Sociedad / 6 de agosto de 2016

Lo que oculta Macri de la reunión con el enviado de Turner

Por qué vino a la Argentina Whit Richardson, el vicepresidente de Distribución y Mercadeo de Turner. Reuniones con Macri, Clarín y la operación de Angelici para que la AFA rescinda el contrato con el Estado.

Por

El jueves 4, a las 11.25 horas, Richardson llegó a la Casa Rosada para reunirse con el Presidente Mauricio Macri.
El jueves 4, a las 11.25 horas, Richardson llegó a la Casa Rosada para reunirse con el Presidente Mauricio Macri.

El jueves 4, a las 11.25 de la mañana, un hombre rubio, alto y de ojos claros bajó de un Peugeot 408 gris e ingresó rápidamente por la explanada de la Casa Rosada. Adentro lo esperaba Mauricio Macri. El visitante, obviado en la agenda oficial de presidencia, es Joel Whitten “Whit” Richardson, el vicepresidente ejecutivo de Distribución y Mercadeo de Turner Broadcasting System para América Latina. Su arribo al país tiene dos metas importantes: concretar el ingreso de la empresa en el negocio del fútbol y, además, informar sobre los avances de la compra de Telefe que está negociando Telefónica de España, la que podría llegar a concretarse antes de fin de año.
Los rumores sobre el desembarco de Turner en la Argentina comenzaron el año pasado, pero se potenciaron hace un mes, cuando se conoció que bajo el nombre de “due diligence”, Turner y Telefe acordaron realizar una auditoría para conocer el verdadero valor del canal. Estos avances comienzan a ver resultados cuatro meses después de que el presidente norteamericano, Barack Obama, en marzo, le pidiera a Macri que le diera una mano a Turner para entrar en el mercado argentino. Allí, el macrismo vio la posibilidad de meter en el paquete de posibles intereses de Turner la transmisión del fútbol –en lugar de Fútbol para todos (FTP)– que ya tiene fixture pero, por el momento, no tiene fecha de arranque.
Pero esa no es la única jugada de Macri. Por fuera, el presidente de Boca, Daniel “El Tano” Angelici, estuvo operando entre los dirigentes del fútbol con una falsa propuesta de inversión de 3.000 millones de pesos que él dijo haber obtenido por parte de los representantes de Turner. El fin era convencer a la AFA de rescindir el contrato que tiene con el Estado, uno de los principales objetivos del Gobierno.
Agenda completa. Richardson llegó el lunes 1º y con una agenda cargada de reuniones. El foco de su visita es el fútbol. Y no bien pisó suelo argentino se encontró con versiones que lo sorprendieron. Desde supuestas ofertas de 3.000 millones de pesos por año que había ofrecido su grupo hasta otras de 7.500 millones por tres años (2.500 por año). “Nunca hablé de cifras con nadie”, le juró el representante de Turner a un importante directivo de Clarín e, incluso, al secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis.
El martes 2, por la tarde, Richardson se juntó con gerentes de Turner argentina y con cinco abogados para ver los detalles de lo que serían las transmisiones de fútbol argentino. De allí salió la versión de que los dirigentes de los clubes recibirán en los próximos días una oferta de 7.500 millones de pesos. “Mirá si vamos a pagar casi el doble de lo que realmente sale si encima no tenemos competidores”, le confesó Richardson a un gerente de Clarín, al día siguiente.
El miércoles 3 se dio una de las reuniones claves. Richardson se juntó con los gerentes de Clarín, dueños de Cablevisión, empresa que junto a DirecTV acaparan el 75% de los abonados de televisión por cable. “Este primer semestre, entre El Trece, Telefe y América pagaron 45 millones para transmitir. Con esos número, ¿cómo hace Turner para recuperar los 2.500 millones que pondría? Sí o sí tiene que tener el okey de los cables para al menos acercarse. Sin ellos es imposible. Ahora, los cables tienen que estudiar cómo meter el costo dentro del 35% de lo que paga un abonado”, aseguró a NOTICIAS un allegado a Richardson.
Según pudo saber esta revista, a la reunión del jueves 4 en la Casa Rosada, Richardson planteó las trabas que tiene Turner para quedarse con el negocio del fútbol. “Es imposible mantener el fútbol gratis, como piden, sin que ustedes aporten una parte”, le habría dicho a Macri. Las palabras desesperaron al Presidente, quién puso a un equipo de técnicos para que analicen cómo seguir con la gratuidad de la transmisión. De lo contrario, el comienzo del campeonato corre riesgos.
Falsas ofertas. Cuando Macri le propuso a Turner hacerse del fútbol fue para no tener que desembolsar más plata del Estado en un deporte que este año le costará 1.800 millones de pesos. “Te damos una mano con Telefe, pero tenés que meterte en el negocio del fútbol”, le propusieron a Richardson, en una primera reunión, De Andreis y el responsable del FTP, Fernando Marín. Inmediatamente, el segundo de Turner preguntó: “¿Quién lo maneja”. “La AFA, pero ahora es un quilombo porque está intervenida por una comisión normalizadora”, le respondieron. “¿Cómo son los campeonatos?”, insistió Richardson. “Aún no sabemos porque se está definiendo un cambio y una Superliga”, explicaron los funcionarios. “Bueno, entonces primero organícense ustedes y después hablamos”, les contestó entonces.
Mientras se negociaba con Turner, el Estado puso en marcha a su operador en el fútbol: Angelici. El presidente de Boca comenzó a insistirles a sus pares de otros clubes que tenía una carta de Turner donde se comprometía a invertir 3.000 millones de pesos por año. Los dirigentes repetían esa versión, aunque ninguno jamás vio el supuesto texto. ¿Qué buscaba Angelici? Que la AFA rescinda el contrato con el FTP.
Fue el propio Richardson quien le aseguró a un gerente de Clarín que él “jamás habló de cifras” y las versiones de oferta para la AFA “no son ciertas”. Aunque la jugada de Angelici sirvió también para despertar a los directivos del principal rival de Turner: la FOX. “Tenemos 40 canales en el sistema de cable argentino. Yo no puedo no meterme si está metido Turner”, aseguró un directivo de la FOX.
Ahora, el Gobierno deberá analizar cómo hará para lograr que Turner se haga de la transmisión del fútbol y que, como Macri prometió en campaña, se mantenga gratis al menos hasta el 2019. El Presidente entiende que, para lograrlo, el Estado deberá seguir destinando dinero para el fútbol. Y luego, el fútbol dejará de ser gratuito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *