Showbiz / 19 de octubre de 2015

Peppa Pig llega a la calle Corrientes

El productor británico Richard Lewis cuenta cómo convertir un éxito televisivo infantil en un producto que funcione sobre las tablas.

Por

A veces el éxito radica en la sencillez. Al menos ese principio funcionó muy bien para el famoso productor teatral Richard Lewis, creador de exitosísimos shows para niños adaptados de las series animadas de televisión. Hello Kitty, Lazy Town y Peppa Pig son algunas de las marcas registradas que Lewis hizo brillar en las tablas a nivel mundial. En estos días, el teatro Opera Allianz de la calle Corrientes es el escenario elegido por Limelight Group para presentar el espectáculo como parte de una gira por Latinoamérica.
Ojo, sencillo no es sinónimo de fácil. Al contrario. Este tipo de obras están pensadas para niños de preescolar, que recién empiezan a tomar contacto con el mundo y necesitan estímulos constantemente. “Cada 15 o 20 segundos debe aparecer algo nuevo en el escenario, por más subliminal que sea: un efecto de sonido, un silbido, un nuevo personaje. Si perdés la atención del niño, no la recuperás más”, asegura Lewis. Para el productor, los niños de 2, 3, 4, 5 años de hoy no son distintos de los de hace 20 o 50 años atrás. Ellos buscan lo mismo: un mundo seguro, amigable, en el que se sientan incluidos e identificados. Por eso una de las diferencias más importantes de la obra teatral con respecto a la tevé es que los actores interactúan con el público. Les hablan e incluso los hacen participar sobre el escenario.
Si bien el guión y los personajes aparentan ser básicos y rudimentarios, cada puesta en escena toma entre 18 meses y dos años de preparación, trabajo que se hace en conjunto con los creadores originales de las series. En el caso de Peppa Pig, se trata de Neville Astley y Mark Baker, creadores también de “El pequeño reino de Ben y Holly”, otra obra llevada a las tablas por Richard Lewis.
El origen. Con su inglés británico y una parsimonia envidiable, Richard atiende el teléfono desde su oficina de la productora londinense –Limelight Entertainment Productions– que él mismo creó 19 años atrás. No suele tener baches libres en su agenda, pero la breve entrevista alcanza para entender el motivo de su éxito: el hombre es un fuera de serie.
Se formó en el Bretton Hall de Yorkshire, donde estudió profesorado de artes dramáticas. Trabajó como actor, docente y representante comercial contratado y freelance. Recién en 1996 pudo cumplir su sueño de crear la firma propia, Limelight Entertainments Lta., especializada en producir merchandising para la industria teatral. Tres años más tarde, Richard amplió el ratio de acción lanzando Limelight Entertainments Productions, que comenzaría a montar sus propios shows teatrales asociándose con productores televisivos de series infantiles exitosas. La fusión de ambas compañías dio origen a Limelight Group, un referente de la industria inglesa en el rubro teatral infantil.
El equipo es pequeño. Son tres socios: Richard Lewis (director), Martin Ronan (productor ejecutivo) y Jane Dempsey (directora de Operaciones), que trabajan con un grupo de seis personas estables. El resto se va contratando según las necesidades de cada show. Hasta el momento ya han producido nueve espectáculos que presentaron en Inglaterra, Australia, España, Italia, Norteamérica y varios países latinoamericanos. No hubo un lugar en el que no rompiera la taquilla. “Muchos productores se preocupan por el tema del choque de culturas entre el lugar de creación del personaje y el lugar en que se presenta la obra. Pero una vez que pasan la experiencia se dan cuenta de que el espectáculo trasciende el idioma y las culturas. El público tiene una cosa en común: son niños y la clave está en captar la esencia del mundo que comparten”, asegura Lewis.
Noticias: ¿Qué es lo primero a tener en cuenta al convertir una serie televisiva en obra de teatro?
Richard Lewis: Lo más importante a tener en cuenta es que ningún chico de la sala fue al teatro para ver a Richard Lewis, sólo está interesado en el personaje y quieren verlo tal cual lo ven en la televisión. Entonces, mi trabajo es lograr que sientan eso. El personaje tiene que sonar, actuar y verse igual a Peppa: la música, los colores, la ambientación es fundamental. La comunidad que creamos en el escenario debe sentirse como Peppa, los trajes, las marionetas. Se trata de recrear un mundo que los niños van a reconocer, ellos deben sentir que el mundo de Peppa es real y está sobre el escenario. Entonces, las dos cosas fundamentales a tener en cuenta son: que la obra en su conjunto sea auténtica y que sea dinámica.
Noticias: ¿Por qué teatro para niños?
Lewis: Yo no elegí hacer shows para niños, es como que el género me eligió a mí. Tuve mucha suerte de trabajar con buenas marcas, consolidadas. Pero eso también conlleva una responsabilidad muy grande porque los espectadores son mayoritariamente niños de preescolar, a quienes tenés que atrapar, incentivar la imaginación. Si el show es malo vas a destrozar al personaje televisivo y teatral. Pero si das un buen show, los niños querrán repetir la experiencia y podrás darles mucho más teatro en el futuro. Estás creando audiencia teatral. Es un trabajo muy valioso.
Noticias: Siempre trabajó con personajes ya creados que salieron de la televisión ¿Por qué no inventar uno de cero?
Lewis: Los shows en vivo no ayudan a crear marcas nuevas, sólo funcionan como un buen soporte una vez que el personaje ya está consolidado. Ya he aprendido los costos de poner en escena un show fallido.
Noticias: ¿Usted se acercó a los productores de Peppa Pig o ellos acudieron a su firma?
Lewis: Cuando hace 5 o 6 años, el personaje se empezó a convertir en una marca importante, nosotros fuimos y le planteamos la posibilidad de llevar el personaje al teatro. A ellos les interesó. Vinieron a ver otros shows que ya habíamos adaptado y les gustaron mucho. Ahí empezamos a trabajar juntos. El primer show de Peppa Pig fue en 2009 y después hicimos uno nuevo cada dos años.
Noticias: ¿Qué ventajas tiene el teatro por sobre la televisión?
Lewis: Lo genial que tiene el teatro es que podés tener a tu hijo viendo el mismo show al lado de cientos de otros niños que comparten la misma experiencia al mismo tiempo. Hemos tenido entre 500 y 2.000 niños en la misma sala todos en silencio hipnotizados con la obra, el sueño de toda maestra.
Los personajes. Desde su creación, Richard Lewis adaptó nueve obras de teatro: Hello Kity, Ben and Holly’s Little Kingdom, Octonatus and the Deep Sea Volcano Adventure, Peppa Pig’s Big Splash!, Peppa Pig’s Treasure Hunt, Peppa Pig’s Party, Lazy Town Live! The Pirate Adventure y Lazy Town Live.
Este es el tercer show de Peppa Pig que el productor llevó al teatro, aunque ya está en la etapa de ensayos de su cuarto espectáculo: “Peppa Pig`s Surprise”.
El primer tour de Peppa, “Peppa Pig’s Party”, fue uno de los shows más exitosos en el Reino Unido durante todo 2010 y 2011. Superó las 650 puestas en escena recaudando 5,4 millones de libras esterlinas. Aunque las mejores ganancias las deja la venta de merchandising –remeras, peluches, libros, dvd– que recaudó 200 millones de libras esterlinas sólo en 2010. Desde entonces, ya se hicieron dos tours más dentro y fuera de Inglaterra. Dentro de poco se lanzará la cuarta adaptación, que ya está en etapa de ensayos y se presentará primero en Inglaterra. Todos éxitos de taquilla que no bajan del 80% de la venta de entradas.
Definitivamente, el personaje de Peppa ha cautivado a este productor. “El show de Peppa es ideal porque conserva todos los elementos puros de la niñez y mi idea es poder reflejar esa seguridad, esa simpleza en cada espectáculo, en la granja, en los personajes, en los colores pasteles, en los sonidos”, cuenta Lewis.
La serie televisiva es furor en nuestro país. De hecho, fueron los mismos productores argentinos los que le propusieron a Limelight Group traer el show a suelo nacional. En total van a ser 7 funciones entre el 9 y el 12 de octubre en el Teatro porteño Allianz de la calle Corrientes. Luego, la obra completará un tour por la región. “Peppa se hizo muy famosa en Latinoamérica. Sabemos que hay niños esperando ver un show de ella”, dice Richard.
La serie televisiva comenzó a pasarse en 2006 en el canal Boomerang y en el 2013, se emitió nuevamente por el canal Discovery Kids. La protagonista es Peppa, una cerdita de rasgos antropomórficos que tiene 5 años, le gusta saltar en los charcos embarrados y ser mandona con sus amigos. Vive con su hermanito George y sus padres: Mamá (Mummy) Pig y Papá (Daddy) Pig.
La serie tiene como escenario principal la casa de Peppa, una granja donde ocurren casi todas las tramas de los episodios. Es un dibujito animado que intenta cumplir un rol, educativo en los niños de edad preescolar y cuenta con muchos personajes que van apareciendo en cada episodio. Todos tienen nombres de animales u hortalizas. Algunos de los más importantes son Rebeca Rabbit, Danny Dog, Susy Sheep, Emily Elephant, Joy Kangaroo, Polly Parrot, Señor Papa, Señora Zanahoria, Arándano Dulce y Pequeña Col.
Para Lewis, el éxito de la serie radica en su simpleza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *