Opinión, Política / 22 de octubre de 2017

Elecciones 2017: ya nada será igual

Por Edi Zunino | Los desafíos centrales del Gobierno a partir de mañana: empezar la campaña 2019 o atender los problemas reales del país.

Por

El presidente de la Nación Mauricio Macri vota en la Escuela N° 16 de la Ciudad de Buenos Aires. 22.10.2017 Foto Maxi Failla

Pueden cambiar los vientos. Las modas. Y hasta los fanatismos presuntamente dominantes. Pueden cambiar las expectativas, los deseos circunstanciales y hasta los consensos. Pueden cambiar las sumas y las restas, corregirse las correlaciones de fuerza y hasta las alianzas gobernantes. Pero las sociedades no cambian en dos años, aunque a partir de mañana ya nada será igual.

Acaban de cerrarse las urnas. Si antes de la medianoche de las PASO, el Gobierno celebró como un triunfo rotundo lo que acabaría siendo un empate técnico, seguramente terminaremos la jornada con un macrismo exultante y una oposición en crisis. Ojalá el Presidente, la Gobernadora y el resto de las figuras determinantes de la conducción política oficial, lean con mesura los resultados. Habrá derrotados, pero ningún vencedor contundente.

La física del poder indica que el fin de esta elección marca el inicio de la que vendrá en dos años por la conducción del Estado nacional y las provincias. Macri enfrenta una gran disyuntiva: ser un nuevo Néstor, obsesionado por conquistar una posición hegemónica; o entender que al país, desde diciembre de 1983, le falta un proyecto democrático y productivo de largo plazo. Se lo ve, últimamente, muy entusiasmado en repetir el error personalista de sus antecesores y “refundar” la Argentina. Frente a ese dilema, los líderes suelen confundir los intereses colectivos con la efectividad del artefacto electoralista que los sustenta, en un sistema donde se vota cada dos años.

Por ahora, el éxito de Cambiemos ha dependido más de lo que niega ser y de la división del peronismo que de sus propios propósitos, difusos entre una especie dee populismo cool y una versión del liberalismo con cierto contenido popular. Si entendiera que no correr solo implica una oportunidad y no una debilidad intrínseca, tal vez esté comenzando algo verdaderamente novedoso.

Las señales previas a la elección -marcadas por la polarización deliberada y extrema, hasta la exageración de tener dos muertos como banderas antagónicas- indicaban que Macri apostará desde mañana a reunificar bajo su mando a la mayor cantidad de peronistas posible. Nada de eso en sí mismo permitiría entrever tiempos tranquilos.

A partir de mañana ya nada será igual. Pero el cambio es otra cosa. Seguimos amarrados a los coletazos del 2001. La sociedad es la misma. Empobrecida. Embrutecida por el exitismo y el electoralismo descalificante de la dirigencia. Enferma de corto plazo y espejitos de colores. Hay salida. Queda en el reencuentro. Entronizaciones -reales o ficticias- ya tuvimos bastantes.

 

10 comentarios de “Elecciones 2017: ya nada será igual”

  1. aprovecha y cambia zunino. que poco nivel tenes y te crees que la sabes. respira y pasa a silencio un tiempo para bien de nosotros pero sobretodo tuyo. Muy chanta lo tuyo

  2. Zunino, lamento que tengas que lidiar con los trolls que te atacan anónimamente, está mal lo que hacen, pero eso no quita que vos también estés equivocado en muchas cosas.

    No sé qué te llevó a perder la compostura en los últimos tiempos, pero es algo que traspasa la pantalla. Creo que te debés una autocrítica, aceptar los errores no hará peor periodista, todo lo contrario. Pero lo más importante, es que tenés que dejar que esto que te pasa afecte la calidad de Revista Noticias.

  3. Ser analista politico es una profesion muy compleja y delicada que exige profundos conocimiento de ciencia politica, historia, sociologia etc. Me parece que todavia le falta a este señor un largo trecho para estar en el nivel de analista, por ahora es opinologo, comentarista, relator. Punto

  4. ¡Ay Zunino! No se vislumbra en los dichos de Macri ningún rasgo personalista “como sus antecesores” (sic). Solo se percibe su deseo de llevar adelante un proyecto que nos reintegre nuevamente a la paz y la concordia sociales. La votación indicó con claridad que las opiniones de los periodistas tienen hoy una influencia relativa. ¡Basta de ver fantasmas donde no los hay! Y paciencia. Una virtud que le falta a los oráculos “sabelotodo”.

    1. Muchos periodistas antioficialistas no soportan que la mayoría de los argentinos, hayamos elegido libremente lo que creemos que es mejor para el país. Nos tratan de idiotas y ellos son los iluminados. Lamentable este periodista tendencioso. Y no soy de ningún partido político. Sólo quiero un país mejor!

  5. En 2007 Cristina Fernández hizo campaña con la “CALIDAD INSTITUCIONAL”.En esa oportunidad, concitó el voto de muchos que la respaldaron en la ESPERANZA de que la CONSTITUCION REPUBLICANA Y FEDERAL fuera el marco de expresión de los PODERES INDEPENDIENTES. No solo no cumplió con esa promesa de campaña sino que profundizó el ENVILECIMIENTO DEL PODER CONCENTRADO con el famoso “VAMOS POR TODO” y vimos como la CONSTITUCCION pretendía se mutada para ser “MILITANTE K”. Es cierto que parece que TODO RESIDE EN LA ECONOMIA, pero si no se respetan los LIMITES INSTITUCIONALES que la CONSTITUCION preve, es probable que se cometan los errores ciclicos que padecemos los Argentinos. CAMBIEMOS, mas que el personalismo de un Macri, tiene la oportunidad de CONSTRUIR REPUBLICA, que NO OLVIDE QUE ES UN SERVIDOR PUBLICO, puede marcar la DIFERENCIA con otros hacedores de política. CAMBIEMOS, puede ser la bisagra histórica que cambie no solo la FORMA de hacer política, sino de HACER ESCUELA para la dirigencia a formarse y a venir.

  6. > al país, desde diciembre de 1983, le falta un proyecto democrático y productivo de largo plazo

    Eso muestra en forma contundente el fracaso del partido justicialista, que desde el regreso de la democracia en 1983 hasta 2015 ha gobernado (nación, provincia, congreso, etc.) 24 de esos 32 años (75% del tiempo). No ha podido implementar ni mantener la tan anunciada justicia social que pregonaron una y otra vez.

  7. Amigo Zunino, Sería pretensioso interpretar economía, aspectos sociales y aquello que hace o no a la marcha de un país. Solo digo que la novedad es la contracara de la corrupción.A muchos no nos agrada el choreo, genera desconfianza y a la hora de votar….!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *