Personajes / 19 de abril de 2017

Felipe Colombo: “Esta profesión tiene muchos altibajos”

Lejos de Cris Morena, el actor se luce en el teatro y la radio. Cómo lidió con el éxito siendo joven. Crisis y el exilio de su padre.

Felipe Colombo: “Esta profesión tiene muchos altibajos”
Fotos: Juan Ferrari

En “Stravaganza sin reglas para el amor”, un joven llamado Virgilio busca inspiración para componer su primer tango y convertirse en el poeta del amor, camino que recorre acompañado por los estímulos de la Musa. Coincidencia buscada o casual, a Felipe Colombo otra vez le toca acceder a la sabiduría de la deidad encarnada por Nacha Guevara, la misma madrina que protagonizara a la señora Robinson en “El graduado”, el clásico que ambos compartieron en 2005.
“Siempre que tenga la oportunidad voy a trabajar con Nacha, me ha resultado revelador, intenso pero sobre todo de gran calidad y de gran entrega artística. Implica muchas cosas y es una suerte, un esfuerzo y un honor”, cuenta Colombo sentado en el Four Seasons. Reemplazó a Fernando Dente en el papel del bohemio Virgilio, el personaje central del musical de Flavio Mendoza que se presenta en el teatro Broadway, con Eleonora Cassano, Gisela Bernal y, por supuesto, Nacha.

Noticias: ¿Cómo fue rencontrarse en el escenario después de más de una década de “El graduado”?
Felipe Colombo: Muy intenso porque tuve dos semanas para incorporarme. Nacha es una persona que tiene muy claro lo que quiere lograr. Reencontrarme con ella en escena fue aggiornar un poco esa parte del reconocimiento, pero después de tantos años hay cosas que han cambiado en los dos. Hay cosas en las que yo he madurado por mi tiempo, por mi vida, por la carrera. “El graduado” era la primera obra de texto que yo hacía después de siete años de “Rebelde way”, “Chiquititas”, todo eso. En México no había hecho teatro de texto. Ahora pasaron diez años en los que hice mucho más teatro. Entonces, estoy con el kit de herramientas un poco más amplio y sin embargo, fue entrar en un vértigo de trabajo que está buenísimo.

Noticias: ¿Mantiene vivo su proyecto musical, la banda RoCo con Benjamín Rojas y Willie Lorenzo?
Colombo: Con “RoCo”, no. Fue muy difícil coordinar los tiempos. Tuve toda una crisis el año pasado porque me metí a grabar mis temas y a hacer música de una forma que no lo había hecho nunca, con la libertad de experimentar. Pero en el proceso me encontré con algunas limitaciones que me llevaron de regreso a las raíces. El recorrido de teatro me habilitó una serie de herramientas pero en la música me están faltando todavía algunos recursos para lograr lo que he logrado en la actuación. Me tengo que tomar el tiempo de volver a estudiar, volver a escuchar, volver a buscar cosas. Hacer radio en Nacional Rock me posibilita escuchar mucha música.

Noticias: ¿Había hecho radio?
Colombo: Es la primera vez, tenía ganas, venía con proyectos desde hace tres o cuatro años pero no sabía bien por dónde se entraba. Hasta que Bobby Flores me llamó para hacer “Alimento balanceado”, con Cecilia Elía y un equipo divino. La consigna es darle mucho espacio a la música, hablar un poco de las bandas que están sonando o de lo que nosotros vamos investigando. A veces preparo algo argen-mex.

Noticias: ¿Qué le gusta? ¿Qué escucha?
Colombo: Muy variado. Me gusta el rock y el funk, mucho. Escucho jazz pero el jazz requiere un momento y un espacio para escucharlo. También pop, bastante: ahora que soy padre de una nena de siete años escucho más del que quisiera (risas).
Noticias: Usted llegó a la Argentina a los 15, se quedó a trabajar, se casó con una vestuarista (Cecilia Coronado) y tuvo una hija (Aurora). ¿No es más o menos el camino inverso que hizo su papá argentino?
Colombo: Cuando mi papá (Juan Carlos Colombo) se exilia en México, se va al CUT, Centro Universitario de Teatro, porque lo deriva la agregada cultural de la Embajada. Se fue en 1974: era abogado en los Tribunales de San Juan, no militaba pero estaba comprometido, ayudó a algunos detenidos y en determinado momento, la familia le recomendó que se fuera. Aparte, participaba en un grupo de teatro. Cuando fue a México se puso a estudiar Arte Dramático y ahí la conoce a mi mamá que antes de vestuarista, fue y es actriz.

Noticias: ¿Intentó volver a la Argentina?
Colombo: En el 83 vino, yo era recién nacido, pero a los cuatro años se volvió a México porque no lograba instalarse. Allá le empezó a ir mejor como actor y a mi mamá le ofrecen encargarse del vestuario del CUT. Y nos quedamos.

Noticias: Azaroso o no, hay algo novelístico en las historias de su papá y la suya, como para pensarla en espejo.
Colombo: Sí, lo hablamos un montón de veces, la repetición, la misma profesión, con distintas formas de vivirla. Pero en lugar de un hijo, tuve una hija. Le gusta mucho cantar y pintar, pero tal vez salga abogada (risas).

Noticias: Vino al país por Cris Morena, para hacer “Chiquititas”. ¿La sigue viendo? ¿Qué significó para usted?
Colombo: Hace mucho que no la veo. Es una persona que tuve la suerte de conocer, de trabajar con ella y de que me eligiera para formar parte de algunos de sus proyectos. Tuvo la fortaleza, la visión y la calidez de armar un equipo sostenido en el afecto y no sólo en el producto. El rigor, el aprendizaje de trabajar a ese nivel tan exigente… todos los que hemos trabajado con ella tenemos como una marca de escuela. Todos tratamos de llegar a horario, letra sabida, trabajar a fondo, no dejar cosas al azar, agradecer la suerte de tener el trabajo que tenés, de disfrutar el momento que tenés. Pero sobre todo para mí significó cosas muy profundas: cambié de país, cambié el enfoque de mi carrera casi por completo. Y me dio mis mejores amigos: Benja (Benjamín Rojas), Cami (Camila Bordonaba), Lu (Luisana Lopilato), Willie (Lorenzo), gente que son mis hermanos.

Noticias: Camila dejó la carrera. ¿Pasó alguna vez por un momento similar, con ganas de buscar otra cosa para su vida?
Colombo: Sí, claro. Esto de llegar o no llegar, a veces en los actores más jóvenes sobre todo, tenemos una urgencia de llegar a quién sabe dónde, y después te das cuenta. Nosotros teníamos una formación de la tele, con la presión exitista autoimpuesta o de afuera. Empezamos muy chicos a estar en la vitrina. Es raro, es fuerte y son momentos muy difíciles; la profesión tiene muchos altibajos. Cami tomó una decisión clara, concreta y eso es muy de ella. He visto mucha gente que dice: “Quiero irme a vivir al campo”. Pero siguen haciendo sus trabajos, sus cosas y no están del todo convencidos de lo que hacen porque no logran tomar la otra decisión. Cami lo dijo y lo hizo. A mí me ha pasado la misma crisis pero yo no puedo evadirme de actuar. Lo necesito, incluso en la crisis, tengo que decidirlo actuando.

Noticias: Es lo que lo hace feliz.
Colombo: No es tanto la felicidad. A veces sí, a veces es absoluta felicidad y otras es una crisis profunda y dolorosa pero me pasa la vida por ahí, por el escenario, por el arte y la música. Entonces, pienso: “Me voy a vivir al campo pero a los tres meses voy a querer actuar”.

Noticias: ¿Cómo lleva la doble identidad mexicana-argentina, puede conciliarlas?
Colombo: Yo la llevo bien. Siempre hay gente que te dirá “ya no hablas como mexicano” o viceversa, alguien que está esperando que te salga el mexicano. Pero no le presto atención.

Noticias: ¿Extraña?
Colombo: Sí, sí. Extraño muchas cosas. Extraño mucho más a mis padres, ahora que son abuelos. Me gustaría tenerlos más cerca. No sé si todo el tiempo (se ríe), pero más cerca.
La paternidad te despierta esas cosas que estaban ahí guardadas. La comida, por supuesto. Por suerte, acá se consiguen algunas cosas de materia prima: cilantro, chiles, limón, sal, como los básicos, y con eso puedo cocinar. He encontrado un par de restaurantes también. Mezclo gustos porque no me queda otra, por ejemplo, una salsa mexicana con una carne argentina.

Noticias: ¿Qué opina de los directores mexicanos en Hollywood como Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, ambos ganadores de los Oscar?
Colombo: Son fantásticos directores, han accedido a un lugar que antes era inimaginable para el cine latinoamericano. El estar cerca de los Estados Unidos ayuda pero lo han hecho en base a trabajos excelentes. También “el Chivo” Lubezki me parece un director de fotografía fantástico. Allá les dan herramientas para que se desarrollen y hagan las cosas que hacen. Creo que son fantásticos y han logrado la transnacionalidad, que abre posibilidades. Gael (García Bernal) y Diego (Luna), grandes actores, abrieron hace años su productora (Canana Films).

Noticias: ¿Cómo ve la llegada de Donald Trump?
Colombo: No me sorprendió que ganara pero me da un poco de miedo. No lo quiero, sus formas, su pensamiento. Lo de la muralla es claramente provocador. Pero más complicado que lo del muro es la prohibición a las automotrices de que ensamblen en México, una fuente de trabajo altísima. Ya le prohibió a Ford, a BMW y vuelve a poner a Latinoamérica en esa situación de si estás alineado o no. Me da miedo porque no hay opción. Que haya ganado es un síntoma de cómo funcionan las sociedades en la actualidad, la publicidad, la mercadotecnia, el miedo. Lo que más me llama la atención es el porqué, qué significa, cuál fue la parte que nos perdimos para no darnos cuenta de que esto podía pasar.

Leni González

@LeniDeEscalada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *