Mundo / 2 de septiembre de 2018

Trump y el impiechment: ¿el círculo rojo va preso?

Vuelve a sonar la posibilidad de un juicio político al presidente norteamericano si los demócratas ganan las próximas elecciones.

Por

Una semana atrás era condenado Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump. Declarado culpable de cinco cargos por fraude fiscal, un cargo por ocultar cuentas bancarias extranjeras y dos cargos de fraude bancario, Manafort cerró el cerco sobre el Donald Trump en la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016. El presidente estadounidense ha calificado repetidamente a la investigación como una “caza de brujas” que no ha encontrado evidencia de connivencia rusa con su campaña. “Manafort es una muy buena persona, y el juicio ha sido muy triste. Creo que es un día muy triste para nuestro país”, dijo Trump en conferencia en la Casa Blanca. Y realmente se lo veía triste también. Donald Trump está en un verdadero peligro legal.

Su ex abogado personal, Michael Cohen, testificó hace unos días -como parte de un acuerdo de culpabilidad en la ciudad de Nueva York- que el entonces candidato Trump había “dirigido” y “coordinado” sus esfuerzos para ocultar unos pagos en el periodo previo a las elecciones de 2016 a dos mujeres: la actriz porno, Stormy Daniels, y la exmodelo de Playboy, Karen McDougal, en un esfuerzo por mantener sus versiones de relaciones extramatrimoniales fuera de la prensa (en el caso de Daniels, se realizó un pago de 130.000 dólares, que Trump luego reembolsó a Cohen, de acuerdo con su abogado). Otro escándalo que salpica al presidente y lo acerca cada vez más al juicio político.

Trump, anunció el miércoles por Twitter que alejará a su asesor legal en la Casa Blanca, Don McGahn, mientras se apoya cada vez más en su nuevo abogado personal, Rudolph Giuliani, “El presidente no puede ser acusado”, insiste el ex alcalde de Nueva York, mientras en la Cámara de Representantes empieza a sonar el tema luego del acuerdo de culpabilidad de Cohen y la condena de Manafort.

“Los demócratas necesitan que Michael Cohen vaya a la televisión a terstificar en contra de Trump como Dean lo hizo contra Nixon”, explica Bruce Fein, abogado constitucionalista que fue asesor legal durante la administración Nixon, en referencia a John Dean, asesor de la Casa Blanca en la era Nixon que la semana pasada fue acusado por el mismo Trump de ser “una rata”. Trump como Nixon espera que sus lugartenientes carguen con la culpa.

“La situación legar de Trump es muy distinta a la del juicio político a Clinton. Clinton enfrentaba a un fiscal incompetente y tenía grandes abogados, mientras que Trump tiene terribles abogados y al mejor fiscal de Estados Unidos”, sostiene James Carville, ex jefe de campaña del presidente demócrata.

La ventaja que tiene Trump a su favor es la economía, el país recorre una curva ascendente el desempleo cayó por debajo del 4%. Si ese empuje se traduce en las urnas y los republicanos mantienen su ventaja en el Congreso, el presidente estadounidense podrá sortear la crisis.

Pero las encuestas sugieren que los demócratas van al frente (necesitan obtener 24 bancas para tener la mayoría en la Cámara de Representantes). Por eso la campaña (faltan 75 días para la votación), se ha convertido en una especia de referéndum de impeachment para Trump.

Ese blanco o negro podría favorecerlo de todos modos. “Trump ha polarizado como nadie la historia de los Estados Unidos. Eso funciona a favor del presidente y en contra de los demócratas”, insiste Charlie Black, asesor político y ex socio de Manafort, que el mes que viene deberá enfrentar un segundo juicio y podría acumular condenas por hasta 240 años de cárcel. Factor que siembra dudas sobre su silencio.

Finalmente, la muerte del némesis del presidente dentro entre los republicanos, John McCain (ver columna), reabre la grieta entre sus aliados. Pero pocos apuestan a que el partido masivamente le suelte la mano de todos modos, y entregue la próxima presidencia a sus rivales, que siguen sin plasmar un rival de peso para enfrentar a Trump en las urnas. l