Sociedad / 25 de Diciembre de 2015

Pampita & Vicuña: Celos, locura y violencia

Cuando la infidelidad desborda. Opinan los especialistas sobre este culebrón psi.

Por

FILMACIONES. “Pampita” dio a conocer videos íntimos para respaldar su versión de que estaban dándole una segunda oportunidad a la pareja con Vicuña. Él lo niega.

No es una película aunque contiene todos los condimentos para ser una historia taquillera de la pantalla grande: amor, celos, locura y violencia. Y, como si fuera poco, sucedió en un set de filmación. Carolina “Pampita” Ardohain, Benjamín Vicuña y Eugenia “China” Suárez son los protagonistas de un triángulo amoroso en el que las peleas dejaron de suceder en la intimidad y pasaron de lleno a la escena pública.
A pesar de haber celebrado diez años de amor en junio con una gala en La Mansión del Four Season, la pareja no llegó a fin de año y se confirmó la separación. Esta no es la primera vez que se habla de una infidelidad de Vicuña ni de los celos extremos de “Pampita”, sin embargo nunca antes habían sido tan públicos como ahora.
La modelo fue al set de filmación del “Hilo rojo”, la película que protagoniza su ex pareja con la “China” Suárez, y, según ella, los encontró teniendo sexo en el motorhome. A pesar de que esta escena fue desmentida por la actriz, la modelo afirmó que vio “lo peor que puede ver una mujer” y que eso fue lo que desató su furia. Dicen que le fisuró dos costillas a Vicuña y que trató de ahorcar a la “China” Suárez. Tal fue el desborde de “Pampita” que, a pesar de haber construido una imagen basada en el cuidado de la intimidad de su familia, hizo públicas imágenes de las cámaras de seguridad de su casa en las que se la ve abrazada a Vicuña. Su objetivo era demostrar que su relación seguía en pie y que el encuentro del actor con la “China” fue una más de las tantas infidelidades de las que ella dijo haber sido víctima.
“Los celos aparecen cuando una relación se triangula, ya sea de manera real o fantaseada”, explica la psiquiatra Graciela Moreschi, autora del libro “¿Por qué estoy contigo?”. “Hay un celo que se podría llamar natural, que tiene que ver con la posibilidad de pérdida del otro. Uno debe saber que el otro no es incondicional y eso está bien porque provoca el deseo –explica la especialista–. Pero también es cierto que las parejas se basan en la confianza sobre todo en las parejas establecidas. Aquí lo patológico no son los celos sino la infidelidad reiterada”.
A dos voces. Según la versión que hizo pública la modelo, con su pareja estaban atravesando una fuerte crisis pero hacían un gran esfuerzo por recuperar el vínculo. De hecho, habían comenzado terapia juntos luego de que en octubre salieron a la luz audios privados en los que se los escuchaba discutir a los gritos, mientras “Pampita” acusaba a Vicuña de haberla engañado en un auto: “Ya perdí la cuenta de cuántas amantes tenés”, fue una de las frases más fuertes.
En aquel momento “Pampita” se había llamado al silencio. Sin embargo, esta vez no tuvo pudor a la hora de revelar detalles: no sólo habló del tema en el programa de televisión con más audiencia (durante esta semana fue jurado de “Bailando por un Sueño” en “ShowMatch”), sino que salió al cruce de la tercera en discordia. “Mirá la familia que destruiste”, fue el mensaje que publicó en Twitter y en el que arrobó a la “China”.
La psicoanalista Laura Sabatini explica: “Desde afuera es fácil notar que esta relación siempre estuvo caracterizada por el apego. En estas historias, las partes están pegadas y cuando uno de los dos se retira, el otro lo vive como un abandono. En parejas simbióticas, en las que se busca el ideal de fusión de los dos, la separación siempre es traumática”.
La especialista agrega que no es de sorprender que ahora la modelo tenga reacciones “que parecen completamente irracionales”: “Es difícil de entender por qué ellos hacen lo que hacen. Los acuerdos y pactos sobre los que se constituye cada relación son de la pareja y remiten a sus propias historias. En situaciones de este tipo, la mujer se ve desbordada con lo que sucede y hace cosas que jamás hubiera hecho. Y el hombre hace cosas para enloquecerla. Sin dudas, hay maneras más sanas de resolver esto”.
Moreschi, por su parte, utiliza una palabra para dar sentido a las acciones de “Pampita”: desesperación. “Que alguien te mienta permanentemente, que te provoque confusión o te haga quedar como una loca, te genera un enorme sentimiento de desesperación”, dice.
En medio del escándalo, Vicuña prefirió el silencio y sólo hizo una breve declaración pública en la que subrayó que hace varios meses está separado y que la terapia de pareja que realizan sólo es para que sus hijos lleven lo mejor posible la separación. De su affaire con la coprotagonista del film, no dijo absolutamente nada.
La que sí dio la cara fue la “China”, que el miércoles 16 apareció en televisión para contar su verdad acerca de lo sucedido en el motorhome. Según la actriz, la modelo llegó al set de filmación hecha una furia y entró al vehículo a los gritos. Ella desmintió haber estado teniendo sexo con su compañero de trabajo y aseguró que estaban junto a varias personas más que observaron perplejos la escena.
Pero la historia que contó la “China” fue más allá. Dijo que sabía que la pareja había terminado hacía seis meses y que la modelo la agredió física y verbalmente. Cuando le preguntaron sobre los golpes a Vicuña, hizo silencio y dio lugar a la versión que indica que “Pampita” le habría fisurado dos costillas a su ex pareja.
Celos que matan. Una u otra versión coinciden en un punto: la relación entre “Pampita” y Vicuña es un círculo vicioso y, mientras más celos siente ella, más celos provoca él. “Ambos deberían trabajar sobre sí mismos, lo que yo llamo el mito personal: entender por qué eligen lo que eligen para poder salir de este círculo. De otra manera, seguirán repitiendo esta situación con otros. Es muy probable que los dos hayan naturalizado el engaño; quizás ella crea que todos los hombres son iguales y él podría ser que crea lo mismo”.
Sobre las reiteradas infidelidades y los sistemáticos “perdones” de “Pampita”, Sabatini considera que es preciso entender cómo se conformó la pareja para comprender por qué actúan de esta forma: “A veces no es que la parte engañada tolera todo sino que es lo que puede sostener; quizás la pérdida de otro sea más difícil de aceptar que la idea del engaño. Del otro lado se puede pensar que se está buscando la separación y que, frente a las dificultades para dar ese paso, se hagan cosas para conseguir el corte”, explica.
Cada vez que Vicuña comparte el protagonismo de una tira con una figura femenina, las versiones de infidelidad aparecen. La primera vez que trascendió una historia de este tipo fue en 2008, cuando el actor compartió la pantalla con Isabel Macedo en “Don Juan y su bella dama”. Aunque al principio la misma Pampita se había encargado de desmentir públicamente el engaño, casi dos años después (en el verano del 2010), la modelo increpó a la actriz a los gritos y golpes en un boliche de Punta del Este. Luego hubo rumores que lo vinculaban a Romina Gaetani, a Brenda Gandini y a Natalia Oreiro.
Sabatini insiste en que la única manera de comprender lo que sucede es conociendo la historia de ambos: “Hay factores que pueden ayudar a entender la simbiosis. Como analista, intentaría ver dónde quedó el duelo de ‘Pampita’ por la pérdida de su hija porque acá podemos decir que la modelo está atravesando por dos duelos”.
La relación terminó definitivamente, aún resta saber si el escándalo mediático continuará.

 

2 comentarios de “Pampita & Vicuña: Celos, locura y violencia”

  1. Las parejas tienen sus secretos de la puerta del dormitorio para adentro quien puede saberlo?pero…si mi finada esposa fuera Pampita la roba esposos tomaria sopa porque no tendria dientes,mal bicho,te haces la mosquita muerta y el chileno ´poco hombre si no respetas a tu mujer respeta a tus hijos, a todos tus hijos,destruis a una mujer que te quiso y dejo todo por vos,no tenes verguenza,todo se paga,fuerza Pampita y ojala encuentres alguna vez a un hombre no a los oretes que hasta ahora te acompañaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *