Opinión, Sitios Externos / 31 de enero de 2017

Así hay que ser para entrar a un boliche cool

Otro caso de discriminación en Palermo. ¿Qué pasaría si los jóvenes dejaran de ir a donde los tratan como mercadería clasificable?

Por

Así hay que lucir para entrar al boliche Jager de Palermo.

A Lizy Tagliani no la dejaron entrar al boliche Bruto, de Mar del Plata, y la ola mediática resucitó el viejo tema de la discriminación nocturna. Enhorabuena. Miles de chicos y chicas saben de qué se trata esta práctica cuando “concursan” para acceder al módico paraíso de bares y discos de moda. Un Gran Hermano tácito, corporizado en gente de seguridad que discrimina la paja del trigo de acuerdo a un catálogo de estética aspiracional tan berreta como el interior de esos boliches con luz natural.

Si sos mujer, entrás -y gratis- si te perfilás flaca y alta, aunque la entrada no incluya contrato publicitario. Si rubia, mejor. Las gorditas, por más esmeradas en su look que resulten y así se tiren encima una fortuna en ropa de marca, están condenadas a agonizar en la fila a la espera de un influencer rescatista. Igual que los varones de tez oscura, cuya portación sentencia a la vigilia callejera.

F.G. -así lo llamaremos para preservarlo de la ira patovica- fue uno de los tantos reprobados recientes en el acceso a Jager, de Niceto Vega al 5400. Ni alcoholizado, ni drogado, ni violento, estaba vestido con el mismo código de sus amigos, todos estudiantes de veintipico, a los que no se les vedó el acceso al lugar. A F.G. le dijeron que “no daba con el perfil del boliche” pero nunca especificaron de qué materia está hecho ese target que se ensañó con su piel morena.

Lo que F.G. hizo distinto a la mayoría, después de divertirse con sus amigos en otra parte, fue perder un rato en ir hasta el Inadi a hacer la denuncia por discriminación.

Si además, el público que alimenta este negocio se rehusara a ser tratado como mercadería clasificable, algo más potente que una sanción municipal se empezaría a gestar.

En esta nota: ,