Política / 11 de Enero de 2016

Despidieron 800 agentes de la ex SIDE

Diálogos de la subjefa con Larcher y Pocino. El futuro de las causas contra Stiuso.

Por

C uando Silvia Majdalani desembarcó como vicedirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), a simple vista notó que el lugar era feo, sucio, oscuro y anticuado. Lo primero que cuestionó fue el empapelado turquesa de su oficina en el noveno piso. “Qué mal gusto”, exclamó. A Francisco “Paco” Larcher, su amigo y referente del espionaje K, le gusta el color turquesa. Sólo basta observar el color de la camisa que lleva Larcher en la foto que acompaña esta nota.

Pero el color de las oficinas es un detalle menor al lado del resto de los problemas que tiene la AFI. “Ese lugar está penetrado por una organización”, cuentan en el macrismo, en referencia a la cantidad de militantes de La Cámpora que todavía siguen trabajando. La purga más grande comenzó esta semana, al igual que en otras dependencias del Estado, y ya se mandaron 600 telegramas de despidos. Se estima que el total de los despedidos lleguen a 800. Habría que recordar que durante la gestión de Parrilli se fueron cerca de 600 agentes entre despidos, jubilaciones y renuncias.

Otra medida que tomó Gustavo Arribas, el nuevo director de la AFI, fue anular un decreto de su predecesor, Oscar Parrilli, mediante el cual pasaba  400 agentes a planta permanente. A este ritmo, a mitad de año, van a terminar espiando los mozos.

Pero al margen de la mano de obra, el otro problema que tienen  Arribas y Majdalani, es el robo de equipamiento e información que sufrieron. La investigación la lleva adelante Diego Dalmau Pereyra, director operacional de contrainteligencia, y la mayor dificultad que tiene es que los ladrones también se encargaron de eliminar el inventario de equipos, por lo que tampoco saben qué falta. A eso se suma que también se llevaron una copia de información sensible acumulada durante 30 años. El mayor temor de la nueva administración es que lluevan “carpetazos” de una “SIDE paralela”.

Larcher. Si hay algo que le cuesta a Majdalani es despegar su gestión de la figura de “Paco” Larcher, el ex Señor 8 del kirchnerismo. Ella no niega su amistad y la explicación es que el vínculo familiar surgió a partir de que antes lo habían afianzado los hijos varones de ambos, que aún están en el secundario. Pero hay algo más hasta ahora desconocido: Cuando Viviana Peña, la esposa de Larcher, buscaba oficina para su consultora Milikan, quien le ofreció un espacio fue Jorge Olivero, el esposo de Majdalani, quien ya tenía oficina en ese edificio.

Cerca de Majdalani cuentan que cuando se confirmó que ella iría a la AFI, una noche de principios de diciembre, “la turca”, como la llaman sus amigos, invitó a la familia Larcher a comer a su casa y le pidió a “Paco” que fuera un rato antes para hablar. Se encerraron en una habitación y mientras Majdalani se acomodaba sus aros, pulseras, anillos y cadenas acordaron no hablar de temas de Inteligencia entre ellos para no dañar la relación. Larcher aceptó, pero de todos modos le ofreció ayudarla en lo que ella necesite. Creer o reventar.

Stiuso y Pocino. Uno de los desafíos que tendrá la nueva administración será su vínculo con los jubilados agentes, los cuales siguen con fuerte influencia en la inteligencia vernácula. Fernando Pocino llamó al conmutador de la AFI hace unas semanas para hablar con Majdalani. El mensaje fue breve: “Señora, sólo la molestaba para avisarle que va a salir una nota sobre usted y Arribas en Clarín. Me lo dijo una fuente que siempre me ha dado datos verídicos”. Cuentan cerca de ella que la respuesta fue fría y distante. Pero del lado de Pocino afirman que el diálogo con Majdalani sigue. La explicación radica en que con tanta purga, casi no quedan agentes con experiencia para asesorarla. Al mismo tiempo, uno de los sospechados del robo es el propio Pocino.

Con respecto a Antonio “Jaime” Stiuso, en Comodoro Py ya percibieron el clima que se vivirá este año con las causas que aquejan al jubilado director de Operaciones. El macrismo no será tan proactivo como lo fue el kirchnerismo con las denuncias que hay en contra del ex espía. Colaborarán con las investigaciones, pero no levantarán cada mosaico de La Casa para buscar información en contra de Stiuso como sí se hizo en la gestión Parrilli-Mena.

Majdalani pidió ir a la AFI el 6 de noviembre, cuando aún no se sabía si Macri iba a ser el próximo presidente. En ese momento había dudas, pero quien allanó el camino de “la turca” fue Nicolás Caputo, quien es muy amigo de ella y la recomendó para el cargo.

El primer vínculo de Majdalani con la ex SIDE no llegó de la mano de Larcher, sino que ya conocía a un viejo Señor 5: su hija Laura se casó con Ignacio Anzorreguy, hijo de Hugo, con quien tuvieron dos hijos. Es decir: fue consuegra del ex secretario de Inteligencia de Menem. Parábolas.

Seguí a Rodis en Twitter: @RodisRecalt

 

3 comentarios de “Despidieron 800 agentes de la ex SIDE”

  1. Despidieron 800 agentes de la ex SIDE

    ¡¡¡¡Al pan, pan y al vino, vino!!!! Digamos que son ñoquis y no agentes, ¿OK?

    1. ñoqui es una persona que levanta a las 4 de la mañana para llegar a su trabajo y luego estar volviendo a las 7 de la tarde a su casa despues de un ardua dia de trabajo por favor ustedes no hubiesen aguantado ni la mitad de lo que se aguantaban dia a dia estas personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *