Cultura / 30 de mayo de 2014

Julia Navarro y la fórmula de un bestseller

Periodista de profesión, la española escribe ficción histórica y es un éxito. El conflicto en Medio Oriente como marco político.

Por

Con más de treinta años de profesión, Navarro es considerada en España como una prestigiosa analista política, aunque ella se defina como periodista.

La última vez que Julia Navarro visitó Buenos Aires se encontró con una Argentina en shock. Corría octubre del 2010 y la atmósfera era electrizante: acababa de morir Néstor Kirchner. Terminada una jornada agotadora de entrevistas, charlas y presentaciones acerca de su nuevo libro, ni lo dudó. Una periodista en momento y lugar indicados no iba a darse ese lujo. Regresó al hotel, se calzó unas cómodas zapatillas, y fue directo a Plaza de Mayo. Algunas cosas nunca cambian.

Ella misma se define como una periodista que escribe novelas y no al revés. Con más de treinta años de profesión, es considerada en España como una prestigiosa analista política. Un tiempo atrás, sin embargo, decidió probar suerte con la ficción. Para su sorpresa, su ópera prima fue un éxito y hoy la periodista-escritora es una de las autoras más exitosas de España.

En esta ocasión, vino a Buenos Aires para presentar su quinta y más reciente novela: “Dispara, yo ya estoy muerto”(Plaza & Janés), que recorre durante más de medio siglo los vaivenes de dos sagas familiares en Medio Oriente, una judía y una musulmana.

NOTICIAS:¿Cuál era su intención al abordar un tema tan delicado como el conflicto palestino-israelí?

Navarro: Yo no escribo novelas de historia sino pequeñas historias en un marco particular. Tampoco quería escribir algo que sirviera para la controversia ni cayera en el maniqueísmo de buenos y malos. Quería hacer una reflexión sobre unos personajes que se encuentran con unas circunstancias determinadas. He tratado de darles voz para que se explicaran. ¿Por qué el libro termina en 1948? Porque sino habría sido un libro distinto y yo no quería hacer un libro político.

NOTICIAS: Usted ha dicho que fue la novela más difícil que le tocó hacer. ¿Por qué?

Navarro: Primero, porque tiene una estrutura complicada, con muchos personajes. Segundo, porque el telón de fondo es un marco sobre el que todo el mundo tiene una opinión. Hay muchos prejucios y se está de un lado o del otro. Entonces era meterme en una historia en la que no sabía cual iba a ser la reacción del lector. Y no lo supe hasta que la novela se publicó. Había logrado dar voz en forma equilibrada a las dos comunidades. Entonces, respiré tranquila.

NOTICIAS: ¿Cuál es el mensaje entonces?

Navarro: Como el hombre tiene una lucha permanente con sus circunstancias. Nadie las elige. Nos las encontramos y con ello tenemos que ir construyendo la vida que queremos vivir. Uno no elige ser judío o palestino, ni nacer en Buenos Aires o Somalía. Y hay mucha diferencia entre una cosa y la otra. Venimos con un “pack” en el que nos meten lugar geográfico, momento histórico, familia y religión.

NOTICIAS: ¿Cuáles son las limitaciones del “pack”?

Navarro: Hay siempre una ansia en el ser humano por ser el guionista de su propio destino. A veces uno no sabe como hacer para escaparse de lo que no le gusta, pero la última palabra la tenemos nosotros.

NOTICIAS: ¿Cuáles fueron sus circunstancias innatas? Usted admitió que soñaba con ser bailarina de ballet…

Navarro: No me puedo quejar, no sería justo. Siempre intento cambiar las pequeñas cosas que no me han gustado. Lo del ballet fue una frustración. Era mi verdadera vocación. No fue posible porque hubiese tenido que ir a estudiar afuera de España y no me dejaron en casa. Pero no fue una circunstancia dramática sino un contratiempo que uno tiene en la vida. Ese sueño que yo tuve que aparcar tampoco me ha hecho desgraciada porque en el periodismo encontré una gran pasión. Pero si pudiera volver atrás, sería bailarina. Aunque seguramente a esta altura ya estaría retirada, ¿no?

MedioOrienteTamañoNoticias

NOTICIAS:¿Cómo ve actualmente el conflicto árabe-israelí?

Navarro: Me desespera la cantidad de sufrimiento que se está provocando por la insensatez de no querer aceptarse los unos a los otros. Y los palestinos en este momento se están llevando la peor parte. La política de (el Primer Ministro israelí Benjamín) Netanyahu me produce escalofríos cada vez que abre un nuevo asentamiento en territorio palestino, porque aleja un poquito más el camino de la paz. Es que están allí viviendo juntos y eso es irreversible. Será difícil, no lo niego, porque ambos tendrán que ceder, pero cuanto antes se pongan de acuerdo será mejor para todos.

NOTICIAS:¿Qué análisis hace del periodismo hoy?

Navarro: Si hablo del de España, al que realmente le conozco las entretelas, lo único que puedo decir es que me preocupa muchísimo su crisis. Se ha decidido colgar todo gratis en la red:periódicos, emisoras de radio, la TV. Cómo vamos a resolver la tensión que existe entre el periodismo y el gratis total es algo que preocupa. Tenemos que llegar a cambiar una cultura a la que hemos malacostumbrado. Ha habido un error por parte de las empresas periodísticas: “la gente se acostumbrará a leer online, y luego un día cobraremos y ya”. No ha pasado. Y eso es muy difícil de cambiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *