldt, la dejamos a un costado, fastidiamos a Duhalde y a Scioli y queda todo en familia”. Esa idea madre de repente se empezó a complicar, y cuando Néstor Kirchner se murió…

Mayol: Se desmadra con la llegada de Boudou.

Alconada Mon: Y sus acólitos.

Mayol: Uno de los objetivos, además de la impresión de billetes, era apuntar a otro negocio: sustituir la importación del papel moneda con el que se confeccionan los billetes. No solo confeccionarlos acá sino fabricar el papel en el país, que se importa generalmente de Brasil. Fabricar los billetes y además aportar la materia prima.

Alconada Mon: He escuchado eso y me han pasado datos sobre el papel, y también la idea era quedarse con la representación local de la empresa que se encarga de la tinta, que es una tinta muy específica. Entonces, si vos tenés la máquina, la tinta y el papel, ¿quién te para? Por ejemplo, Uruguay no tiene eso. Se puede proveer de servicios a toda América. Es un negocio fabuloso.

Mayol: ¿Con qué te encontraste a lo largo de la investigación en tus reiterados viajes a Mar del Plata, ciudad donde se crió Boudou? Sus compañeros de la infancia, del colegio, de rugby, de la noche marplatense, ¿que impresión tienen del amigo vicepresidente? Mi experiencia al respecto fue bastante particular. En casi todos los casos, la mayoría de las fuentes que entrevisté para el libro, los amigos de la infancia que hoy siguen de cerca al vicepresidente pero que están ajenos a sus sociedades o a la gestión, están orgullosos de que uno de los suyos, como dicen ellos, haya llegado tan lejos. Pero a su vez no pueden creer las cosas por las que se lo investiga a Boudou, y todos los pasos que dio para llegar hasta ahí.

Alconada Mon: Yo me encontré con personas que no pueden creer que él haya llegado tan lejos, y personas que lo que remarcan es que es muy carismático, que es muy amigo de sus amigos, muy entrador y que al mismo tiempo es un Peter Pan, un tipo que siempre va a ser un adolescente.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1890 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *