Cine / 29 de junio de 2015

Intensa-mente

(EE.UU., 2015, 86′) Comedia. Dirección: Peter Docter. Voces en el original de Amy Poehler, Mindy Kaling, Bill Hader. Apta para todo público.

Por

★★ Alguna vez iba a pasar: Pixar realizó una película mala. Es cierto que las Cars –en especial la segunda– no son demasiado brillantes, pero al menos tratan de divertir en lugar de dejar una enseñanza grabada a fuego. El asunto de la moraleja siempre fue lo que menos importó en Pixar hasta ahora: Intensa-Mente es una gran moraleja explicada una y otra vez. Cuenta la crisis de una nena de once años que se muda del campo a la ciudad desde el punto de vista de sus emociones básicas, personificadas por cinco seres que viven en su cerebro y que constituyen su mente. Dejemos de lado las neurociencias porque, si bien aparecen términos de esa disciplina salpicados por ahí, es lo de menos: la idea es que crecer es duro y que la felicidad de la infancia alguna vez se topa con la tristeza. Sí, puro perogrullo. También que madurar implica que las emociones no sean puras y que un recuerdo pueda ser al mismo tiempo alegre y triste. En fin, esas cosas que todos sabemos la película trata de ponerlas en la pantalla como aventuras. Pero resulta que todo es pura alegoría: la protagonista, por ejemplo, no corre, ningún peligro. En el peor de los casos, se amargará y en algún momento se estabilizará. El problema de la alegoría es ese: sabemos que la “aventura” que se nos muestra no es tal, y lo sabemos todo el tiempo. Por eso es que el film aburre. ¿Ratatouille, Toy Story, Los Increíbles, Monsters Inc.? Borrados de la memoria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *