Política / 10 de abril de 2016

De escribano de Lázaro a vicegobernador de Chubut

Mariano Arcioni es cuestionado por sus vínculos con los Báez. Otro político implicado en la “Ruta del dinero K”

Por

El nombre de Mariano Arcioni, vicegobernador de Chubut, quedó en el centro de la polémica. El escribano asesoraba profesionalmente a Lázaro Báez e incluso creó una sociedad anónima que hoy pertenece al empresario K. La vinculación golpea fuerte a la gobernación de Mario Das Neves y vuelve a poner en escena las relaciones entre el santacruceño y la clase política patagónica.

“Arcioni fue el escribano de Lázaro Báez y su estudio de Comodoro Rivadavia trabajó con él muchas veces”, afirmó a NOTICIAS el ex senador chubutense Mario Cimadevilla y agregó: “En el ejercicio de su actividad privada puede tener cualquier cliente, eso es obvio y personajes como Lázaro Báez siempre consiguen profesionales para que certifiquen sus acciones. Pero si después estos profesionales se dedican a la función pública, es de sospechar”.

Sin embargo, la relación entre Arcioni y Báez no se reduce al mero vínculo entre un escribano y su cliente. Según el Informe Hotesur que realizó Margarita Stolbizer en octubre del 2015, Lázaro tenía -en el 2008- participación social en 14 empresas, entre las que se contaba Acun Leufu SA, una sociedad fundada por Arcioni en noviembre de 2007. En Chubut se comenta que la relación comercial entre Báez y el vicegobernador tiene más de diez años y que juntos trabajaron en la compensación de deudas del municipio de Río Gallegos en Santa Cruz.

De acuerdo a la información patrimonial que figura en la causa Hotesur, Martín Báez, cuyo patrimonio asciende a los 29 millones de pesos, comenzó a tener participación en la sociedad de Arcioni en 2010. Desde el partido Chubut Somos Todos, Arcioni llegó a la gobernación de la mano de Das Neves, quien en los últimos años se alejó del kirchnerismo. “Ahora se quiere despegar, pero Das Neves fue cómplice durante años. Néstor Kirchner le enviaba el dinero para que en Chubut ganara las licitaciones públicas Austral Construcciones”, afirma Cimadevilla.

Según el actual titular de la Unidad Investigación AMIA, uno de los casos paradigmáticos de esta relación es la construcción de la autovía que une a la localidad de Trelew con Puerto Madryn. “En Vialidad no quisieron firmar la licitación que le adjudicaba la obra a Báez por el sobreprecio así que resolvieron el asunto con una adjudicación directa desde la Nación”, recordó.