Arte / 9 de septiembre de 2017

“Horizonte de eventos”: asomados al cosmos

Se presenta la muestra de Tomas Saraceno en la galería Ruth Benzacar y la de Erica Bohm en Galería Pasto.

Por

Polvo de estrellas, los humanos, los artistas vuelven al origen y suelen mirar al firmamento haciendo preguntas y buscando respuestas incluso para pensar un posible futuro cuando, quizá arruinada por el hombre, la vida en la tierra sea insostenible. Mientras que Tomás Saraceno muestra sus investigaciones artísticas-científicas recientes, Erica Bohm trata de “mantener la luna a la vista”; ambos encienden la sed de aventuras y realizan obras de alto valor simbólico.

“Horizonte de eventos” del prestigioso Tomás Saraceno exhibe otro aspecto de sus indagaciones sobre el universo “como un dominio expandido de interconexiones”, en sintonía con su actual y maravillosa exhibición en Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

El artista cruza arte y ciencia (arquitectura, matemática, astrofísica, ciencias naturales) en obras escultóricas, imagina mundos y elabora “utopías realizables”, como “Zonal Harmonics”, reflejando el estudio matemático de la simetría rotatoria, y los prototipos de “Ciudades-Nubes”, donde pone en práctica “los principios clave de la organización social: cooperación, cohabitación e hibridación”. Su pensamiento es traducido en tres sutiles presentaciones: galaxias inventadas con sogas negras tensadas -redes que presumiblemente surcarán el espacio-; esferas como hábitat aéreo flotante y telarañas (entintadas para otorgarles visibilidad) sobre papel, con vidrio y enmarcadas; en Ruth Benzacar (Ramírez de Velasco 1287). Fuera de la galería, el tucumano que vive en Berlín impulsó en Tecnópolis la creación de un denominado “Museo Aerosolar”, gigantesca construcción colectiva de un globo hecho con bolsas recicladas de plástico. Esta acción es parte del proyecto multidisciplinario “Aerocene”, en el que Saraceno trabaja hace años. Las esculturas y otros dispositivos (los lanzados en Salinas Grandes, Jujuy) se elevan con energía solar y se desplazan con viento. Desde CCK informan que las distintas etapas de la propuesta se presentan allí durante este año y el próximo.

La luna alumbra y mucho más. “…to keep the Moon in sight” es el nombre de la sensible muestra de Erica Bohm; Benedetta Casini curadora. “Mantener la luna a la vista” es una frase del astronauta Neil Armstrong durante la misión espacial Apolo 11 (1969) que llegó a la Luna. La artista, que bucea en lo desconocido, presenta fragmentos de la fracasada misión Apolo 13 con diapositivas proyectadas en la pared en continuado. Libros con diálogos de los tripulantes –pertenecientes a la NASA– intervenidos por Bohm e imágenes del movimiento de la Luna y la Tierra tomadas durante varias noches con una cámara estenopeica (caja sin lente, con pequeño orificio por donde entra la luz y material fotosensible). Los delicados negativos resultantes son indicios de “la luz del sol reflejada por la superficie lunar (que) muestra el camino de la luna, en forma de líneas más o menos espesas y largas”; en Pasto (Pereyra Lucena 2589).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *