Política / 6 de enero de 2017

Gisela Berger, ¿la Xipolitakis de Scioli?

La novia del ex candidato a presidente, que subió a un avión como si fuera parte de la tripulación cuando viajaron a Cuba, podría enfrentar cargos penales por falsificación de documentos públicos.

Por

Scioli y su novia esperan un hijo.

A partir del informe que confirmó que la actual pareja del exgobernador Daniel Scioli, Gisela Berger, no solo viajó a Cuba durante la campaña electoral con dinero de la gobernación sino que también estaba registrada como personal de tripulación, se generó un debate sobre la falsificación de documentos públicos.

“Por supuesto que es un delito, más grave aún si se trata de un documento público falsificado y no me cabe ninguna duda de que debe haber responsabilidades penales en la adulteración que se hayan realizado”, sostuvo el abogado penalista Marcelo Biondi.

Un documento público, a diferencia de uno privado, tiene validez frente a cualquier tercero, no solo entre las partes. El artículo 296 del Código Penal tiene equiparada la sanción igual que para quien lo adultera y el agravante es que quien resulte culpable, si además es funcionario público, puede tener una inhabilitación por el doble de tiempo que fije la condena.

La pena es de 1 a 6 años de reclusión o prisión. “En este caso le cabe obviamente a todos los que hayan tenido algún tipo de participación, sea por la creación total o parcial o adulteración de un documento verdadero”, dijo el abogado. Es importante también quiénes usen ese documento. “Estimo que esto no lo hace un piloto o comandante de una aeronave porque se le ocurre. Evidentemente hay un autor intelectual que es quien ha tenido la posibilidad de indicar o determinar a las personas que hagan esta declaración en los documentos de migraciones”, agregó.

“El riesgo es que la tripulación no es personal decorativo, tienen que ser personas que estén capacitadas para poder actuar en caso de emergencia y estar certificados,  de hecho tienen que actualizarse constantemente. Poner a alguien que no pertenece a la tripulación como tripulante es un hecho muy grave y una irresponsabilidad enorme de muchos sectores, incluso del exgobernador”, aseguró Franco Rinaldi, licenciado en Ciencias Políticas, especialista en aeronavegación y autor del libro “Aerolíneas Argentinas: 2000 días de pérdidas”.

Por su parte, el ex piloto y cineasta Enrique Piñeyro comentó que “si fuese un pasajero supernumerario no pasaría a mayores, pero si es de tripulación y Berger no está capacitada, sí puede haber consecuencias”.

Entonces, Gisela Berger ¿pasa a ser la nueva Xipolitakis?

 

2 comentarios de “Gisela Berger, ¿la Xipolitakis de Scioli?”

  1. La novia del ex candidato a presidente, que subió a un avión como si fuera parte de la tripulación cuando viajaron a Cuba, podría enfrentar cargos penales por falsificación de documentos públicos.

    Si fuera cierto que esta mina enfrentaría estos cargos, también deberían colocarlo al “novio” como instigador o al menos cómplice de la maniobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *