Mundo / 9 de junio de 2017

Inglaterra: derrota de May la pone al borde de la renuncia

La primer ministro británica perdió la mayoría en el Congreso y quedó contra las cuerdas. A días de iniciarse las negociaciones para la salida del Reino Unido de la UE, todo queda en suspenso.

Por

La primera ministra británica, Theresa May, en la tapa de los diarios ingleses, que gritan la derrota.
La primera ministra británica, Theresa May, en la tapa de los diarios ingleses, que gritan la derrota.

Desde que el año pasado, cuando se convirtió en primera ministra británica, la conservadora Theresa May se presentó como la guardiana de “la voluntad del pueblo”, que acababa de votar a favor de sacar al Reino Unido de la Unión Europea (“Brexit”).

Sin embargo, tras las elecciones parlamentarias del ayer, quedó claro que el electorado no está tan de acuerdo con ella: su partido perdió la mayoría absoluta que tenía en la Cámara de los Comunes (los diputados británicos).

Atrás quedó la enorme ventaja que le auguraban las encuestas frente el líder laborista, Jeremy Corbyn, cuando May convocó en abril elecciones anticipadas para conseguir un mayor respaldo en su negociación del “Brexit”.

El periódico británico “Daily Mirror” calificó hoy de “desastre político” los resultados de May, mientras que para el “Times” la primera ministra quedó humillada.

May hizo campaña con la promesa de ofrecer un liderazgo “fuerte y estable” en la negociación de “Brexit” con la Unión Europea (UE), pero los asuntos de política interna dominaron la última fase de la campaña, sobre todo tras los atentados terroristas de Manchester y Londres.

Tras el ataque en el Puente de Londres, May prometió un endurecimiento de la lucha antiterrorista. Pero Corbyn no tardó en atacarla, al recordarle que durante su época como ministra de Interior (2010-16) se eliminaron 20.000 puestos de policías.

Su mal manejo de crisis en este último tramo de la campaña se convirtió en un revés ante la opinión pública. Mientras que algunos la consideraban “fuerte y competente”, otros veían a la política de 60 años como “lenta y aburrida”.

Perdió la ventaja que le auguraban los sondeos y no consiguió los 326 escaños necesarios para mantener la mayoría absoluta en la Cámara baja. Antes de las elecciones, los tories tenían 330 diputados y ahora se han quedado en torno a los 313.

“Si pierdo tan solo seis bancas, pierdo las elecciones y (el líder laborista) Jeremy Corbyn se sentará en la mesa de negociaciones con Europa“, había asegurado vía Twitter el 20 de mayo, segura de sus cartas.

Los laboristas en cambio consiguieron unos 30 escaños más, de la mano del izquierdista Corbyn que fue subiendo gradualmente en las encuestas hasta quedar a tan sólo algunos puntos de May en los últimos tramos de la campaña.

Una vez confirmada la perdida de la mayoría absoluta conservadora, los laboristas han comenzado a pedir la dimisión de May, y hay quienes se hicieron a coro incluso dentro de su propio partido.

El panorama apunta ahora a un Parlamento en el que ni conservadores ni laboristas tendrán una mayoría absoluta, un denominado “hung parliament” en el que se necesita recurrir al apoyo de agrupaciones menores.

Desde 2010 no se daba una situación similar, cuando el entonces líder conservador David Cameron tuvo que buscar el respaldo de los liberaldemócratas. Esta formación se niega ahora, sin embargo, a pactar con May, ya que mantienen posturas opuestas sobre el “Brexit”.

Tampoco está claro qué supondrá el resultado electoral para la negociación del “Brexit” con Bruselas. Ante esta difícil situación no está garantizado que la salida de la UE pueda producirse de una manera ordenada para marzo 2019 como se esperaba.

Bruselas quería comenzar las negociaciones el 19 de junio, pero ¿conseguirá May formar hasta entonces un Gobierno para defender su posición en la mesa de negociaciones?  La UE mira ahora con intranquilidad hacia el Reino Unido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *