Medios, Opinión, Política / 20 de noviembre de 2017

Corea del tuerto

Una respuesta a los que niegan la existencia de la neutralidad de parte de un periodista que conoció la capital de Corea del Norte en 1989… junto a Hernán Lombardi.

Por

Conozco Pyongyang, la capital de Corea del Norte. Fui a los 26 años, en 1989, a un congreso mundial de jóvenes. Entre los 120 delegados argentinos estaba también el actual ministro de Medios Públicos, Hernán Lombardi. Él tenía una barba colorada larga. Yo, el pelo rubio hasta los omóplatos y lentes onda Lennon. Allá gobernaba con mano dura Kim Il Sung, a quien sucedieron su hijo, Kim Jon Il, y luego su nieto, Kim Jon Un, el excéntrico gordito de peinado raro que ahora tiene al planeta a tiro de botón rojo. Ya entonces, aquello se veía a simple vista como una férrea monarquía ultra vertical. La frontera sur eran dos puestos de guardia enfrentados a ambos lados de una calle sin tránsito. Corea del Centro no existe. Es, apenas, un breve y tenso vacío militar entre el Norte comunista y el Sur capitalista.

En esa oquedad metafórica se ubica mi amigo Luis Majul, con un efectismo estandapero que le desconocía, a quienes pretendemos hacer periodismo sin caer en la trampa de enrolarnos en el “norte” K ni en el “sur” M. Para Luis y otros colegas de renombre (Lanata, Leuco, del otro lado Víctor Hugo) la supuesta “neutralidad” es falsa, engañosa y, peor aun, cobarde. Porque son tiempos de jugarse y dejarse de embromar. La “teoría majuliana” presupone una crítica a cierta tendencia a la “compensación” culposa que animaría, por ejemplo, a NOTICIAS cada vez que a una tapa sobre Cristina o los suyos le sigue una portada sobre algún personaje o aspecto del actual Gobierno.

Para mí todo eso es una reverenda gansada. El “norte”, el “sur” y hasta el supuesto “centro” son espacios absolutamente ajenos a la tarea periodística, por más que las audiencias fanatizadas y embrutecidas desde los propios medios nos exijan ser chicha o limonada.

Yo diría que la supuesta “Corea del Centro”, en todo caso, más bien corresponde a un Massa con o sin Margarita, a un Randazzo, tal vez a la izquierda. Es decir, a quienes no militan en el desgajado “norte” ni en el envalentonado “sur”.

El periodismo es otra cosa. Hablar de todo y de todos y, en especial, de quienes definen el curso del hoy. Si la Justicia, que quizás debería ser una “Corea del Centro” institucional, es blandita con los poderosos actuales y hace leña del árbol caído se debe, en buena medida, a que del mismo modo suelen actuar la mayoría de los medios y periodistas. Por lo visto, la Justicia necesita opinión pública caliente para actuar. Hoy, la opinión pública es editada en Comodoro Py con hasta 15 años de mora.

Mirar la realidad con un solo ojo podría llamarse “Corea del tuerto”, ya que estamos. Pero ninguna novedad en el frente: en todos los arranques de gestión que ví de cerca como periodista fue igual. Con Menem, con De la Rúa, con Duhalde, con Kirchner… Lamentable olvidarlo. Con chingui-chingui al fuerte y patadas el grogui no nos ha ido bien. Construimos egos (y fortunas) en las ruinas. Demagogias. Oportunismos. Ventajitas. Y venganzas.

*Jefe de redacción de NOTICIAS.
Autor del libro “Periodistas en el barro”.

 

13 comentarios de “Corea del tuerto”

  1. Edy,
    Muchas palabras al repepe. Y, cuando decis algo, te equivocás. Sobre que la opinión pública es editada en Comodoro Py. La opinión de la gente es editada por el periodismo trucho, pago, dependiente de los grandes intereses. Son los portavoces de esos intereses y es por eso que se hace un periodismo lleno de mentiras. Prrr… !! Todo trucho e insoportable. Luego lo disfrazan de “puro periodismo o independiente”. Lamentable.
    PD sos más concreto cuando hablás en Animales.

  2. Hola. EL concepto de Corea del medio, según lo interpreto, es la de tomar una posición cobarde entre dos cosas que manifiestan valores diferentes. Tu posición sería entendible si los puntos en cuestión fueran Hitler y Stalin. Pero silos puntos en cuestión son Hitler y Churchill, la “equidistancia” te coloca al lado de los malos (Vos hubieras estado de acuerdo con el gobierno de Vichy). O si un hombre viola a una mujer, decir que está mal pero “si sale con esa minifalda que querés”. Lamentable tu postura. Creia que eras serio. Saludos

  3. Cuánto me gustaría que se debatiera esta temática… entre los periodistas.
    Soy de los que se molesta con los periodistas porque “clivan” sus discursos… o, más bien diría, “sus opiniones”, que eso parece ser el oficio en estos últimos años: actuar como analista más que como periodista.
    Apenas empezar por ahí, ya se armaría un lindo despelote.

  4. Estimado Edy, cuánto me gustaría que se debatiera esta temática… entre los periodistas.
    Soy de los que se molesta con Ustedes porque “clivan” sus discursos… o, más bien diría, “sus opiniones”, que eso parece ser el oficio en estos últimos años: actuar como analista más que como periodista.
    Apenas empezar por ahí, ya se armaría un lindo despelote.

  5. Error de criterio, Zunino. Tu nota funcionaría en países como Finlandia, Dinamarca, Suecia, Noruega, como también funcionarían allí las doctrinas del Dr. Zafaroni. Pero venir a plantearlas acá en Argentina o es de ingenuo o de cínico. No podés tan suelto de cuerpo venir a plantear los “dulces ideales del periodismo” como si en Argentina no se estuviera debatiendo el futuro del país, del que vos también, te guste o no, sos parte. Frente a la barbarie institucionalizada de los Kirchner, Macri, que no es perfecto, aparece como una panacea. Tiene errores y se equivoca, pero se equivoca desde la honestidad, no desde el contubernio faccioso de los K. No quieras dorar la píldora. Eso hicieron los K.

    1. Carlos….. Vos con tu comentario sos el resumen pèrfecto del problema…. los K y los M en el fondo son lo mismo, asi como juzgan a los K de ayer, mañana juzgaran a los M y vos dirás “yo no sabia nada” … la verdad es que los K robaban con la obra publica y los M estan haciendo desastres con la bicicleta financiera… solo que lo sabremos con detalle dentro de un tiempo, cuando pierdan algo de poder….

  6. Edi, el problema es que tus posiciones tienen un sesgo,una inclinación a estar por encima de la grieta y por lo tanto a
    igualar a ambos “bandos”.Si no aclarás que NO es lo mismo un lado que el otro, terminás siendo funcional al lado malo de la grieta.Te ubicas en un lugar virtual e inconducente, ingeniosamente descripto por Majul como Corea del Centro.Un ejemplo de tu sesgo ,ha sido el tratamiento del caso Nisman que hiciste en
    la revista noticias.Todavía seguís pensando e induciendo que fue un suicidio? No sería conveniente que te rectifiques? Ayudaría a tu credibilidad reconocer el asesinato.

    1. Y como decidís que lado es “bueno” y que lado es “malo”? Hacerlo no es tarea del periodista, el periodista debe investigar los hechos para que el votante sea quien decida. Lo que el periodista crea sobre un caso (por ejemplo nisman) no debería ser lo importante, lo importante son los datos que el periodista pudo obtener y que llevan a la sociedad a creer algo

  7. Estimado Edi, la labor periodística -efectivamente- no debe entrar en el juego de ser de un bando o del otro. Coincido en que uno como lector quiere tener un espacio “propio” para sacar conclusiones y ver los hechos sin un tono fanático (Majul) ni muy direccionado (Lanata). Pero, creéme que a veces es cierta la frase que molesta a muchos esgrimida por Fernando Iglesias, en cuanto algunos periodistas que ponían la vara con los K en Africa, ahora pretenden “compensar” con la vara puesta en Suiza. y por otro lado, Edi, “oquedad” se escribe sin “h”.- Abrazo

  8. La verdad es que esos “rótulos” que se ponen para simplificar la identificación no dicen nada. Si puede inferirse en los tiempos que corren que hay periodistas, en especial los alineados al “progresismo” que corroborado el fracaso IDEOLOGICO por sobre LOS INTERESES, están en una transición cómoda, en la que pretenden ahondar mas que nunca en la OBJETIVIDAD. Esa que ANTES no tenían, cuando se diferenciaban de algunos dirigentes, pero NO del MODELO que se pretendía instalar en nombre del “nuevo progresismo”. Lo cierto, es que viven UNA TRANSICION, hasta que la DIALECTICA, encuentre el campo fèrtil para que vuelva a crecer. ¡BAH, simples oportunistas!(los hay de ambos lados de la grieta tambièn)

    1. Sigue el error de perspectiva. Tal se entienda con una analogía. Con el nazismo no hay posibilidades de medias tintas, porque quedó identificado con el totalitarismo y el racismo. No proximidad posible con esos disvalores. Ahora (insisto, solo una analogía), el gobierno “K” ha quedado como símbolo de corrupción por antonomasia, lo cual no es un relato “macrista”, es la realidad que nos lleva por delante: casi todos presos, enriquecidos, mafiosos; no solo los funcionarios, también los jardineros, las cocineras y una miríada de miserables oportunistas. No señor, no hay medias tintas. O se es K, o se es anti-K. Como dijo Chesterton: “cuando el aire que respira uno es veneno para el otro no hay reconciliación posible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *