Mundo / 5 de Mayo de 2017

#SiMeMatan: mexicanas contra la violencia de género institucional

A partir de la muerte de una joven, iniciaron una campaña en redes imaginando lo que dirían de ellas las autoridades para culpabilizarlas de su propia muerte.

Por

En la madrugada del 3 de mayo apareció el cuerpo sin vida de una joven de 22 años en el campus de la Universidad Nacional Autónoma de México. Al conocerse la noticia, la Procuraduría General de Justicia, en lugar de investigar la muerte, puso en tela de juicio la vida privada de la víctima, informando por medio de su cuenta de Twitter que estaba “alcoholizándose y drogándose”, y además “ya no estudiaba”. También la policía intentó culpabilizar a la víctima por el hecho, y los medios replicaron la información, dejándola como responsable de la agresión sexual.

A partir de esto, mujeres mexicanas difundieron el hashtag #SiMeMatan en diferentes redes sociales, acompañado de imágenes y frases con las que, imaginan, se las podría culpar si fuesen asesinadas.  El primer tweet fue posteado por la activista mexicana María José E.H. #SiMeMatan llegó rápidamente a trending topic.

Según informó Univisión, en México ocurren cuatro feminicidios por cada 100.000 mujeres, y es una práctica común que las autoridades culpen a la propia víctima de su muerte argumentando el uso de drogas, su vestimenta “provocativa” o que estaba sola en la noche.

“Quiero que los medios y las autoridades sepan que no nos interesa revictimizarnos, que les vamos a exigir información relevante y resultados. Que ninguna mujer es perfecta pero que todas merecemos justicia y seguridad”, explicó al portal Buzzfeed María José E.H. Las mujeres latinoamericanas están cansadas de la falta de políticas públicas eficientes y exigen por todos los medios el derecho a no ser asesinadas por el simple hecho de ser mujeres.

En Argentina, organizaciones de mujeres acampan desde ayer y por tiempo indeterminado frente al Consejo Nacional de las Mujeres para exigir que se declare la emergencia en violencia de género, lo que brindaría mayor presupuesto para las políticas públicas. Hasta el momento se hablaba de una muerte cada 30 horas, pero esa cifra incrementó y hoy la tasa asciende a un feminicidio cada 18 horas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *