Sociedad / 14 de julio de 2016

Conocer de cerca a Tomás Eloy Martínez

La fundación que lleva su nombre repatrió completo el estudio que el autor tenía en los Estados Unidos. Se lo puede visitar y consultar un vasto archivo inédito. Convenio con Perfil. Video.

Por

Efectos personales de Tomás Eloy Martínez. Foto: Juan Ferrari.
Efectos personales de Tomás Eloy Martínez. Foto: Juan Ferrari.

Tomás Eloy Martínez fue una de las plumas argentinas más importantes del siglo XX. Y hoy, a más de seis años de su muerte, su figura continúa más vigente que nunca. Porque el autor no sólo logró perdurar a través de sus numerosas obras, sino que además la fundación que lleva su nombre y que él imaginó se afianza y crece día a día.

“Esto nació como un deseo de Tomás. Estaba muy interesado en promover y difundir la escritura y el periodismo en los jóvenes de América latina, un lugar donde no abundan las oportunidades”, explica Victoria Rodríguez Lacrouts, la directora ejecutiva de la entidad, quien agrega que Martínez “siempre trató de abrir puertas a muchísima gente, y en especial a los jóvenes. Pudo escribir La novela de Perón gracias a una beca y buscaba que otros también pudieran tener ese tipo de posibilidades”.

Pero además de brindar estas posibilidades, la fundación también permite sumergirse de lleno en la obra de Tomás Eloy Martínez y conocerlo más de cerca. Más de 15 mil libros, discos, películas y otras pertenencias del autor están disponibles para la consulta del público. “Se trajo todo de Estados Unidos tal cual lo tenía él”, asegura Rodríguez Lacrouts. Incluso, el escritorio está intacto y dispuesto de la misma manera que lo dejó Martínez.

Memoria. En octubre de 2010, diez meses después del fallecimiento del autor, la fundación a su nombre ya era una realidad. “En ese momento se obtuvo la personería jurídica y el gobierno de la ciudad nos cedió este lugar”, comenta Rodríguez Lacrouts. Ese lugar al que hace referencia es el primer piso del edificio de la biblioteca pública Miguel Cané, que continúa funcionando en planta baja. “Nos otorgaron estas oficinas que estaban abandonadas y convertidas en casi depósitos y comenzamos a ponerlas a punto”, rememora la directora ejecutiva de la entidad.

Luego llegó otro desafío. Entre las incontables cajas llegadas de Norteamérica se encontraba todo el archivo del autor. Años y años de meticulosas anotaciones, proyectos inconclusos, investigaciones, manuscritos y memorias.

“Procesar el archivo fue una tarea muy difícil que llevó más de un año. Tres personas se encargaron de eso y fue abrumador”, detalla Rodríguez Lacrouts. En los documentos encontrados están los manuscritos, bosquejos y notas prerredaccionales que Martínez hizo antes de escribir sus obras más destacadas.

Hoy, todo este archivo está disponible para cualquiera que quiera consultarlo o conocerlo, algo no muy común con la obra de otros autores. “No hay un archivo tan completo de otro escritor argentino y que exista la posibilidad de conocerlo de cerca”, dice la directora ejecutiva de la fundación, que explica que justamente es el espíritu de la entidad que cualquier interesado pueda ver de cerca la obra y sumergirse en el mundo de Tomás Eloy Martínez.

Excelencia y perfeccionamiento. La misma dedicación con la que se recuperó el archivo es la que la Fundación imprime para buscar la excelencia académica. “Desde que empezó, siempre se buscó crear un espacio que sea referencia en el periodismo narrativo y contribuir a la producción de material de calidad”, resume Rodíguez Lacrouts.

Para esto, la entidad cuenta con una gran cantidad de talleres y clases magistrales a cargo de profesores muy reconocidos dentro del ambiente. “Desde hace dos años, además, empezamos a generar vínculos con las universidades. Esto ayuda por un lado a que los jóvenes se acerquen y conozcan la obra de Tomás y también para que sea un aliciente que los adentre en este mundo”, comenta Rodríguez Lacrouts, quien asegura que cada vez más jóvenes se acercan para instruirse. “Este año ya duplicamos la matrícula del año anterior”, detalla.

Para mantener vigentes estas premisas, la Fundación lanzó en conjunto con Editorial Perfil una especialización en periodismo narrativo. El curso tendrá una duración de seis meses. Los aspirantes deberán enviar un párrafo biográfico y un proyecto de escritura de una crónica que se quiera desarrollar a lo largo de la Especialización. Este proyecto debe incluir la primera página o inicio de la crónica y se deberá tener parte del reporteo hecho antes de comenzar la cursada. Un comité académico seleccionará 22 participantes. La fecha límite para aplicar es el 1 de agosto. Para consultas o mayor información: info@fundaciontem.org

Ver video:

 

Comentarios de “Conocer de cerca a Tomás Eloy Martínez”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *