Política / 24 de agosto de 2017

Quién es “Bochi” Sanfelice, el dueño K del allanado hotel Waldorf

El socio de la familia Kirchner en la inmobiliaria de Santa Cruz está involucrado en las causas Hotesur y Los Sauces, acusado de ser testaferro de CFK.

El Bochi Sanfelice junto a su socio en la inmobiliaria, Máximo Kirchner.

Esta tarde la Prefectura Naval allanó el hotel Waldorf, en Paraguay 450, microcentro de la Ciudad de Buenos Aires, tras una denuncia de Margarita Stolbizer. Los agentes se llevaron cajas de documentación relativas al último traspaso de la empresa. El dueño actual es una figura conocida en Santa Cruz: Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de Negocios Inmobiliarios SA, la inmobiliaria de la familia Kirchner en Río Gallegos, y señalado como testaferro de Néstor y Cristina Kirchner.

Según Stolbizer, este hotel funcionaría para lavar dinero para el kirchnerismo del mismo modo en que se habrían usado los hoteles Hotesur y Los Sauces, todos con sus debidas causas judiciales. En este caso, en el Waldorf reservaban habitaciones Lázaro Báez y la empresa Odebrecht.

El año pasado, la diputada  presentó ante el juez Claudio Bonadio un escrito donde acusaba a Sanfelice de delitos económicos, como parte de la causa “Los Sauces”.  “Tanto él como su familia no registran impuestos activos ni actividades económicas. Y fundamentalmente no pueden acreditar su solvencia económica”, escribió. Según la diputada, Sanfelice es titular de diferentes empresas “cuyo objetivo primordial es hacer negocios y facturar millones de pesos a los empresarios Lázaro Báez y Cristobal López”. En el texto describía las distintas sociedades de las que formaba parte y su vinculación con empresarios K. Todo indica que el allanamiento al hotel Waldorf también estaría vinculado con la búsqueda de documentación para averiguar quién está detrás de la compra.

 

Negocios

Osvaldo “Bochi” Sanfelice siempre está ligado a las investigaciones de los bienes de los Kirchner. Es un personaje central en la trama de la causa Los Sauces.  Figuraba como empleado de la firma Alcalis de la Patagonia, perteneciente al Grupo Indalo, de Cristóbal López, que facturó el 16% de lo que Los Sauces facturó en total entre 2009 y 2016.

En febrero pasado, un informe de la UIF (Unidad de Información Financiera) analizó un reporte de operaciones sospechosas a su nombre. Surgió a partir de una entidad financiera que realizó movimientos entre el 1 de octubre de 2013 y el 28 de abril de 2016 para la firma IDEA SA, perteneciente a Sanfelice y con la cual gestiona varios hoteles, entre ellos los de CFK. Lo que más llamó la atención de los expertos fue que en ese mismo período la empresa tuvo depósitos en efectivo que superaron los 13 millones de pesos. Los depósitos eran realizados por caja por empleados o personas vinculadas a la sociedad, lo cual hace imposible identificar el origen del dinero. El mismo método es utilizado por los partidos políticos. Un informe de Cippec determinó que en la elección presidencial de 2015 el 99% de los aportes de campaña fueron en efectivo, lo cual facilita el lavado de dinero.

Las maniobras fraudulentas y la insolvencia financiera se extendería también a su familia. Su esposa, Marta Alcira Leiva, socia en algunas de sus empresas, no registra impuestos activos en AFIP.  Sus hijas, al mejor estilo de la familia Kirchner, fueron empleadas públicas: María Marta Sanfelice, de 29 años, trabajó en AFIP y María Laura Sanfelice, de 27 años, se desempeñó en el Ministerio de Justicia.

Hoy la familia Sanfelice sumó un incidente judicial más. Pero ya están acostumbrados.

 

 

2 comentarios de “Quién es “Bochi” Sanfelice, el dueño K del allanado hotel Waldorf”

  1. Los ambiciosos, no tienen doctrina porque no tienen otra conducta que su egoísmo. Hay que buscarlos y marcarlos a fuego para que nunca se conviertan en dueños de la vida y las haciendas del pueblo. Yo los he conocido de cerca y de frente, y algunas veces incluso me han engañado, por lo menos momentáneamente. Hay que identificarlos y hay que destruirlos. La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajen para el pueblo, no para ellos. En esto se distinguen los ambiciosos: en que trabajan para ellos, nada más que para ellos. Nunca buscan la felicidad del pueblo, siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto. El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas”, los tres “ideales” de todos los ambiciosos. No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas o las tres al mismo tiempo. Los pueblos deben cuidar a los hombres que elige para regir sus destinos. Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores. La sed de riquezas es fácil de ver. Es lo primero que aparece a la vista de todos. Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho. Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores es un traidor y merece ser castigado como un traidor. El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos. Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo. Esta es la única manera de identificarlos. El pueblo tiene que conocerlos y destruirlos. Solamente así, los pueblos serán libres. Porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano. ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERON

    Para la jefa , por aquel , ahora vamos por todo.

  2. Es el mismo Sanfelice que es dueño de LAKAUT y procesa los resultados de Educacion para el Ministerio de Educación de Nación y de la Ciudad de Bs As??????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *