Personajes / 21 de abril de 2016

Justina Bustos: “No me interesa probar suerte en Hollywood”

Actriz, fue la revelación de “Historia de un clan”, y estrenó la película “Una noche de amor”. Inseguridad, escenas jugadas y futuro europeo. Mirá la galería

Definitivamente 2015 fue su año. Su primer rol en una película, en “Voley”, hizo que varios tomaran nota de su nombre, y su papel como la novia de Alejandro Puccio en la miniserie “Historia de un clan” la lanzó al prime time de la TV y a las tapas de revistas poco tiempo después. Rubísima, de ojos claros y belleza más notoria cuanto más simple se la ve, en apenas unos meses Justina Bustos se convirtió en una figura buscada, de la que quizás no todos reconocen su nombre, pero sí recuerdan su cara.

Noticias: ¿Esta exposición repentina le dio estabilidad laboral?

Justina Bustos: La del actor es una vida superinestable. Ahora no tengo ningún proyecto actoral, estoy con estrenos de trabajos que ya hice, como “Una noche de amor”, y próximamente “Madly”, película en la que me dirigió Gael García Bernal. Más adelante vendrá el film que hice con Cecilia Roth en Uruguay y España, “Migas de pan”. Está bueno saber que tenés algo que esperar. Muchas veces llegué a marzo sin saber qué iba a hacer, ahora tengo de qué descansar.

Noticias: ¿Cómo manejaba antes esos tiempos muertos?

Bustos: Era difícil. No disfruto estar con tiempo libre tirada en un sillón. Solo me permito dormir siesta los domingos. Antes me llenaba de clases de canto, de baile, de teatro. Vivía con angustia esa incertidumbre.

Es que Justina no siempre quiso ser actriz. A sus 17 años dejó su Unquillo natal para mudarse a Buenos Aires y estudiar Historia del Arte primero y Diseño de Indumentaria después. Tras algunos años, abandonó las carreras y emprendió un viaje de trabajo a Nueva York. Allí conoció a un grupo de amigas que estaban estudiando teatro y algo dentro suyo resonó. “Siempre me gustó la actuación, pero nunca me lo había planteado como algo posible. Nadie en mi familia había estudiado algo similar”, relata. La mayor de tres hermanos, hija de un padre médico y una madre que también trabaja en medicina, hasta entonces el suyo había sido un camino más tradicional.

A su regreso comenzó a estudiar teatro. Al tiempo llegaría su primer casting, con el que protagonizaría una novela en Uruguay, “Dance”. “Tuve miedo de esa responsabilidad, pero aprendí mucho. Lo gracioso fue que volví a Argentina sin que eso repercutiera porque acá nunca se emitió”, cuenta. Le siguió una experiencia en teatro con “Las brujas de Salem”, unas apariciones en “Violetta”, algunos años de teatro under y otras series de TV, hasta que llegó “Voley”, película donde interpretó a la bomba sexy que llamó la atención de todos.

Noticias: En “Una noche de amor” le tocó ser la vecina seductora. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Es el tipo de cine que iría a ver?

Bustos: Lo viví de la mejor manera porque con Sebastián Wainraich no nos conocíamos pero tuvimos muy buena onda desde el primer día. El director hizo parecer todo muy fácil. Me gusta de todo un poco. Me gustan las historias un poco más fuertes, y si son reales, mejor. “Migas de pan” se trata de una mujer, Liliana, que en el ’75 vive en Uruguay y está en contra del gobierno militar, por lo que la meten presa y la torturan. Me tocó hacer el papel de ella de joven.

Noticias: La parte más fuerte. ¿Qué le movilizó ponerse en ese rol?

Bustos: Hablé con mujeres que habían vivido eso y me conmovió. Pensé que iba a tener una doble de riesgo, pero hice todas las escenas así que fue especialmente intenso.

Noticias: Tuvo que hacerse un cambio de look, dejando de lado el costado seductor con el que se hizo más conocida. ¿Le importa buscar estos roles más profundos?

Bustos: Sí. No tendría drama en afearme para un personaje. Me encantaría hacer de hombre. Me gustaría hacer desde una guerrera hasta una bailarina clásica, me gusta la diversidad. Tampoco me molesta que me llamen para el papel de linda, confío en que no me voy a encasillar.

Noticias: Filmó también un corto con Gael García Bernal y participó como extra en películas con Will Smith y Emma Watson, ¿probaría suerte en Hollywood?

Bustos: Lo de Gael es un corto dentro de una película. Es un largometraje con seis historias distintas de directores de todo el mundo. Trabajar con Gael y que comparta sus experiencias fue increíble. Pero no sé si me interesa Hollywood, me tienta más el cine europeo. Me gusta el cine español, el francés. Si me fuera, me iría a Europa. Me gustan los festivales europeos y su estilo de cine.

Noticias: ¿Su familia la mira? Ha tenido algunas escenas jugadas, ¿nunca tuvo críticas como le pasó a Laura Laprida, su amiga?

Bustos: No. Saben que es actuación. Tampoco me senté en el mismo sillón a ver alguna escena así con mis papás, pero no son celosos, ni ellos ni mi hermano y tampoco mi novio.

Noticias: ¿Cómo conoció a su novio?

Bustos: En la calle. Él estaba en un restaurante al que fui y saludé a alguien a quien él conocía. Preguntó mi nombre y me buscó por Facebook. Pero recién a los dos años nos volvimos a ver en un cumpleaños. No asocié que era el chico del restaurante. Nos quedamos charlando toda la noche y no nos separamos más. Hace dos años que estamos de novios y más de uno que convivimos.

Noticias: ¿Su novio, Mariano Bustillo, bisnieto de Alejandro Bustillo, hace algo relacionado con el mundo artístico? Tiene un apellido ligado a la arquitectura.

Bustos: No, trabaja en una empresa de importación, pero le encanta el diseño. Valoro su guía. Está acostumbrado a resolver rápido y eso me ayuda en mis decisiones de trabajo.

Noticias: ¿Cómo le resultó venir a vivir a Buenos Aires después de tener una vida tan libre en el campo?

Bustos: Lo quise desde chica. Hace poco fui al colegio donde estudié y paseando por los pasillos me acordaba de que siempre pensaba en irme. Me encanta Córdoba, pero siempre me llamó la atención el movimiento de Buenos Aires. Extraño ese contacto con la naturaleza, pero los fines de semana me escapo.

Noticias: La pusieron en un papel de bomba sexy, ¿qué tan cómodo le queda? ¿Siempre se sintió linda?

Bustos: No, hubo momentos en los que no. Aunque en general soy segura. Tengo un estilo clásico al vestirme, juego con los accesorios. Pero pasé por mil etapas: por quererme, por no quererme. Ahora hace mucho que confío más en mí y no me importa lo que digan los demás. Me cuido y estoy en paz conmigo misma.

Noticias: Pasó por todas las etapas. ¿Tuvo una de afearse?

Bustos: Sí, cuando era más chica. Hacía hockey sobre rollers y me vestía toda de negro con remeras grandes y bermudas. Hoy lo miro y no lo puedo creer.

Noticias: ¿Cuando hace producciones de fotos no le molesta mostrarse más seductora?

Bustos: Me lo piden seguido porque me dicen que es lo que más vende. Pero no es mi perfil y me enoja que venda más el escote que una sonrisa. Ahora soy más consciente y me impongo, otras veces me he ido amargada. Pero de eso también se aprende.

Noticias: ¿Cómo definiría su estilo?

Bustos: Soy tranquila. Hago trabajos de moda, pero no es el mundo en el que me siento cómoda. Me divierte hacerlo cada tanto. Si ves mi ropero, vas a decir: “No tenés nada de ropa”. A veces me enojo, porque siento que siempre estoy vestida igual. Soy del “poco pero bueno”. No me gusta el shopping, prefiero ir al local especial tipo hallazgo.

Noticias: El 2015 fue su año. ¿Qué le pide al 2016?

Bustos: Ir a probar suerte a España es un deseo. También me encantaría hacer una película con un actor interesante y que me llamen para otro unitario. ¡Seguir en la línea del 2015!

 

Vicky Guazzone di Passalacqua

@misskarma

 

Fotos: Juan Ferrari

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *