Deportes / 24 de Abril de 2016

Las curiosidades de los clásicos

Las estadísticas no mienten: cuáles son las paternidades del fútbol argentino. Momentos de gloria de los equipos y las perlas del Boca-River.

Por

Por la gloria. Boca intentará aumentar la diferencia que tiene con River.

El momento más esperado por el hincha del fútbol es jugar contra su clásico rival y en el torneo Transición todos estos partidos se disputan en una misma fecha: la que transcurre. Para algunos es una buena idea y, para otros, un invento de la AFA. Pero de algo no hay duda, la idea es marketinera y atrapa. Por eso, los fanáticos están a la expectativa, de eso depende que durante la semana estarán alegres o sean el centro de las burlas de sus eternos rivales.

Desparejos. En el mundo del fútbol existen paternidades eternas, en el que ni sus nietos podrán ver como se revierte la situación. Hay claros ejemplos de clásicos desparejos, por la comparación en la cantidad de triunfos entre sí.

San Lorenzo de Almagro le lleva 32 partidos de diferencia a su contrincante Huracán: en primera división se enfrentaron en 157 oportunidades, el Ciclón se quedó con 74 triunfos, empataron 41 veces, mientras que el Globo sólo ganó en 42 ocasiones. Lo más recordado por los hinchas de Huracán es el equipo de René Houseman y Miguel Brindisi que logró el “Penta” de 1976, la marca de cinco triunfos seguidos en un año frente al Cuervo.

El clásico de Avellaneda también tiene una clara paternidad. Con 23 partidos de diferencia, Independiente se convirtió en el rey del sur: en 187 partidos “el Rojo” obtuvo 73 victorias contra 50 de su vecino de barrio. Pero no toda la vida fue así, de 1931 a 1974 “la Academia” iba adelante en el historial.

Con los equipos de La Plata la diferencia era exigua, pero se hizo notoria desde el 2006, año en que el clásico de la ciudad comenzó a disputarse en el Estadio Único. Hasta esa fecha la diferencia era de sólo un partido a favor de Estudiantes, pero pasaría a ser de onces cotejos en una década. En La Plata no se olvidarán nunca de la victoria del “Pincha” en el Torneo Apertura del 2006 por 7 a 0.

Superclásico. Los dos equipos más populares de la Argentina no sólo paralizan al país, sino que es un atractivo a nivel mundial. El diario inglés “The Observer” lo colocó años atrás en el puesto número uno de los 50 acontecimientos que un fanático del deporte no se debe perder. La ventaja está en manos de Boca, en 196 partidos disputados en la era profesional el equipo Xeneize se quedó con 72 triunfos contra 63 de River Plate.

Si se tienen en cuenta los partidos internacionales, amateur y amistosos la diferencia es mayor: en 360 partidos Boca ganó 130 partidos y el Millonario 117. El Xeneize logró la diferencia entre el 95 y 99 cuando tuvo una racha de seis victorias consecutivas.

Para disfrutar de la fecha, los locales tendrán la posibilidad de ir al estadio, mientras que la visita mira los partidos por televisión. Lo cierto es que en esta fecha el fanático estará empachado de fútbol y que, más allá de estar abajo o arriba en las estadísticas, las esperanzas se renuevan partido a partido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *