Arte / 5 de diciembre de 2013

arte

Los ríos del arte

“Confluencias. Neuquén contemporáneo”, MNBA Neuquén, Fundación Osde, Sala Saracco. Bodegas NQN y Schroeder.

Por

Convivir. Como las aguas y regiones, las obras de Amalia Pica y las hermanas Otaño buscan coexistir.

El logrado encuentro multidisciplinario “Confluencias. Neuquén contemporáneo”, curado por Ana María Battistozzi y Matilde Marín, celebra la producción artística de la región del Valle y Neuquén. La convergencia de los ríos Limay y Neuquén resulta en el río Negro, límite natural entre las provincias de Neuquén y Río Negro, unidas por miles de personas que trajinan entre las ciudades de Neuquén y Cipolletti. En ese sentido, Suyai y Malen Otaño del Colectivo Confluencia (Fundación Osde) trabajan “con la premisa de que cada uno convive con dos opuestos en conflicto, sin posibilidad de separación ni habitar individualmente, lo único posible es coexistir”.

Colectivo-Confluencia-

Áspera y rica, en Neuquén los primeros piquetes contemporáneos fueron en los ‘90 como protesta contra los despidos de trabajadores de la privatizada YPF, en Cutral-Có. Allí en 1997, Teresa Rodríguez murió por una bala policial, cuando cruzó una manifestación de maestros que protestaban por recortes salariales. Para impedir un corte de ruta, también la policía mató a quemarropa al docente y activista sindical Carlos Fuentealba en el 2007.
La ciudad de Neuquén alberga al Museo Nacional de Bellas Artes, única sede de esta institución fuera de Buenos Aires. Inaugurado en el 2004 con motivo de los festejos del Centenario de la Ciudad, los antecedentes del MNBA se remontan al 2000 cuando comenzó a funcionar en un sitio provisorio, con una muestra de Julio Le Parc. El actual edificio, proyectado por Mario Roberto Álvarez, es un gran bloque gris construido para enfrentar las inclemencias climáticas aunque adentro domina la luz natural. Dirigido por Oscar Smoljan, se financia con dineros de la capital neuquina y exhibe patrimonio nacional y propio, como las espléndidas obras de Luis Tomasello, Raúl Lozza y León Ferrari. Abierto a la comunidad, posee carácter de verdadero centro cultural sumando música, artes escénicas, y más.

Amalia-Pica

Iniciativa de Municipalidad y MNBA Neuquén, “Confluencias. Neuquén contemporáneo” tiene como sede principal al Museo, pero también a Osde, Sala Saracco y el espacio público. En el Paseo de la Costa a orillas del Limay se encuentran los poéticos trabajos de Laura Mozzi/Graciela Altieri y la pieza de Land Art del Colectivo Ramal 6 con “custodios del río”. Las bodegas Fin del Mundo y Schroeder –aquí Pilar Gerónimo exhibe “Los libros de la manzana”– completan la exhibición de los 44 proyectos seleccionados por las curadoras, que incluso acompañaron el proceso de producción de las piezas exhibidas.

El mural fotográfico “Disculpe la metáfora (retorno)” de Amalia Pica, retratada de espaldas con megáfono en mano, explora “la dimensión romántica del deseo de participación cívica”; de proyección internacional la artista tendrá individual en MNBA y en galería Ignacio Liprandi. Cerca, la instalación participativa “Jardín Cen”, de Silvia Arnaldo, juega con las palabras Zen y Cenizas; paciencia tuvieron los pobladores de Villa la Angostura tras la lluvia de ceniza producida con la erupción del Peyehue, 2011.
Raro, mientras muchos artistas convergen en mostrar su alarma por modificaciones de la naturaleza que traen nuevas poblaciones y desarrollos comerciales, no hay un solo comentario por la desaparición del ferrocarril; tampoco en el antiguo galpón de cargas, hoy sala Emilio Saraco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *