Sociedad / 12 de Agosto de 2013

FERNANDO CARRERA

“Me genera miedo volver a estar preso, prefiero que me maten”

El protagonista de la Masacre de Pompeya habló sobre la posibilidad de volver a la cárcel. El impacto de “El Rati Horror Show” en su vida.

Por

Esta nota fue publicada en la edición 1911 de NOTICIAS, antes de que se conociera el fallo de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal. A partir de la próxima semana, la revista lanza una edición de cine político argentino. La primera película que vendrá de regalo será “El Rati Horror Show”, de Enrique Piñeyro, inspirada en el caso que involucró a Fernando Carrera.

“Andá a contarle a Garré, puto”. No había lugar para sutilezas. El mensaje, incluido en un pequeño féretro que llevaba la sigla “QEPD”, venía acompañado de algo todavía más elocuente: una bomba molotov. Y su destinatario era uno solo, Fernando Ariel Carrera, condenado a 30 años de cárcel por el triple homicidio que fue la masacre de Pompeya en el 2007 y liberado del penal de Marcos Paz el año pasado por un fallo insólito de la Corte Suprema. En la mañana del 25 de enero de este año, aniversario del hecho, Carrera vio el paquete y el humo de la bomba deslizarse por la puerta de su casa en San Miguel. Ni siquiera sospechó de los familiares de las víctimas. La mención de la ex ministra de Seguridad no era casual: Carrera, casado con Guadalupe Maidana, padre de tres hijos, había conseguido trabajo en el Ministerio, el apoyo de Garré fue claro en la revisión de su caso. El único responsable posible en su cabeza era lo que él concibió como su peor enemigo: el ala más oscura de la Policía Federal.

Según su relato sobre el día fatal, Carrera fue baleado ocho veces por policías a bordo de su Peugeot 205, confundido con un ladrón en fuga. Herido, inconsciente, arrolló a tres transeúntes y los mató. Su caso fue un emblema. Y “El Rati Horror Show” –la primera de las tres películas de Enrique Piñeyro que acompañarán la edición de NOTICIAS desde la semana próxima– narró la historia: los avatares de un hombre aparentemente inocente, en una causa contaminada por una policía siniestra, con graves sospechas de testigos y escenas manufacturadas para un Poder Judicial que compró esa versión y condenó con dureza. Garré misma hasta había criticado con un informe “el mal desempeño” de la fuerza policial en el caso. Piñeyro, a través de testimonios, reconstrucciones y análisis, formó una pieza de cine crítico que se filtró hacia la realidad misma. En junio del 2012, dos años después de conocido el documental, Carrera salió en libertad después de siete años preso: la Corte, con las firmas de los jueces Fayt, Lorenzetti, Zaffaroni y Maqueda, anuló la condena afirmando que el tribunal de Casación que se encargó de condenar a Carrera “no trató de modo suficiente y acabado los argumentos planteados por la defensa”.

Pero la Corte misma, validando la tesis de una Justicia unilateral, no fue suficiente. El atentado y el miedo obligaron a Carrera y a su familia a dejar su casa. Hoy, vive de incógnito en un punto del país que prefiere mantener en secreto. No quiere que se conozca su cara actual. Mantiene el contacto con Piñeyro, todavía. Carrera eligió desvanecerse, la estrella de una historia terrible, y de un documental que cambió su suerte.

Noticias: No le quedaban demasiadas opciones tras el atentado.

Fernando Carrera: Fue como revivir todo otra vez, revivir los temores. Parecía que todo se había calmado con mi liberación, pero con mi mujer y mis nenes, tomamos la decisión de irnos. Nunca responsabilicé a los familiares de las víctimas. El miedo se hizo sentir. Ahora estamos proyectando armar un emprendimiento comercial. Busco a mis chicos en el colegio, intento recuperar ese ritmo. La gente por suerte no me reconoce. No doy coordenadas de dónde estoy, tampoco uso un alias por suerte, tengo un nombre muy común.

Noticias: ¿Cuán instrumental fue el documental para su liberación?

Carrera: Creo que fue fundamental, sin el documental seguiría estando preso. La causa estaba en sentencia firme, nunca hubiera llegado el voto de la Corte, ni siquiera hubiese empezado a tratarlo, cuatro años tardaron. Hice veinte días de huelga de hambre antes del fallo. Enrique fue a hablar conmigo a Marcos Paz para conocerme, no quería poner testimonios míos al principio. A mí me parecía increíble. Había visto sus películas, sabía que era un tipo grosso, no era cualquier cineasta. Desde la cárcel todo toma otra dimensión, la información te llega por partes. Nunca lo creí posible.

Noticias: Los familiares de las víctimas no lo perdonan.

Carrera: Están enojados conmigo, los entiendo. Sus familiares murieron bajo las ruedas de mi auto, pero iba por inercia de la acelerada que le había dado, no por mí. No pude hablar con ellos. Es muy comprensible su postura. Son victimas de una tragedia en el 2005, en 2007 la justicia les trae un culpable y lo condena a 30 años. Esa gente vive con esa idea, hasta que cinco años más tarde llega el fallo de la Corte. Se quedaron con la primera versión.

Noticias: ¿Preferiría ser un fantasma?

Carrera: Es que nunca nadie me puteó, nadie me dijo “qué suerte que tuviste hijo de puta”. La gente siempre me apoyó. El documental tuvo eso: la suficiente efectividad para mostrar cómo se había armado todo. Si hubiese salido a la calle sin el apoyo del documental, nadie me creería, aún absuelto.

Tumba caliente. Carrera afirma: “En la cárcel nadie la va de inocente. Para afuera sí, para adentro no. Pero yo lo manifestaba. El apoyo del resto de los presos siempre fue importante. Es feísimo estar en la cárcel para quién hizo algo. Imaginate si no es el caso. La cárcel es un momento de mierda en sí mismo”. Hay un riesgo: Carrera puede volver a estar preso, aún después del fallo de la Corte. Federico Ravina, su abogado, admite: “Hay gente en el Gobierno que nos ayuda. Y gente que nos quiere hundir, aun terminado el partido”. Según Ravani, la Justicia, con la jueza Liliana Catucci, a cargo de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, planea revisar el fallo. NOTICIAS se comunicó con la magistrada, que se excusó de responder, a través de un colaborador.

Noticias: Esto no termina.

Carrera: El partido no terminó, a lo sumo empatamos sobre la hora y fuimos al alargue. Algún juez debería tomar cartas en el asunto, procesar a la policía. Pero me genera miedo volver a estar preso. Si tengo que elegir entre que me metan ocho tiros de nuevo y volver a la cárcel, prefiero que me maten. No sé lo que es estar muerto, pero sé lo que es estar preso.

 

 

5 comentarios de ““Me genera miedo volver a estar preso, prefiero que me maten””

  1. El trabajo a codigo de los empleados del Judicial de la Provincia de Cordoba segun sus voceros consitia en lo estudiar mas los expedientes y hacer los proyectos de sentencia para los jueces que son lo que cobran teoricamente por hacerlo. No creo que en este caso haya una excepcion.Gran obra la de Piñeyro

  2. Tristísimo!!!! pensamos que con su liberación terminaba la pesadilla…pero no fue así!!!! que Dios, fuente de toda razón y justicia le cobije y ampare…pues vemos que la justicia de los hombres le está dando la espalda. YO LE CREO y REZARÉ POR ÉL Y SU FLIA..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *