Sociedad / 27 de agosto de 2016

El bajón afectivo y profesional de Jorge Rial

El conductor está solo, pero sigue enamorado de Kämpfer. Perdió influencia mediática después de dejar la radio y su hija Morena es la prioridad. Un viaje de introspección.

Por

Rial, en un mal momento.
Rial, en un mal momento.

“Fue un año de muchos cambios, muy duro y cuando vienen los cambios hay que completarlos”. Con esa frase, el miércoles 24, el periodista Jorge Rial anunció su despedida de “Gran Hermano”. Pero la realidad es que, como lo indican las palabras del conductor de “Intrusos”, el 2016 lo tuvo a los cachetazos: una ruptura amorosa con Agustina Kämpfer que aún no logra superar, el bajón de su influencia en la agenda periodística al haber abandonado su programa de radio y la cirugía bariátrica de su hija Morena. Este cúmulo de malos momentos le sirvió al conductor para “reacomodar su cabeza”, por lo que decidió tomarse unos días de descanso.

“Jorge es un hombre que tiene mucha gente a su alrededor pero, así y todo, se siente solo. Es él y sus hijas. Nadie más”, sostiene uno de las pocas personas de confianza del conductor. Rial lo ratificó ante NOTICIAS, con otras palabras: “Por suerte, tengo a mi lado la gente que tiene que estar. Con eso es suficiente”.

Todo comenzó a mediados del 2015, cuando el periodista notó que el crecimiento del talentoso Santiago Del Moro comenzaba a quitarle el lugar de figura indiscutible de América TV, a pesar de que ambos aseguran tener una excelente relación. Eso se le sumó a las idas y vueltas con su ex pareja, Agustina Kämpfer, que lo quebraron sentimentalmente. Al punto de ser ese, junto al tiempo que le ocupaba realizar los análisis previos para la intervención de Morena, uno de los motivos por los que a mediados de mayo decidió sorpresivamente ponerle fin al ciclo “Ciudad Goti K”, el programa de radio La Red que lo corrió del nicho del periodismo de espectáculo para reconvertirlo en un influyente periodista político.

Al cierre de esta edición, es posible que Rial esté descansando junto a sus hijas en algún lugar del país, buscando paz y reflexión. En agosto, volará junto a sus dos hijas a Nueva York para que “Morena pueda comprarse la ropa que nunca pudo”, según contó él mismo. Una escapada familiar que también le servirá para afrontar una nueva vida. “Quiero empezar a disfrutarme más, tomarme la vida de otra manera. Porque lo que me tocó vivir los últimos años me abrió la cabeza”, asegura el periodista.

Golpes laborales

Los problemas de Rial comenzaron hace un año. Tiempo antes había tenido un gran golpe. Luego de 14 años juntos, el conductor anunció que su socio y entonces amigo, Luis Ventura, dejaba “Intrusos” a pedido suyo debido al escándalo que este último tuvo que afrontar por un hijo extramatrimonial. Ventura no quedó en la calle gracias a los directivos de América, quienes decidieron mantenerlo en el canal. De ahí en adelante, el caos comenzó a apoderarse del día a día de Rial.

En el transcurso del año pasado, el conductor de “Intrusos” empezó a ver el crecimiento laboral de Del Moro e intentó poner a prueba su histórico poder: fue a quejarse porque “Intratables” le copiaba los temas. Pero la respuesta del canal fue negativa.

Sus problemas, entonces, se trasladaron a quien era su pareja Mariana “Loly” Antoniale. “Con ‘Loly’ se lo veía más enamorado que con Agustina. Además, ‘Loly’ tenía muy buena relación con Morena y Rocío. Pero ella estaba en otra”, aseguró un allegado al conductor.

Que Antoniale no estuviera preparada para encarar una relación era algo que a Rial le quitaba la concentración, sobre todo en lo laboral. En ese momento tenía su programa de radio, el de televisión, la revista Paparazzi y su portal de noticias: Bigbangnews.com. Pero no le alcanzaba para sentirse satisfecho.

A comienzo del 2016, el bajón se agudizó. El problema de salud de Morena lo llevó incluso a cambiar su carácter, cuentan quienes lo conocen. Una de las primeras torpezas que cometió fue tuitear contra “Infama”, otro de los programas insignia del canal, también por la copia de sus temas. “Como siempre @intrusosoficial produciendo para los demás. De laburar ni hablar”, escribió entonces Rial. Él lo intentó justificar diciendo que se trataba de un chiste. Pero lo desmintió uno de sus colegas: “Jorge no estaba bien y la producción le comía la cabeza por whatsapp diciéndole cómo los copiaban. Eso lo hacía enojar y tuiteaba sin pensar”.

La interna fue contada en abril por NOTICIAS, en una nota titulada “Guerra de egos y de mimos”. Y eso sacó de su eje al periodista, quien cerró el programa del 24 de julio insultando a Daniela Bianco, la periodista que había escrito el artículo. Horas más tarde, Rial pidió disculpas públicas por sus dichos. Así y todo, las autoridades del canal se molestaron por ese accionar y se comunicaron con los responsables de este medio para despegarse del conductor.

Tres semanas después, Rial anunció al aire que “Ciudad Goti K” había llegado a su fin. “Estaba mal. Alegó que le habían querido bajar el sueldo. Pero no había forma de convencerlo de que siguiera. Cuando nos avisó, él ya tenía la decisión tomada”, recordó uno de los ex integrantes del programa. “Yo amo la radio, pero el tiempo no me alcanzaba. Los análisis previos a la operación de Morena eran todos por la mañana y sentí que era una falta de respeto hacia la radio faltar tanto. Por eso decidí terminar con el programa”, explica Rial.

Continuó el 2016 con su clásico “Intrusos”, que con un promedio de 6 puntos de rating lo mantiene como líder de la franja. “Con Jorge está todo más que bien. Todo perfecto. La semana pasada hicimos una reunión con los conductores del canal y Jorge estuvo brillante”, le aseguró a NOTICIAS uno de los responsables de América.

Rial también puso su mente en su portal de noticias y en la conducción de la séptima temporada del reality “Gran Hermano”, probablemente el más opaco de la saga. Aunque, dicen en su entorno, su cabeza estaba en la salud de Morena. La sorpresa la dio el miércoles 24, horas antes de la gran final del reality. “Esta gala va a tener una emoción muy especial. Es mi ultima gala, mi última edición de ‘Gran hermano’”, confirmó en su propio portal. Y agregó: “Todo tiene una fecha de vencimiento. Todo necesita una renovación y eso es lo que necesita ‘Gran Hermano’ y lo que necesito yo también”.

Mal de amores

El 12 de septiembre del 2015 estaba planeado que sea un gran día en la vida de Jorge Rial. Esa era la fecha de casamiento que habían elegido con Mariana Antoniale. La joven modelo era la primera mujer que lo había convencido de volver al altar. Hasta ese momento, la única experiencia marital del conductor había sido con Silvia D’Auro, la mujer con la que adoptó a Morena y a Rocío y con quien terminó en una guerra donde las únicas víctimas fueron las chicas. “Quedátelas vos, no las quiero ni ver”, reveló entonces que le decía su ex cuando estaban separándose.

Tras la ruptura de su matrimonio, el look moderno de Rial, similar al de Marcelo Tinelli, lo convirtió en uno de los solteros más codiciados. Sabiendo esto, el periodista evitó comprometerse sentimentalmente hasta que apareció Loly. Compartieron viajes y cientos de fotos en familia. Todo era maravilloso hasta que aparecieron los rumores de infidelidad. Pero la bomba explotó cuando Rial se enteró que Antoniale había llevado a Morena, siendo menor de edad, a un boliche. El final de la pareja fue inminente.

No habían pasado ni dos meses cuando Rial conoció a Agustina Kämpfer, la ex del vicepresidente procesado Amado Boudou. Los presentó una amiga en común, Nara Ferragut. Kämpfer buscaba blanquear su imagen después de su paso por los brazos del ex vicepesidente. En esta etapa, conquistó a Rial.

Mientras el periodista y Kämpfer viajaban por el mundo, “Loly” le decía a los medios que había sido “maltratada” por el conductor y que él había comenzado el romance con la ex de Boudou mientras estaba con ella. Estas palabras no afectaron al periodista, ya que siguió adelante con su nueva novia. “Soy un hombre al que le gusta estar en pareja. Tengo que aprender a disfrutarme. Cuando tenga que venir, vendrá”, reflexiona hoy Rial.

Todo iba viento en popa. Kämpfer se mostraba con Morena y Rocío en fotos y sonriendo, igual que meses antes lo había hecho Antoniale. Pero la realidad demostraría que la hermosa relación que intentaba mostrar la colorada con las hijas de Rial no era tan así. Eso lo notó el conductor cuando Morena decidió hacerse un bypass gástrico y se vio enfrentando uno de los momentos más duros en absoluta soledad.

El fin del romance llegó en agosto, cuando Rial decidió hacer un viaje relámpago a Miami. “Solo”, advirtió. Horas más tarde era fotografiado junto a una amiga peluquera, Andrea Terzolo. Fue entonces cuando Kämpfer estalló: “La vida de Jorge ya no es parte de mi vida”, y agregó: “Yo no le expongo al país mis sentimientos más profundos”, afirmó la misma mujer que meses antes había negociado con algunos medios la exclusiva de su romance con el conductor. Pero para Rial, la historia de amor había terminado mucho antes.

 

 

Comentarios de “El bajón afectivo y profesional de Jorge Rial”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *