Economía / 4 de junio de 2017

Ministro de Economía bonaerense: “No engaño a los pobres”

El ministro prevé que la situación social mejore a mediano plazo.

Por

Es el hombre que se sienta a negociar con el sindicalista docente bonaerense Roberto Baradel. Su nombre: Hernán Lacunza. Su cargo: ministro de Economía de la provincia que gobierna María Eugenia Vidal.

Noticias: El agro mejora, pero reclama que le bajen más impuestos…
Lacunza: El impuesto inmobiliario que paga es uno de los más bajos de la historia. Nosotros tenemos que gobernar para todos, no para un sector específico, y tenemos que cuidar el equilibrio general, pagar a los maestros. La carga tributaria en la provincia es altísima y la queremos bajar. Hemos hecho un plan de gobierno ante la presión tributaria récord, la ausencia de obra pública y el déficit que heredamos. No podés salir de este triángulo por todos los vértices al mismo tiempo. Lo primero que hicimos, porque no se podía esperar, es obra pública. En 2017 y 2018 tenemos que lograr una tendencia a equilibrar las cuentas públicas, porque el déficit no lo pagan los gobiernos, lo pagan los contribuyentes, o los maestros o los médicos a los que no le podemos pagar sueldos dignos. Y 2018-2019 es para bajar carga impositiva. ¿Por dónde? Por Ingresos Brutos, que es el impuesto más distorsivo.
Noticias: ¿Cómo se compensará?
Lacunza: Tenemos que generar ahorros y, a medida que recuperemos el crecimiento, va a haber más recaudación.
Noticias: El Ministerio de Hacienda de la Nación quiere que las provincias no aumenten el gasto público por encima de la inflación, y ustedes están aumentado la inversión…
Lacunza: Del 3,7% del gasto público provincial en 2015 al 6,3% en 2016 y al 8,4% en 2017.
Noticias: ¿Dónde recortarán?
Lacunza: Estamos generando ahorros en todas las áreas por eficiencia. Ayer veía la eficiencia que está haciendo el Ministerio de Salud en la compra de medicamentos, donde había una compra centralizada dominada por un mercado cartelizado. Al romper ese cartel y hacer competir a los laboratorios en la provisión de medicamentos, bajan los precios.
Noticias: El gobierno nacional quiere que congelen la planta de empleados…
Lacunza: La planta subió en los ocho años del gobierno anterior 4% por año, y los picos habían sido 2011 y 2015. El año pasado la planta de personal público creció 0%. No es que tenemos un objetivo de bajarla.
Noticias: Hay preocupación por el aumento de la deuda pública.
Lacunza: Comparto y celebro esa inquietud porque quiere decir que hemos aprendido que las crisis de deuda se incuban durante los períodos de financiamiento irrestricto. En 2016-2017 el acceso a deuda permite construir los puentes financieros para hacer obra de infraestructura. Pero la tendencia del endeudamiento tiene que ser decreciente. En la provincia el año pasado la autorización de deuda era de 4.000 millones de dólares y este año, de 3.000. Y el año que viene va a ser menor todavía.
Noticias: ¿Cómo ve las elecciones próximas?
Lacunza: Por los números que nos acercan, estamos muy confiados para agosto y octubre. Tenemos un piso muy robusto. En los timbreos a la gente se le ilumina el rostro cuando habla de María Eugenia. Me gratifica cuando la gente tiene paciencia porque entiende que antes vivíamos en una situación artificial. Si tenemos que hacer una autocrítica, digo que sobrestimamos nuestra capacidad de generar rápido el crecimiento y la inversión. Subestimamos la destrucción del capital institucional. Nos está llevando mucho tiempo reconstruirlo: que el Indec diga la verdad, que el Banco Central es independiente, que el Congreso no es una escribanía, que la Corte Suprema dicta sentencias en las que el Ejecutivo no está de acuerdo, como en el 2×1, que no se puede cortar la Panamericana. Esa reconstrucción institucional precede a una economía sana. A veces cuando se pone en duda si hay crecimiento o no. Pero las tasas chinas en general están infladas artificialmente por un anabólico que incuba su propia crisis. Si crecemos al 3% o 4% este año y los próximos, habremos tenido éxito. Va a aumentar el bienestar, y eso les va a hacer bien a los pobres en el mediano y largo plazo.
Noticias: Pero los pobres mueren de hambre hoy.
Lacunza: Sí, pero lo peor es engañarlos, y yo no lo hago.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *