Sociedad / 28 de mayo de 2018

Famocracia: el gobierno de los famosos

Las celebrities opinan de todo: desde el FMI al aborto. Beneficios y riesgos de convocarlos para marchas y campañas.

Por

En tiempos de redes sociales hay una gran ventana abierta para la información, cada uno puede compartir a sus afectos en Facebook, cosas lindas en Instagram y opiniones en Twitter. Los famosos cosechan miles de seguidores y parecería ser que lo que tienen para decir es más importante que el “talento” que tienen para mostrar. Pero no sólo comparten opiniones en redes sociales sino que son convocados para que cada vez más hablen en programas de televisión, marchas, campañas virtuales y hasta en el Congreso. Pero no se restringen a opinar de lo que saben sino que ahora cualquier tema de actualidad parece ser materia opinable para un famoso. Es momento de la “famocracia”. Qué tienen para decir y por qué se les da tanta importancia a sus dichos.

Actualidad para todos. La decisión del Gobierno Nacional de acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para buscar financiación implicó para muchos argentinos preocupación e incertidumbre. De un lado y del otro de la “grieta” se escucharon voces de alarma. Indignada, como gurú de la economía, Luciana Salazar recurrió a su cuenta de Twitter y expresó: “FMI pan para hoy hambre para mañana” y le reclamó al Presidente que convoque a su ¿ex? Martín Redrado, entre otros economistas que a su entender tendrían la capacidad de resolver la crisis.

Pero Luli no es la única preocupada por la vuelta al FMI, sino que desde la Asociación Argentina de Actores se lanzó una campaña en donde muchos actores, entre ellos Cecilia Roth, Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Paola Barrientos (muchos de ellos kirchneristas, pero también otros menos “militantes”), invitaban a sumarse a una marcha el 25 de mayo en el Obelisco, bajo la consigna #LaPatriaEstaEnPeligro. Sbaraglia dijo: “El 25 de mayo voy a estar con mi familia en el Obelisco porque con el FMI la patria está en peligro”.

Por otro lado, un tema que divide las aguas y en el que cuesta encontrar el punto de reunión es el debate sobre la despenalización del aborto. Cuando Mauricio Macri habilitó que la ley se trate en el Congreso, 400 actrices firmaron una carta en apoyo a la ley. Luego comenzaron las comisiones donde muchos especialistas a favor y en contra de la ley, expusieron sus puntos. Pero también convocaron a algunas de las actrices firmantes como Griselda Siciliani, Carla Peterson y Verónica Llinás que en su exposición cerraron con la frase: “Les pedimos su voto porque tenemos fe en la democracia. Llegó la hora. Hagan historia y salden su deuda con las mujeres”. Otras que aportaron su relato en la sala de comisión fueron Muriel Santana y Florencia de la Ve.

Ante esta avanzada, otros famosos fueron convocados por la Red de Integración Social y Estratégica para una campaña “pro-vida”, en contra de la despenalización. En el video, figuras como Maru Botana, Gastón Recondo, Toti Pasman, Carlos Monti, Amalia Granata y otros exponían su postura bajo el lema “cuidemos las dos vidas”. Maru Botana afirma en el video: “Yo voy por la vida, ¿vos sabías que desde la semana 6 hasta la 14 el corazón del bebé late más de 6 millones de veces?”. Pero luego vino otra campaña de famosos a favor, un grupo de hombres compuesto por Adrián Suar, Esteban Lamothe, Diego Peretti, Juan Minujín, entre otros, participaron de un video. Para Adriana Amado Suárez, especialista en medios y comunicación, “no todos los famosos son tan informados como para opinar sobre los temas para que se los convoca” y agrega que hay un doble uso de los famosos, de un lado aprovechan el nombre conocido que llama la atención para generar más vistas en una nota y a la vez al famoso le viene bien mostrar que no sólo se ocupa de la frivolidad del espectáculo. Pero también, Amado advierte que “hay cierta irresponsabilidad al asociarse a cierta causa con desinformación, repiten cosas que aportó alguien y le ponen sólo la cara y no el cuerpo a la causa”.

Amplio menú. Si bien es cierto que a los famosos les gusta ser referentes de opinión y expresarse en redes sociales como cualquier ciudadano involucrado con la situación del país, es más lo que se los convoca que lo que se autoproclaman. Además de abundar los programas de televisión de panelistas, también son cada vez más frecuentes aquellos que reúnen a varios famosos en livings o mesas para que se pronuncien sobre un tema, como las clásicas comidas con Mirtha Legrand en El Trece, el living de Luis Novaresio en “Debo decir” por América o la mesa de Andy Kusnetzoff en “Podemos hablar” de Telefe. Para Adriana Amado, estos formatos llevan el “panelismo” a los invitados. “No siempre el mismo personaje rinde para todos los temas y los medios lo fuerzan para que rinda”, dice.

Ante la abundancia de información y de temas en debate, los famosos buscan identificarse con una causa para salir de su aparente frivolidad. Ya sea de economía, aborto, acoso, la lista de Sampaoli o la Boda Real, siempre van a tener un comentario para hacer o un tuit para compartir y allí estarán los portales para levantar sus “clickeadas” notas de “¿qué dijeron los famosos?”, como si tuvieran un peso extra, como si en Argentina viviésemos en una famocracia.