Mundo / 20 de octubre de 2016

Noam Chomsky sobre Trump y Clinton: “La sociedad está subrepresentada”

El intelectual considera que el balance de los ocho años de gobierno de Barack Obama es “no positivo”, y critica a Donald Trump y Hillary Clinton.

El filósofo y lingüista Noam Chomsky. Foto: Martin Bialecki/dpa

A sus 87 años, Noam Chomsky recibe al entrevistador con un fuerte y largo apretón de manos, una sonrisa y una mirada amable. Su despacho en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Cambridge cumple con el cliché de un erudito: montones de libros, viejos carteles, notas. Chomsky, uno de los intelectuales más relevantes en la actualidad, critica con dureza el tono que ha tomado la actual campaña presidencial estadounidense. “La escasa popularidad de los actuales candidatos a la Presidencia de Estados Unidos no es algo excepcional, sino que forma parte de un gran malestar social que amenaza a la democracia”, explicó el lingüista y filósofo, de 87 años. Chomsky cree que la baja valoración de los políticos es un fenómeno a nivel mundial, y que se extiende a toda la clase dirigencial, en empresas y a otras instituciones. Parte de un malestar social general.

 

Trump

Ese malestar social, explica Chomsky, es el que termina impulsando a alguien como Donald Trump. El autor de “Los guardianes de la libertad” cree que se fundamenta en gran medida en el desprecio durante décadas a la clase trabajadora.”Los que respaldan a Trump no son los pobres. La mayoría son de la clase trabajadora blanca que en el periodo del neoliberalismo fueron marginados. Ahora, estas personas están amargadas y tienen rencor”, resume. Y ese enojo, explica Chomsky, está mayormente dirigido a los demócratas. “Los demócratas abandonaron al núcleo trabajador estadounidende ya en los 70, aunque como Clinton, siguen argumentando lo contrario. Sólo hay que ver los sueldos. Ya nadie quiere acordarse de que en los tiempos de nuestro gran crecimiento los sueldos estaban ligados al producto nacional bruto y a la productividad. Los sueldos se han estancado o han descendido a lo largo de los últimos 25 años, mientras que el horario y la inseguridad laboral han crecido mucho. Todo un segmento de la población fue abandonado y quedó descolgado”.

El profesor emérito del Massachusetts Institute of Technology (MIT) apunta como segunda razón de la proclama de Trump a un fortalecimiento del populismo y el ultranacionalismo, algo que también se ve en Amérila Latina y en Europa: “Hay una correlación directa entre el apoyo a populistas autoritarios y los entusiasmados con Trump”.Y sigue: “Es un personaje singular. Nunca hubo algo como él en naciones industrializadas occidentales”, señala Chomsky. “Siempre hubo candidatos populares entre las bases republicanas que eran tan peligrosos y estaban tan locos, que el estabishment del partido intervenía y los eliminaba, como ocurrió con Michelle Bachmann, Rick Santorum o Herman Cain. Pero en esta ocasión los líderes republicanos no lo consiguieron”, se lamenta Chomsky.
Hillary. Chomsky, uno de los intelectuales estadounidenses más prestigiosos de la actualidad (señalado por el New York Times como “el más importante de los pensadores contemporáneos”), tampoco ve a la candidata demócrata Hillary Clinton como la contracara de “abanderado” republicano. “Hace un par de décadas Hillary Clinton habría estado a gusto entre los republicanos moderados”, la define.
Por otro lado, Chomsky asegura que “es un error pensar que vivimos a un proceso de transformación amplia del sistema político estadounidense, con nuevas facciones dentro de los partidos, ni siquiera está vigente ya el paradigma histórico de dos facciones, republicanos y demócratas”. “Somos un país de partido único, el Partido de los Negocios. Sólo hay una facción. Y como consecuencia de eso, tres cuartas partes de la sociedad se encuentran simplemente subrepresentadas. Estados Unidos se desarrolló desde una democracia hacia una plutocracia con apéndices democráticos”, opina Chomsky. Y cree que candidatos como Bernie Sanders deberían romper con sus partidos y formar un nuevo partido, independiente (Ndr: Sanders se enfrentó desde la izquierda en las primarias a la actual candidata, Hillary Clinton, pero perdió).”Si tuviéramos un movimiento trabajador activo y luchador del estilo del que hubo en Estados Unidos en los años 30, probablemente uniría a los seguidores de Trump con los de Sanders”, señaló este lingüista, que a nivel político se ha definido a sí mismo como anarquista o socialista libertario. “Trump y Sanders son muy diferentes en muchas cosas, pero comparten centralmente la misma furia por el ataque a la clase trabajadora blanca y a los pobres. Eso podría ser el comienzo de algo totalmente nuevo”. “Sanders salió como de la nada, sin apoyo del mundo de los negocios ni del sistema político. Lo respaldaba gente que teme por las bases económicas y sociales, impulsada por una inesperada simpatía, y por la esperanza de que alguien cree nuevos empleos en Estados Unidos. Comparo eso con la época posterior a la guerra, un movimientoque encontró un gobierno abierto y dispuesto a las reformas. De una amalgama así puede surgir algo nuevo”, se entusiama Chomsky, uno de los detractores de la globalización.

 

Obama

Tras ocho años al frente de la Casa Blanca, el balance de la era Barack Obama “no es muy positivo”, dice el filósofo. “En el conjunto de todos los presidentes estadounidenses será contemplado de forma más bien positiva. Pero el balance no es muy positivo”, subrayó este veterano intelectual que desde hace décadas se ha mostrado crítico con la política exterior de su país.
“Aunque en lo retórico Obama ha sido muy eficaz, ¿qué ocurre si miramos sus políticas?”, se pregunta. “Algunas son realmente terribles, sólo hay que pensar en la estrategia homicida global”, añadió en referencia a la política de drones, un elemento clave en la lucha estadounidense contra el terror. “No esperaba nada de él, así que tampoco puedo sentirme defraudado”, reconoció Chomsky, que en su reciente libro “¿Quién domina el mundo” (Ediciones B) reflexiona sobre lo que considera una política militarista estadounidense. “Ya antes de 2008 mi posición hacia Obama era muy crítica”.
Respecto a la lucha contra el terrorismo islamista, Chomsky señaló que en 2011 era una cuestión limitada a una región abarcable en Pakistán y Afganistán. “¿Dónde está hoy? Distribuido por todo el mundo. Cada vez que salimos con el mazo a combatirlo empeora.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *