Mundo / 13 de Julio de 2017

México: Denuncian detenciones arbitrarias habituales

Según un informe de Amnistía Internacional, hasta se registran casos de personas que pagan para que se detenga a otra.

CIUDAD DE MÉXICO, 26FEBRERO2016.- Tras un operativo de la Policia de Investigación en el barrio de Tepito sobre el eje 1 norte casi con Jesús Carranza y decomisar bultos al parecer con marihuana, fueron dañadas varias patrullas de la policiz ministerial, algunos comerciantes fueron detenidos. FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Ciudad de México, 13 jul (dpa) – Detener a personas arbitrariamente es un fenómeno “cotidiano y frecuente” en México, donde abre el camino a otras formas de violaciones a los derechos humanos, como la tortura, señala un informe difundido hoy por Amnistía Internacional.

“Lo que encontramos fue lo que ya nos habían dicho las víctimas hace muchos años: que las detenciones arbitrarias son muy comunes en el país, que es la forma habitual del trabajo de la policía”, dijo Carlos Zazueta, investigador para México de Anesty y uno de los autores del informe.

En casi 50 páginas, “Falsas Sospechas: detenciones arbitrarias por la policía en México” explica las formas en las que se realizan las detenciones por parte de la Policía y las fallas en el sistema de justicia que permiten este problema.

Según Amnistía, este tipo de detenciones ocurren sobre todo cuando se arresta a una persona en flagrancia, es decir, en el momento en el que se estaba cometiendo un delito. Se trata de la forma de detención más habitual en México.

“Los arrestos a las personas que supuestamente estaban cometiendo un delito al ser aprendidas no suelen funcionar como una respuesta auténtica para enfrentar los delitos cometidos en el país, sino que son utilizados por las autoridades de forma ilegal”, señala el informe.

En base a unos cien casos documentados en los últimos diez años y a 25 entrevistas con funcionarios públicos y agentes policiales, AI dice que es frecuente “sembrar” pruebas para inculpar a alguien y detenerlo. En los casos en los que no es así, las autoridades no siempre cumplen con los requisitos establecidos en el marco legal.

Advierte que los arrestos en supuesta flagrancia sirven para “legitimar la actuación de las autoridades” porque transmiten la imagen de un trabajo eficaz. “Es cuando el Estado se ve y se siente más exitoso”, cita el informe a una jueza penal.

Para Amnistía el problema no está en que haya arrestos, sino en que no se cumplan los requerimientos legales y en que se llegue al punto de simular delitos. “Las flagrancias le sirven al Estado sean legales o no… Hay flagrancias que se crean”, añade la jueza entrevistada por los expertos.

Las irregularidades van desde mentir en los partes policiales (según el informe, muchas veces los hacen policías que no participaron del arresto), retrasar la presentación del detenido ante el Ministerio Público, no informar al agraviado el motivo de la detención, hasta sembrar evidencias falsas o hacer uso de la violencia para arrancar una confesión, sea o no verdadera.

“Esto responde a muchas motivaciones, como algún interés político o a querer dar un ‘carpetazo’ a un caso para terminarlo rápido o para extorsionar personas”, explica Zazueta, quien agrega que no tienen una cifra exacta de incidencia “porque es casi imposible de calcular. Ninguna autoridad lo registra”.

Otros casos se dan porque un tercero paga para arrestar a alguien por represalia o cuando la detención se da por un delito menor -a veces falso- para iniciar una investigación por algo más grave.

El nivel de impunidad también resulta alarmante. Según AI, en México el 99 por ciento de los delitos queda sin sanción penal y esto incluye a las detenciones arbitrarias. Sólo dos de los 32 estados del país han aplicado sanciones a policías y funcionarios por este delito, pero se trata de sanciones administrativas y no especifican en qué consistieron.

El informe, además, identifica como principal grupo de riesgo a los hombres jóvenes que pertenecen a alguna comunidad indígena, que sean migrantes o que se encuentren en estado de extrema pobreza, puesto que son vistos automáticamente como “sospechosos” por parte de los agentes policiales.

“Esto dificulta que haya justicia auténtica. Es un problema complejo”, dice Zazueta, para el que es necesario no sólo exigir a los policías cumplir con su deber, sino también darle la capacitación necesaria, mejores condiciones laborales y calidad de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *