Política / 2 de agosto de 2016

De mano derecha de Cristina a contrabandista de dólares

La vida del ex senador Nicolás Fernández tras ser detenido con US$ 28.000 en la Aduana. La pelea con su mamá y la relación con Lorenzetti.

Por

"Tito" Fernández era el principal operador de CFK en el Senado. Terminaron distanciados.
"Tito" Fernández era el principal operador de CFK en el Senado. Terminaron distanciados.

El ex senador kirchnerista Nicolás Alejandro Fernández volvió a escena en estos días tras intentar salir del país con 28.000 dólares. Fernández iba con su mujer, Sandra Miguel, quien en este caso ofició de transportadora del dinero. Cuando trascendió la noticia, se recordó de inmediato el pasado K del ex senador Fernández, pero desde el kirchnerismo salieron a desmarcarse de él. Incluso Cristina Kirchner, desde El Calafate, habló del tema con sus íntimos. “A Nicolás lo bajé de la lista en el 2011. Este no es un mensaje para mí, es para Lorenzetti”, dijo, conspirativa.

¿A qué se refería? La ex presidenta hablaba de la amistad que existe entre el presidente de la Corte Suprema y Nicolás Fernández. El ex senador fue uno de los promotores de la candidatura de Ricardo Lorenzetti para integrar el máximo tribunal del país, allá por el año 2004. Luego de ser eyectado del kirchnerismo, Fernández siguió frecuentando a Lorenzetti y de vez en cuando le organiza algún que otro café con gobernadores. “Tito”, como lo llaman sus amigos, tiene muy buena relación con Carlos Verna, el actual gobernador de La Pampa y culpable de su caída. La historia oficial cuenta que en el 2011, durante la época del armado de listas, Fernández tenía que convencer a Verna para que lleve candidatos de La Cámpora en su listas. Por una desinteligencia no se cumplió con el pedido de CFK y la situación estalló por los aires. Verna se bajó de la candidatura y “Tito”, castigado, se volvió a Santa Cruz.

Heladero. ¿Pero qué hizo Nicolás Fernández durante estos años? De ser uno de los hombres más importantes del Senado pasó al ostracismo en pocos meses. Sin embargo, consiguió resguardo a manos de un amigo de la infancia. Durante los primeros meses del 2012, mientras reorganizaba su estudio jurídico, fue empleado en relación de dependencia de la empresa OPS, que pertenece a Mario Cifuentes, un empresario de Caleta Olivia que se radicó en Cipolletti, Río Negro, con una empresa de servicios petroleros que lo convirtió en millonario durante la década K. Antes de eso, Cifuentes se dedicó a lustar botas, vender diarios y hasta fue heladero. Pero gracias a su astucia logró hacer buenas migas con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck. Además es amigo de la infancia del administrador de la fortuna Kirchner, Osvaldo “Bochi” Sanfelice. Los negocios entre Cifuentes y Sanfelice se centran en la compraventa de camiones. Cifuentes le vende los camiones de OPS que quedan en desuso a la empresa Agosto SA, del “Bochi”. Hace una semana vendió dos. En alguna que otra oportunidad, Sanfelice también le ofreció servicios inmobiliarios.

Mario Cifuentes es uno de los empresarios más influyentes en Río Negro y Neuquén. Tiene clientes como YPF, Chevron y Shell, e incluso ex empleados suyos formaron parte de la administración Weretilneck. Tiene además inversiones en España y Argelia.
Fernández fue socio de Cifuentes en una estancia llamada 9 de Julio. Este campo llevó al ex senador a pelearse con su madre. Según un escrito al que accedió NOTICIAS, en el 2004, Pilar González, la madre de “Tito” Fernández, denunció que su hijo intentó obligarla a firmar una “donación en vida” para que le dejara el campo familiar a él y su hermano, Claudio. Fue una noche de verano en Caleta Olivia. “Al poco tiempo de fallecer mi marido, se me invitó a una cena en el restaurante ‘El Abuelo’ y en el postre me dijeron que tenía que ir a la ‘Escribanía Camino’ a firmar unos papeles de la sucesión”, relató la madre de Fernández, quien pidió tiempo para pensar y aprovechó para consultar a dos amigos íntimos sobre la situación. Ambos le aconsejaron no firmar y doña González siguió el consejo. “Esta contestación bastó para que mis hijos me retiraran el saludo, no me llamaran para mi cumpleaños, ni para Navidad, Año Nuevo, el día de la Madre y ni siquiera me participaron de la gran fiesta de cumpleaños de 15 de mi nieta, la hija de Nicolás”, redactó en un escrito que presentó en la causa que le iniciaron sus hijos para obtener la sucesión.

Al final Fernández se quedó con el campo, donde Cifuentes también entró como socio. El año pasado lo vendieron a una fundación de aves.

 

10 comentarios de “De mano derecha de Cristina a contrabandista de dólares”

  1. Trece años esp.iando con las herramientas más sofisticadas al anterior gob.ierno y no lograron prob.ar ni un put. ro.bo de gall.inas. Si querés go.r.il.a vend.epat.r.ia te esperamos una década más

    1. lo que sucede que nadie le explicó como pasarlos por el escaner en el aeropuerto. Varios macristas deben saberlo pero no lo comparten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *