Economía / 20 de junio de 2017

Ulrich Brand: “Hay daños del consumo si pensamos en ir a Chile de shopping”

El economista alemán abogó en Argentina por una producción que respete a trabajadores y medio ambiente.

Por

El economista alemán Ulrich Brand, profesor de la Universidad de Viena, vino a principios de junio a Buenos Aires invitado por la Fundación Rosa Luxemburgo para disertar sobre su libro ‘Salidas del laberinto capitalista. Decrecimiento y Postextractivismo’, cuyo coautor es el ex ministro de Energía ecuatoriano Alberto Acosta. También dialogó con NOTICIAS.

Noticias: ¿Qué es el decrecimiento?
Ulrich Brand: El decrecimiento es un concepto que dice que tenemos que liberarnos del imperativo capitalista del crecimiento, que todas las relaciones sociales, todas las formas de organizarse económicamente tienen que cumplir con el crecimiento. El decrecimiento surgió en los años 70 con André Gorz, Iván Illich. En los últimos diez años Joan Martínez Alier, de Barcelona, y otros argumentan que si queremos pensar alternativas fundamentales y concretas de otras formas de organizar la movilidad de la gente, la nutrición, la alimentación, los vestidos, tenemos que liberarnos del principio fundamental de la acumulación capitalista, el crecimiento. Para dar un ejemplo, si queremos organizar una movilidad solidaria, tenemos que salir de la automovilidad, tenemos que salir del crecimiento empujado de las automotrices, tenemos que pensar bien cómo organizamos en Buenos Aires, Viena,  Berlín, Nueva York, en el campo, la movilidad. Hoy en día la movilidad está impuesta por intereses privados, de la industria del automóvil, de la industria de las autopistas.
Noticias: ¿La idea sería consumir menos?
Brand: Consumir y producir de otra manera, no es solo consumir. El crecimiento no dice ‘tú tienes que consumir’, sino nosotros como sociedad pensamos cómo consumimos hoy, cuáles son los daños sociales, porque hay un consumo de prestigio de los ricos, de la clase media alta, es el consumo del prestigio que significa ‘yo quiero distinguirme de la gente normal, de la mayoría’. Hay daños del consumo si pensamos en volar, en el consumo de aviones, en Europa se va al shopping de otra ciudad, de Buenos Aires se va a Santiago de Chile a hacer shopping, esas cosas. No es per se la reducción de consumo sino que tenemos que crecer en el ámbito de la salud, de la buena alimentación, del cuidado de los niños, de la educación, pero hay que reducir por lo menos en Europa, yo no hablo de América Latina, hay que reducir ciertas formas de producción y consumo. Hay que producir menos automóviles, menos armas, menos carne industrial, lo que no significa que la gente no coma más carne, pero la comida tiene que ser sana, ecológica y no bajo la dominación de los grandes capitales industriales del agronegocio. Nosotros argumentamos por otras formas de producción y consumo que no causan tanta presión al trabajo, a la sociedad y al medio ambiente.
Noticias: ¿Qué les toca a los países en vías de desarrollo como la Argentina, donde hay gente que consume mucho y otros que desean consumir más?
Brand: Yo trabajo el concepto del modo de vida imperial: significa que la gente en los países del Norte tiene un acceso cotidiano, normalmente inconsciente, a la mano de obra barata del mercado mundial, de América Latina, China, y a los recursos naturales. Si pensamos alternativas para la Argentina, yo argumentaría que hay también sobreconsumo para las clases altas, pero hay que repensar la economía argentina, tanto dependiente del mercado mundial, de la volatilidad de los precios de la soja y la carne. Entonces el punto de partida sería cómo la sociedad argentina se abastece de sus propios recursos de agricultura, pero también de industria para tener una buena vida para la gente. Hay que repensar la dependencia de Argentina del mercado mundial. El decrecimiento en la Argentina sería un buen vivir para todos. Parece cínico porque hay tanta pobreza. Hay que reorganizar la economía misma hacia un mercado interno, justo y ecológico para abastecer. En el segundo plano, pensar en el plano mundial, qué productos no existen y se producen en la Argentina y por eso hay que exportar. Pero otra cosa es estar bajo la presión del exportismo (sic) hacia el mercado mundial de la soja, de la carne, que está en favor de ciertos intereses económicos poderosos, intereses políticos. Entonces entramos en cosas muy difíciles: qué significa que la propiedad de la tierra, quién decide sobre las inversiones, en qué sectores, qué cantidad de la producción agrícola tiene la Argentina.
Noticias: ¿A qué apunta el decrecimiento?
Brand: El concepto de decrecimiento quiere promover el debate sobre cómo organizamos nuestras economías, nuestras sociedades.
Noticias: ¿Hay líderes mundiales que se acerquen a este concepto de decrecimiento?
Brand: No lo veo, yo creo que hay decrecimiento cínico, que es la política de la austeridad. Tal vez a nivel local, en las alcaldías de Barcelona y Madrid, las alianzas de Podemos, las alianzas que vienen del 15M, del movimiento social en España. Allí hay un muy buen debate sobre decrecimiento. Por ejemplo, Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, viene del movimiento del decrecimiento, ella sabe qué significa entonces porque tiene que realizarlo en Barcelona, con el turismo y ciertas dependencias.
Noticias: Le pregunto por tres personas que no son de países desarrollado: uno es Evo Morales y el otro, Rafael Correa, que hablaron mucho del buen vivir, con sus contradicciones. Después está el papa Francisco con su encíclica  ‘Laudato si’.
Brand: Francisco es un buen ejemplo. ‘Laudato si’ apunta a liberarnos de los imperativos capitalistas y buscar alternativas. En ese sentido me parece interesante. Morales tiene un discurso, también Correa, pero Morales tiene un discurso muy progresista pero de hecho también promueve la minería, la producción de gas y la dependencia del mercado  mundial porque los ingresos vienen del mercado mundial, de la venta de gas y otras cosas. Creo que por las luchas históricas de los indígenas, sobre todo en Bolivia, hubo cambios de las constituciones ahí y en Ecuador, que incluyeron el buen vivir, los derechos de la naturaleza. Pero de hecho las políticas económicas del gobierno de Morales, Correa, ahora (Lenin) Moreno apuntan hacia el crecimiento.
Noticias: Curioso que el papa Francisco termine siendo de la izquierda.
Brand: Pero tiene un pensamiento progresista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *