Política, Sitios Externos / 25 de Noviembre de 2016

El picante funeral del juez Fayt

Los recelos de la familia del magistrado con Lorenzetti, el faltazo del macrismo y el show de Carrió. Cómo fueron sus últimos días.

Por

Fayt murió semanas antes de cumplir los 99.

Sencillo y corto, así fue el acto de despedida del ex juez de la Corte Suprema, Carlos Santiago Fayt. Se lo había hecho saber a sus familiares y amigos: nada de velorios suntuosos en el Palacio de Justicia, a pesar de haber sido un hombre récord para el derecho y la política local (integró la Corte durante 32 años) y haber estado en el ojo de la tormenta tras la avanzada kirchnerista para jubilarlo. Por eso el miércoles 23 su cuerpo fue trasladado al cementerio de la Recoleta, donde unas 150 personas esperaban para despedirlo.
Allí estuvieron los cinco miembros de la Corte Suprema y los diputados Elisa Carrió y Hermes Binner. Ningún representante del Gobierno se hizo presente, sólo hubo mensajes en las redes sociales.
De cualquier manera, la política se coló en cada momento de la sentida despedida. Tres de las cuatro personas que tomaron la palabra hicieron alusión a aquellos feroces ataques kirchneristas. Sólo Lorenzetti, visiblemente incómodo a la hora de dar su discurso, les bajó el tono a las críticas: “Hubo momentos duros. Pero nos tenemos que acordar de los buenos”, sentenció.
A pesar del saludo cordial entre el presidente de la Corte y los familiares de Fayt, en el ambiente se podía escuchar un murmullo de reprobación. “Cuando atacaron a Carlos y necesitamos que él lo bancara fuerte, fue algo tibio”, comentaban por lo bajo sus amigos en alusión, otra vez, a su resistencia solitaria contra el gobierno K.
Pero el entorno de Fayt no era el único que recelaba de Lorenzetti. También estaba allí una de sus principales denunciantes: Carrió. Con extremo cuidado, evitaron cruzarse durante la ceremonia. De hecho “Lilita”, con dos guardaespaldas excesivamente pegados a sus talones en todo momento (incluso dentro del cementerio), se fue a tomar aire apenas entró el cajón: demasiado amontonamiento para su gusto. Recién volvió a ingresar cuando los asistentes se habían desconcentrado y el presidente de la Corte se había retirado.
Carlos Fayt fue ministro del máximo tribunal de Justicia desde 1983 hasta el 11 de diciembre del 2015, un día después de que Cristina Kirchner (quien lo había hostigado públicamente) dejara el poder.

El final

Su salud empezó a desmejorar dos semanas atrás, cuando le colocaron una sonda nasogástrica, un tubo que llega al estómago para administrarle alimentación. Según un amigo íntimo, peleó por su vida hasta el último instante: en la tarde del martes 22, momentos antes de fallecer, le dio la mano a su mujer, Margarita. Es el último recuerdo que ella atesora.
Más allá de la avanzada kirchnerista, que lo sindicaba como senil, Fayt estuvo lúcido y de buen humor hasta los últimos instantes de su vida. “Tan enfermo que lo creían y murió de viejo”, dice un amigo. Estaba a dos meses de cumplir los 99 años.

 

4 comentarios de “El picante funeral del juez Fayt”

  1. No fue un viejito bueno. Represor con sus dictámenes nos hizo exiliar a varios para derogar la ley del desacato, lo que hicimos después que arruinó nuestras vidas. QEPD, pero que Dios le ajuste cuentas pimero…

    1. Fanático K. Fue el juez más progresista (en serio, no como el payaso de Zafaroni). Se opuso a la obediencia debida, se opuso al saqueo de YPF (esos 600 millones con los que Nestor se hizo rico). Apoyo el matrimonio igualitario. No tenes ni idea de lo que decís. Solo repetis sandeces que te dicen tus millonarios jefes

    2. No hables pavadas Fayt fue un gran Juez el cual fundo una Universidad c/otros es la UMSA Universidad del Museo Social Argentino la Universidad fundada y la mejor para estudiar leyes.
      Gracias a Fayt no hubo posibilidades de Kreti de ser reelecta pues la CSJN se lo impedia c/el.
      Lorenzeti y Highton le daban la reeleccion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *