Sociedad / 9 de febrero de 2017

Caminatas, amigos y perfume: las claves antiage de Mirtha Legrand

No hay en el mundo otra diva exitosa de su edad en TV. Los secretos que le permiten mantenerse activa y vigente.

“Preguntar la edad a una mujer es de mal gusto”, aseguró a NOTICIAS Mirtha Legrand. Sin embargo, en la entrevista exclusiva a este medio, la diva dejó entrever que en pocos días llegará a los 90 años. ¿Cuál es el secreto para llegar a esa edad de esa manera? La respuesta está en el día a día de Chiquita.

La diva no puede caminar por la calle debido a la cantidad de fanáticos que se le acercan. Sin embargo, esto no le impide cumplir con una rigurosa rutina de caminata. Da 5 o 6 vueltas a su casa sin parar todos los días. Además, hace ejercicios con un kinesiólogo. A los 90, asegura que nunca hizo gimnasia porque cree que el esfuerzo arruga el rostro. Sin embargo, goza de buena salud. Y aunque le da miedo hacerse estudios, acude al médico por controles periódicos.

Una diva hasta en la intimidad, Mirtha dice que se siempre anda perfumada, incluso cuando se va a dormir. Obsesiva por su apariencia, cuida su piel con cremas y una vez por semana visita a una dermatóloga. También dedica tiempo a cuidar su pelo: antes de dormir, se lo cepilla para mantenerlo fuerte.

Sobre su dieta, Legrand explica que come de todo pero en porciones chicas, aunque suele darse el gusto de dejarse tentar por su plato favorito: huevos fritos con papa fritas. “Cada vez como menos carne”, dice, al tiempo que asegura que no bebe alcohol. Además, abandonó otro dañino vicio: el cigarrillo. Dejó de fumar hace varias décadas y nunca más volvió a probar uno. Sin embargo, la dieta de la diva esconde un particular secreto: moderarse con las ensaladas porque cree que comer mucha lechuga aumenta la celulitis.

Pero además de su bienestar físico y su belleza, Mirtha sorprende por su impecable salud mental. Descree de los gurúes de autoayuda y los psicólogos y asegura que reza a diario. Sin embargo, su cable a tierra son sus amigos. Muy sociable, suele recibirlos seguido en su casa o salir con ellos a cenar. Con otros, no duda en apelar a la tecnología para mantenerse en contacto. Suele pasar largas horas de la noche intercambiando Whatsapps con otra diva: Susana Giménez.

Mientras insiste en que debería recibir el récord Guinness por ser la conductora más longeva del mundo, Mirtha medita si despedirse de sus comidas televisadas el próximo año. “Me parece que ya estoy grande, es suficiente”, aduce. Sin embargo el rating y su vigencia parecen mostrar otra realidad, la de una diva que a punto de cumplir 90 demuestra que aún le queda hilo en el carretel.

 

 

 

 

Comentarios de “Caminatas, amigos y perfume: las claves antiage de Mirtha Legrand”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *