Radio / 28 de Noviembre de 2016

“Las cosas claras”: El camino más corto

“Las cosas claras”. Conduce: Clara Mariño. Con Magalí Schwatzman, Roberto Martínez, Guillermo del Hoyo y Florencia Rodríguez Altube. FM Latina 101.1. Domingos de 9 a 11.

Por

★★★1/2 Clara Mariño es una entrevistadora amable y le gustan las preguntas y las respuestas precisas. La primera pregunta suele ser suave pero la segunda no tanto. Y es que la conductora, siempre tan serena, tal vez se atiene a una sentencia china y que hoy podría interpretarse como una metáfora amenazante: “Puño de hierro en guante de terciopelo”.
Mariño siempre consigue los datos duros que necesita para sostener sus posturas políticas. Por ejemplo: la inflación, entre 1941 y 2015 fue del 175% anual y, entre 2008 y 2015, llegó al 517%. Desocupación: en 2015 los empleados públicos en Argentina eran 3.459.000 y hoy son 3.512.000 (ya no se podría hablar de “despidos masivos” en el sector). Inversión nacional: cerca de 20 millones de personas reciben por mes un cheque del Estado y, el soporte de todo el gasto, se logra con los aportes de (solamente) 9 millones de personas.
La periodista y su producción saben elegir los entrevistados pero, además, Mariño conserva algunos que fueron dilectos de Bernardo Neustadt y de Julio Ramos. Es el caso de Diego Estévez que, al referirse a la opinión europea sobre el triunfo de Donald Trump, comentó: “Berlusconi dice que él es muy parecido a Trump y el canciller británico no está de acuerdo con las críticas que se le formulan al nuevo presidente de los Estados Unidos”.
Clara Mariño hace un buen programa en una radio que se escucha mal y que puede sintonizarse por internet. La producción es de primera, Matías Martinoli es el operador y el ciclo cuenta con Milton Merlo, quien cubrió las elecciones norteamericanas in situ. Acompaña Roberto Martínez, locutor, y evita el consabido rol de “corroborador permanente”.
Pero luego de escuchar programas políticos durante 2016, esta página considera que, en “Las cosas claras”, como en casi todos los ciclos radiales, se nota algo particular. Sucede que, a pesar de ser protagonistas de la actual transformación global, muchos medios no advierten los profundos cambios que estamos atravesando.
Borges escribió que la historia es pudorosa y que los hechos esenciales, cuando suceden, suelen pasar inadvertidos. Pero son cada vez más los filósofos políticos (Badiou, Agamben, Negri, etc.), que nos dicen que la humanidad vive el tránsito entre un sistema estatal que generaba ciudadanía y solidez y que marcha hacia otro muy distinto en el que los mercados se anteponen al Estado y generan un nuevo orden social, inédito e imprevisible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *