Brasil 2014 / 13 de junio de 2014

El Homo Fútbolis

Desde Brasil, el columnista exclusivo de NOTICIAS analiza en qué nos convierten los mundiales. Patriotismo, estupidez y pasión. El poder de la irracionalidad.

Por

HOMO FÚTBOLIS. En qué nos convierte el mundial. Foto: Juan Ferrari. Fotomontaje: Claudio Pignataro.

Cada cuatro años nos creemos un poco más patriotas que de costumbre. Es que llegan los mundiales. Juega Argentina. Y, como no tenemos nada de nada, combatimos la mentira de la inflación con las verdades de Sabella, Bielsa o Basile, según sea el año, siempre múltiplo par. Como en el cotidiano hay que dividirse para escuchar las contradicciones de Víctor Hugo o Lanata, es mejor oír el himno nacional previo a cada partido porque, al menos, lo escribieron y compusieron señores que, por poco conocidos, veneramos. En vez de repasar la lista de países con los que ya no cerramos negocios, vemos cuáles naciones nos toca enfrentar en el grupo de la Primera Fase. Hasta aprendemos un poco de geografía. Todo sea por la patria que nada nos da y a la que tanto le debemos.

Es un ciclo cuatrienal, como los años bisiestos, pero aquí no se cambia el calendario, aquí se modifica el humor nacional y general. Conseguimos olvidar por un momento la involución moral de Boudou o Hebe de Bonafini para seguir la evolución muscular de Gago, ver si califica o no en la lista de 23 que se transforma en algo así como los Diez Mandamientos: tanto que merece un acto público y político, de lamentable marketing partidista. Cambiamos figuritas en el álbum patrio: despegamos las repetidísimas de Capitanich y Moyano para colocar en sus lugares al yerno de Maradona, al Kun Agüero, y al eterno Mascherano; sobre la ya arrugada ‘figu’ de José Pedraza pegamos la de Ángel Di María y cambiamos dos por una (Lilita y De la Sota por el tatuado Lavezzi que empieza a resultarnos divertido).

El pronóstico de un patriota en época de Copa es arrancar goleando 4 a 0 a Bosnia y Herzegovina, clasificar invictos para Octavos y derrotar a Brasil en la Final por dos o tres a cero. Solo eso nos purifica de un día a día tan cargado de malas noticias y de aumentos que hace de la vida de Rial un entretenido reality-show y convierte a Tinelli en enviado azulgrana del Papa Francisco. Humanamente es terrible ese auto-lavaje cerebral que nos hacemos, pero argentinamente hablando es formidable, porque si no se es un poco estúpido es imposible ser feliz en esta tierra generosa, “país de buena gente y de fútbol para todos”. Por un mes hay que mudar el chip y olvidarse del cambio blue para discutir los cambios de Sabella: ¿Federico Fernández por Demichelis? ¿Basanta por Campagnaro?…

El planeta entero palpita las Copas de la FIFA como ningún otro espectáculo; ni siquiera los fantásticos y más democráticos Juegos Olímpicos consiguen desplazar a los Mundiales de su alta popularidad. Usain Bolt no supera la fama de Messi ni Michael Phelps eclipsa la de Cristiano Ronaldo. El fútbol tiene algo especial que lo corona en cualquier reino. Todas las naciones, especialmente las treinta y dos clasificadas, viven la Copa entre copas que apagan sinsabores o festejan victorias. Sí. Pero algunos más extremamente que otros. Y la Argentina, dígase sin eufemismos, los vive más locamente que nadie. Casi insanamente. O sí, enfermizamente, asumámoslo.

“¡Vamos Argentina todavía! ¡Vamos que el Papa es nuestro y Messi también: chupate esa Brasil!… ¡Somos los campeones! ¿Cómo me dijiste que se llama nuestro número tres? ¿Neandertal?”

¡Argentinos hasta la muerte!

(*) El autor es director de Perfil Brasil y columnista durante el mundial para NOTICIAS. Acaba de presentar su nuevo libro, “Glorias robadas” (Ed. Figurati), en el que investiga la vinculación entre la política y la dictaduras en los distintos mundiales. También publicó “Archivo (sin) Final), publicado en mayo por Ediciones del Empedrado, con historias y anécdotas de los mundiales desde 1930 a la actualidad.

Lee la nota completa en REVISTA NOTICIAS. Encontrála en los principales quioscos del país, o suscribite online y recibíla en PDF.

 

 

23 comentarios de “El Homo Fútbolis”

  1. Si a vos te gusta el football , lo tuyo es entendible. Pero decime si es estupidez, adoctrinamiento, contagio o que cosa las minas que se hacen las peloteras por 20 dias cada cuatro años. 10 juntos hacen una masa y la masa no analiza, actua como tal. Perigoso.

  2. El periodista refleja lo que pensamos muchos. A mi no me puede convencer nadie que 22 muchachones multimillonarios me representan por hacer su más que bien rentado digamosle trabajo. Sos un troglodita Isaias.

  3. Todo sirve para tapar las cosas sucias.
    Las propagandas subestimándonos, son insoportables.
    En el Chaco, el canal local puso un programa especial del mundial desinformando de la inundación que se nos vino encima. Una vergüenza!
    Todo este gobierno es una vergüenza -te gusta “”moderador””-.

  4. Comparto con L Abud, no es necesario que este buen señor nos advierta de los problemas que vivimos a diario…no subestimen y eso que a mi no me gusta el furbol. Pero sucede exactamente lo mismo en todos los mundiales -y seguira sucediendo- sea cual fuere el gobierno de turno.

  5. viejo, no sabes un carajo de la vida. El futbol es un sentimiento puro, es amor, la pelota es nuestra novia, nuestra mama, imaginate el resto. Nuestra religion catolica es la religion del amor, y no debe ser la unica ya que hay un solo Dios, pero claro vos vas por la vida resolviendo un problemita a la vez … asi nos va.

    1. El fútbol te va a dar de comer ,cásate con la pelota.Que amor va a dar el fútbol,por favor,que mente de mono.
      Si el cerebro solo da para ser feliz con fútbol ,pobrecitos

  6. Pensar que por ver unos partidos ,no somos capaces de ver los problemas reales de la sociedad o las sucias manipulaciones de su editorial;es subestimar al igual que los políticos el razonamiento de la gente

    1. ayy che no està mala la nota! dejense de joder con que ahora tooodos somos politòlogos!! es cierto: èste mes seremos 35millones (porque los otros argentinos por alguna razòn no alcanzaràn al Mundial) siguiendo esta banalidad…. seamos sensatos alguna vez CON NOSOTROS MISMOS!!!!

  7. alguien se dio cuenta como el idolo mas grande del futbol, exhibe la foto de solo dos de sus hijos y su nieto, ante los ojos del mundo entero, eso no es una manera de discriminacion, de decir que hay hijos de primera y de segunda categoria, por favor, o pone todas las fotos de todos sus hijos o no pone ninguna, y pensar que ese gesto de soberbia y machismo recalcitrante lo hace ante los ojos del mundo entero, y como representante de nuestro querido pais, la argentina, algun deberia ponerle un limite a este señor, no creo que la presidenta de brasil le permitiria a un jugador andar especulando con la imagen de menores de edad, y para peor de todo, en una programa de la television oficial, actitud digna de repudiar, de soberbio, de mala persona, de poco hombre

  8. el futbol no tapa la inseguridad,la inflacion,para mi no es gloria si no como bien,si aca en la calle Almeyra de Lanus no tenemos cloacas,la calle que desemboca en el cementerio,la corrupcion,que sergio y jorge son el mismo tipo qu escribe con distinto nombre para insultar,mi vecina anciana que la internaron y cuando volvio encontro la casa ocupada por unos extranjeros,tenemos otras cosas porque preocuparnos.

  9. si esta encontra de los mundiales, para que va hacer de columnista, es contradictorio a lo antes expuesto.Me parece que con la plata el mono baila

  10. Como puede ser que un empleado , aun jerarquico , figure como columnista exclusivo? ajajajaj no jodan , el mundial es la gloria, y si llegamos a ganarlo tendremos unos dias de alegria en este bodrio de pais. Y ponganlo a Agustino de Director de una vez por todas, al menos va a sumar el intelecto que hoy por hoy tanta falta les hace en Perfil

  11. che, ¿ es verdad que Fontevecchia es el nuevo testaferro de Magnetto? ¿o Fontevecchia quiere llegar a ser como Magnetto?

  12. JAJAJAJAJA¡¡¡¡¡ PENSAR QUE ESTA REVISTA DE MIERDhA CUESTA 32 MANGOS. SIEMPRE SACAN EL MISMO INFORME PARA LOS MUNDIALES. NO SOPORTAN 1 MES CADA 4 AÑOS-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *