Política / 16 de Junio de 2017

“Ducler estaba fundido”, dice el arrepentido del caso

Un hombre clave en el caso del financista K y en el manejo de los fondos de Santa Cruz narra los momentos finales de Ducler. “Acercarse a él era como jugar a la mancha venenosa”, dice.

Por

Veinte años atrás, una veintena de periodistas están al acecho y con el cuaderno en la mano. En la sala de prensa de la sede del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos se hace el silencio cuando su entonces titular, Robert Rubin, ocupa el centro del escenario junto a Janet Reno, la secretaria de Justicia de ese país. Afuera los espera un lunes primaveral en Washington DC, y todos los cronistas aguardan con impaciencia el por qué de su presencia en el lugar. Hasta que Rubin empiece a revelar los detalles de la cinematográfica “Operación Casablanca”, que en ese momento fue la investigación internacional por lavado de dinero más importante de la historia -y que culminó con la detención de 112 narcotraficantes-, solo un estrecho grupo de agentes y funcionarios estaban al tanto. Todavía no lo sabían, pero ese 18 de mayo de 1998 fue un antes y un después en las vidas de Néstor Kirchner y del arrepentido que rompe el silencio en NOTICIAS. Pero, sobre todo, comenzaba a gestarse el inicio del amargo final que Aldo Ducler encontró en una calle gris del microcentro porteño.

Los diecinueve años que vivió Ducler, desde ese momento, fueron un infierno. “Estaba fundido, nadie quería trabajar con él, y por eso quería vender la información que tenía. Acercarse a Aldo era como jugar a la mancha venenosa”, dice el arrepentido, que fue un asesor de confianza de Néstor Kirchner durante años, funcionario durante la era K, y tuvo un rol clave en el manejo de los millones de dólares de los fondos de Santa Cruz.

Es que Ducler se vio envuelto de lleno en esa investigación de Estados Unidos que había comenzado en 1995 y que se ramificó hasta la Argentina. Según el trabajo de los agentes del Servicio de Aduanas de EE.UU., el financista, gracias a su sociedad MA Bank Ltd en las Islas Caimán, ayudó a lavar por lo menos US$ 7,7 millones que venían del Cartel de Juárez, de México, y tuvo que pagar US$ 1,2 millones como multa. Una fuente del mundo bancario asegura que Ducler entregó información sobre narcotraficantes a los Estados Unidos a cambio de su libertad. Hay que entender que el financista muerto estuvo muy cerca de terminar preso. En el libro del periodista Andrés Oppenhaimer, “Ojos Vendados”, se asegura que Estados Unidos no avanzó más contra Ducler porque “sólo estaba interesado en hacer regresar los fondos”. Esto no significaba su inocencia, sino que solo querían acelerar los tiempos y eso pesaba en una investigación que alcanzaba a cientos de personas en seis países distintos.

Desde que esquivó la prisión, Ducler vivió al borde de la bancarrota. El caso recién explotó en este país dos convenientes meses después de las elecciones de 1999 que coronarían a De la Rúa como presidente, en las que Duhalde perdió con comodidad, y Ducler apareció en todos los medios del país. Kirchner, que había confiado en Mercado Abierto para llevar plata a las Caimán por consejo de Cafaro, estaba que explotaba de rabia.

Noticias: ¿Qué hizo Kirchner?

Arrepentido: Lo quería matar a “Billy” Cafaro (que le debe su apodo a un rockero argentino de los ’60). Él había aconsejado mover parte de la plata a la isla Gran Caimán, para generar una renta y especular con los intereses, que eran de alrededor de US$ 10 millones. Cuando saltó lo de Ducler, Estados Unidos le embargó toda la plata al MA Bank en las Caimán. Néstor se desesperó para sacar la plata. Carlos Sánchez Herrera, su abogado, tuvo que negociar con enviados de las Islas. Fue un quilombo, llevó meses, pero al final la pudieron sacar. Si explotaba el caso en ese momento, Néstor no tenía futuro como candidato. Quedó muy aliviado.

Noticias: ¿Kirchner participó en esas negociaciones?

Arrepentido: Sólo por teléfono. El que llevó el tema fue Sánchez Herrera.

Noticias: ¿Cómo repercutió el escándalo Ducler?

Arrepentido: Bastante. Cuando a eso se le sumó el atentado a las Torres Gemelas, Néstor se volvió loco para sacar la plata de Estados Unidos, por miedo a que levante sospechas. Ahí hubo bastante tensión con Cristina, que se oponía. Ella tenía que dar siempre la aprobación final para cada movimiento. Hubo que convencerla a Cristina, no fue fácil. Néstor llamó a Mac Laughlin y a Sanchéz Herrera para que le preparasen un informe y la convencieran de sacar la plata de ese país. Por suerte les fue bien.

Noticias: ¿Cuánta plata había en las Caimán?

Arrepentido: Eso no te puedo decir, lo sabemos muy pocas personas. Este tema no lo manejaba Ducler, sino uno de sus socios, a pesar de lo que ahora quería venderse como si hubiera sido él.

Noticias: ¿Quién?

Arrepentido: No lo voy a decir, es un amigo. Si lo de Ducler y su denuncia prospera, va a meterse en un lío.
El organizador

A pesar de que el arrepentido K no lo quiere decir, NOTICIAS averiguó el nombre del hombre que servía de nexo entre Néstor y las islas: Miguel Iribarne, presidente de Mercado Abierto. Iribarne es un economista que llegó a ser subsecretario de Economía durante la dictadura de Leopoldo Galtieri. En esos años de plomo conoció a su futuro socio, Ducler, que en ese momento era secretario de Hacienda. Ambos renunciaron a sus cargos el 11 de diciembre de 1982, un año antes del regreso de la democracia. Iribarne, que compró la financiera Mercado Abierto en 1991 junto a Ducler y Héctor Scaserra -otro funcionario de Economía durante la dictadura-, se comunicaba con Néstor mediante Cafaro. “Alguna vez deben haber hablado de manera directa, pero solo por teléfono”, dice el arrepentido, que se resiste a dar el nombre de Iribarne.

Noticias: ¿Cuál era el rol de Aldo Ducler?

Arrepentido: Era uno de los socios. Cada uno tenía sus cuentas y su especialidad. Aldo trabajó más con la guita que venía de afuera -de donde salió el quilombo con los narcos-, y el otro socio (Iribarne) trabajaba con Néstor. El tema es que, cuando salta el escándalo del narcolavado, sus dos socios se abrieron y se fueron de MA Bank, no querían quedar pegados (hoy presiden Arpenta, otra financiera, que fue investigada por la UIF del kirchnerismo y que incluso fue suspendida de manera preventiva por la Comisión Nacional de Valores por “irregularidades financieras” durante el 2014). Ducler, vivo, se quedó con los papeles que quería presentarle ahora a la UIF. ¡Se llevó lo que quería! Ojo, Ducler estaba al tanto de lo que hacían sus otros socios, pero él no manejaba esa cuenta. Pero como esos documentos quemaban, sus socios no se los reclamaron nunca.

Noticias: ¿Lo sorprendió lo que hizo Ducler antes de morir?

Arrepentido: Totalmente, era impensado. Por la calidad de persona que era, nunca me hubiera imaginado que iba a entregar su dignidad por plata. Ducler nunca fue un delincuente. Él, como cualquier financista de la época, se manejaba en esa fina línea que permitía quedarse dentro de la legalidad (según la ley argentina de lavado de dinero que imperaba en esos años, no era un crimen hacer negocios con narcotraficantes o con cualquiera que tuviera dinero mal habido si no se tenía “conocimiento o sospecha” sobre el origen ilegítimo del dinero). Ducler, que era un tipo muy inteligente, siempre evitó preguntar de dónde venía la plata. Era un negocio muy lucrativo, hay que entenderlo… Pero bueno, lo de ir a la UIF ahora fue porque estaba desesperado. ¿Quién le iba a dar trabajo a este tipo?

Noticias: ¿Qué va a pasar con este tema?

Arrepentido: Lo mejor que les podía pasar a todos los involucrados es llegar a Comodoro Py. En este país, si llegás ahí zafás. ¿Hace cuanto que está la denuncia de Carrió ahí? Diez años… y no pasó nada.

 

Comentarios de ““Ducler estaba fundido”, dice el arrepentido del caso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *